Este domingo no solo se definen candidaturas en los dos  frentes electorales que protagonizan la grieta nacional y polarización a nivel nacional, en la provincia el oficialismo se juega la defensa  del misionerismo con ideal de rebeldía ante las deudas por postergaciones que históricamente se reclaman; por ello el Frente Renovador salió a jugar fuerte en estas elecciones primarias, buscando hacer una buena elección este domingo para proyectarlas rumbo a las definitorias del 12 de noviembre, cuando se elegirán los legisladores que representarán a la provincia de Misiones. El oficialismo provincial pone el mayor énfasis en dos cuestiones: la de la unidad en contraposición a la disputa interna de los frentes electorales con mayor potencialidad, y en que los candidatos renovadores defenderán el mandato de los misioneros y no la de los dirigentes nacionales.
La importancia estratégica para los partidos provinciales es que tal cual están dadas las cosas ninguna de las dos fuerzas nacionales logrará tener las 129 bancas nacionales necesarias para contar con quórum propio, en total se renuevan 127 bancas; 51 por el Frente de Todos, 60 por la oposición y 16 bancas de los demás partidos, como el Frente Renovador, con las que se completan las 257 bancas de diputados nacionales. Tal cual están las cosas el Frente de Todos deberá lograr mantener 51 bancas y sumar otras 10 más para contar con mayoría propia, es decir lograr el 45 por ciento de los votos el 12 de noviembre, cuestión que hoy día se presenta como algo muy difícil que pueda lograr, y por ende va a necesitar de los votos de los legisladores nacionales de otras fuerzas políticas para lograr los 129 diputados para poder contar con quórum propio, y en esto radica la importancia que le adjudica el gobierno provincial de contar con legisladores que respondan al partido gobernante para cuando el gobierno nacional necesite votos en las cámaras de diputados y senadores se les exija y reclamen beneficios para la provincia, negociación que obviamente no se sentará a realizar con los legisladores de Juntos por el Cambio electos en Misiones. Y si son legisladores electos por el oficialismo nacional nucleados en el Frente de Todos, solo se les bajará línea y sin ningún tipo de negociación, claro está.
Más allá que los precandidatos de todos los partidos de oposición aseguran que defenderán los intereses de la provincia de Misiones, se sabe que responden a un bloque que generalmente es presidido por legisladores de los grandes distritos electorales y que tienen otros intereses políticos como opositores, es decir les interesa sacar réditos políticos y electorales inmersos en una pelea nacional y sin interesarle mucho lo que le si le puede importar a una provincia  periférica y con poco caudal electoral. Esta situación que plantea el Frente Renovador,  de mantener y defender al misionerismo como una cuestión de rebeldía ante el poder central contando con diputados que reporten a la conducción política provincial es razonable, y necesariamente prestar atención, aunque muchas veces los legisladores electos por la renovación no cumplieron con la premisa de defender al misionerismo y terminaron obedeciendo ordenes partidarias nacionales, como lo hizo en su primer mandato la diputada nacional María Cristina Brítez.

En los frentes opositores se juegan más que candidaturas
En juntos por el cambio se juegan una interna más que interesante en dónde el radicalismo quiere recuperar protagonismo ante el fracaso del gobierno macrista, identificado básicamente uno de los socios políticos el PRO, que también tendrá su disputa interna. Por un lado, Martín Goerling, ex director de Yacyretá y por el otro Walter Kunz, el mentor del plan Maizar en Misiones, y según algunas encuestas los candidatos del macrismo podrían ocupar los últimos lugares en la interna de JxC
Si bien integrantes del radicalismo fueron parte del gobierno de Macrismo, los electores no los identifican como responsables del desmanejo económico y político; ante este contexto, todo hace suponer que la disputa interna estará entre el radical Martín Arjol y Pedro Puerta, quién fue el que recibió el mayor apoyo político de JxC a nivel nacional con la presencia del ex candidato a vicepresidente de Mauricio Macri, Miguel Ángel Pichetto, en un claro mensaje de apoyo político a Puerta. La expectativa está centrada en qué lugar ocupará cada sector de JxC, puesto que según  los votos que logre cada sector, se definirá el posicionamiento con vistas a las elecciones generales del 2023.
En el radicalismo Martín Arjol divide votos con Gustavo González, lo que se convirtió en una cuestión preocupante para la conducción del radicalismo, a tal punto que el actual diputado nacional Luis Pastori, salió a advertir públicamente que votar a su correligionario Gustavo González es favorecer a Puerta; evidentemente hay preocupación en el radicalismo. La pregunta del millón es: ¿que pasará con el voto radical o independiente si es que triunfa Pedro Puerta?
En el sector Kirchnerista, del Frente de Todos, la interna también es fuerte y se juegan posicionamientos para el futuro inmediato y con vistas al futuro. La camporista Cristina Brítez, que propone a Javier Gortari como pre candidato a diputado nacional, con una clara señal de ser el hombre con mayor apoyo kirchnerista con la idea de concentrar los votos K a favor de Gortari, cuestión que no cayó muy bien al diputado nacional Héctor “Cacho” Bárbaro, quien además de tener una fuerte disputa con su ex socio político, el diputado provincial Martín Sereno, quién propone como primera pre candidata a la dirigente social Graciela de Melo, sector que tiene en gran parte el manejo de los planes sociales y muchas de las agrupaciones de ese sector. Hay mucha “bronca” por un video que se viralizó y donde aparece trucada la figura de “Cacho” Bárbaro que originalmente pedía el voto para la boleta de Isaac Lenguaza, pero le superpusieron la boleta de Graciela de Melo y Martín Sereno, buscando hacer creer que “Cacho” promocionaba esa boleta. “Sereno ya no forma parte del espacio y la lista de las organizaciones sociales, que encabeza Graciela de Melo no tiene nada que ver con el partido”, aclararon rápidamente desde el PAyS original. Según los resultados se sabrá quien tiene la mayor porción de votos, puesto que Bárbaro siempre dijo que la mayoría de los votos eran de su sector político, ahora dividido en dos.
En el oficialismo todos salieron a hacer campaña, se hizo hincapié en la unidad y el misionerismo marcando distancias y diferencias con el gobierno nacional enumerando las cosas que no cumplió la nación con Misiones. A Carlos Fernández lo acompañaron fuertemente en la campaña el gobernador Oscar Herrera Ahuad, el vicegobernador Carlos Arce, el presidente de la legislatura provincial y conductor político de la renovación Carlos Rovira, como así también el ex gobernador y actual diputado provincial Hugo Passalacqua; demostrando unidad y un fuerte acompañamiento y respaldo a la candidatura del intendente obereño y a la lista en general, ahora quedan a la espera de saber quiénes serán sus adversarios con vistas al 12 de noviembre.

Artículo visitado 7 veces, 1 visitas hoy


Categorías: Columnas de Opinión

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top