Icono del sitio OberaOnline

Denuncian que un hombre tenía encerrada a su familia con candados en Oberá

Vecinos del Barrio Villa Cristen de Oberá, denunciaron ante las autoridades a un hombre que mantenía encerrada a su familia con candado.

En horas de la tarde y con intervención del Juzgado de Instrucción N° 2 de Oberá, personal dependiente de la Comisaría II, en conjunto con la Comisaría de la mujer, tomaron testimonio a una familia domiciliada en Calle Roca S/N que estaría siendo sometida y privada de su libertad.
En el interior del domicilio y según consta en la denuncia policial, se encontraba una mujer identificada como Silvia Isabel (44), su pareja Juan Alberto (50), dos menores de 11 y 7 años y una abuela de 72 años con discapacidad hipoacúsica, neurosensorial bilateral y postrada en una cama.
Tal y como denunciaban los vecinos, los uniformados pudieron verificar que las ventanas de la vivienda se encontraban clausuradas con tablas y las puertas con soportes para candado.
“Todos los días este hombre salía, cerraba todo con candado y una tabla en la puerta, aparte de las tablas cerradas desde afuera en las ventanas y cuando volvía dejaba salir a la mujer al baño mientras el estaba viendo solamente y volvían adentro”, relató una de las vecinas linderas que temía hacer la denuncia por miedo.
Otras de las que pudieron aportar su testimonio, fueron las organizadoras de actividades infantiles del barrio, que intentaron en algún momento que los niños de 11 y 7 años que convivían con esta pareja, pudieran participar o al menos buscar alguna chocolatada cuando se hacían en la plazoleta al frente de la vivienda.
“Nos habían dicho el caso y fuimos a buscar a los chicos para que los dejen, pero desde adentro nos dijeron que no y que si queríamos dejemos la chocolatada en la puerta y nos vayamos”, habían alertado las organizadoras a la propietaria del lugar en varias ocasiones con respecto a su inquilino que hoy fue denunciado.
“Lo hace por nuestra seguridad”
Así lo afirmó la pareja del acusado ante la intervención policial, asegurando que “todo lo de las tablas y el candado lo hace por la seguridad de la familia y para que nadie entre a robarles cuando no está”.
Ante la insistencia de los uniformados, la mujer pidió silencio a los niños en varias oportunidades durante la entrevista con la policía, por lo que además, se pidió se elabore un informe detallado para dar curso a minoridad dependiente de la Municipalidad de Oberá.
Artículo visitado 107 veces, 1 visitas hoy
Salir de la versión móvil