Con vistas a las Elecciones Primarias Abiertas y Simultáneas (PASO) se habla de que existiría paridad en la preferencia electoral entre el Frente Renovador y Juntos por el Cambio, con un pequeño  porcentaje a favor del oficialismo provincial que estaría superando el 30 por ciento de los votos, en tanto el Frente de Todos estaría en un 18 por ciento de preferencia del electorado y el otro 22 por ciento se reparten entre los que votarían a otras alternativas electorales que no superan el 2 por ciento, siendo nuevamente alto el nivel de indecisos. En el oficialismo provincial buscan desmarcarse no solo del gobierno nacional sino también mostrarse diferente a los demás frentes electorales poniendo sobre relieve también la unidad política y de equipo de trabajo dentro del Frente Renovador, cuestión que no ocurre en los demás  frentes electorales opositores al gobierno misionero.
En el Frente de Todos hasta antes de la viralización de las fotos del cumpleaños de la pareja del presidente Alberto Fernández, tenían pensado salir a confrontar con los candidatos de JxC y poner en discusión la gestión del ex presidente Mauricio Macri, con la idea de buscar polarizar la elección y desplazar de la escena al Frente Renovador,  pero evidentemente se guardaron el libreto para una mejor ocasión. En el Frente de Todos Issac Lenguaza, tiene la tendencia a su favor y como detalle en las publicidades lo identifican casi exclusivamente como el candidato del Partido Agrario y Social (PAyS)
Dentro de Juntos Por el Cambio existe una paridad interesante entre Martín Arjol y Pedro Puerta, quien es el que más está subiendo en las encuestas y tiene mayor margen de crecimiento dado que su discurso apunta al electorado juvenil, haciendo hincapié en una de las cuestiones que hoy día más preocupan al electorado que es la falta de trabajo, por lo que expone su perfil de empresario, y además se apartó de la grieta política y se diferenció del discurso  del radicalismo y del PRO.
Si bien hoy las encuestas marcan una polarización con alguna ventaja a favor del oficialismo provincial sobre Juntos por el Cambio, la figura del intendente obereño Carlos Fernández, quien tiene buena imagen y por ende un amplio margen de crecimiento de acá hasta noviembre le da un mayor margen de expectativas electorales, y se dice que la candidatura de “Carlitos” prendió bien y está tomando cada día más fuerza.

¿El misionerismo es solo un slogan?
En la última reunión de la Confederación Económica de Misiones (CEM), se expuso la situación económica de cada sector y región, llegando a la conclusión a algunos sectores como al sector comercial en todos sus rubros, así como al sector industrial como el yerbatero, maderero y tealero le fue muy bien económicamente, no así a los sectores vinculados al turismo y a la gastronomía. En dicha reunión se habló de que no se puede impedir la apertura de los puentes internacionales, pero sí pedir al gobierno provincial que insista ante el gobierno nacional en proporcionar herramientas impositivas de competitividad y a la vez como entidad representativa de la actividad económica reclamar ante la nación las mismas medidas para proteger el comercio y la industria misionera y exigir a los candidatos a diputados nacionales a que se comprometan en defender los intereses económicos de Misiones, que no es otra cosa que el concepto del misionerismo.
No solo como dato estadístico sino como un reflejo de la actual realidad económica provincial que se verá modificada si se abren los puentes y no se toman medidas a favor del sector comercial e industrial de Misiones, en estos días en declaraciones periodísticas Martín Leiva Varela, director general de Ingresos y Finanzas del Ministerio de Hacienda de Misiones, atribuyó el buen momento económico que atraviesa la provincia principalmente al cierre de las fronteras a causa de la pandemia de Covid-19, lo que implicó que 10 mil millones de pesos estén circulando en la economía local, lo que implica generación de empleo y aumento en la recaudación provincial con lo cual se permiten financiar no solo servicios como salud, educación, seguridad asistencia social y económica a los sectores mas castigados por la pandemia en términos económicos, sino que también implica generación de puestos de trabajo en la ejecución de la obra pública.
Se cree que por ser una elección de diputados nacionales va a pesar el debate nacional y por ello la polarización se podría trasladar a JxC y el Frente de Todos, que es lo que le conviene a ambos frentes electorales porque está visto y comprobado teniendo en cuenta los resultados electorales como el de junio pasado que si la discusión electoral queda circunscrita a la cuestión provincial, el oficialismo misionero tiene argumentos de sobra; en tanto que a la oposición solo le queda la crítica y no mucho más que eso. Pero los misioneros tienen sus reclamos y reproches en términos económicos y de infraestructura.
En términos económicos lo que fue el veto presidencial de la zona aduanera e impositiva especial aprobada por ambas cámaras legislativas, la falta de reglamentación del artículo 10 de la ley de PyMES. En materia de infraestructura la construcción del gasoducto que llegue a la provincia, la construcción de una nueva línea eléctrica de 132 kv. que una la estación de San Isidro con Oberá, para solucionar la falta de energía que no solo provoca inconvenientes en los cortes de luz por alta demanda, sino que también significa un freno a la radicación de industrias por no contar con gas natural ni suficiente potencia eléctrica, cuestiones estás en parte reclamadas por la Confederación Económica de Misiones  y la CRIPCO.
Si bien los reclamos los hace el gobernador Oscar Herrera Ahuad, las críticas y reclamos públicos al gobierno nacional salen desde las entidades económicas e intermedias, pero también ahora esta introducida en la campaña electoral con la decisión de marcar no solo distancia, sino también diferencias; señalar la importancia de contar con legisladores que respondan a los intereses de los misioneros y en particular del partido gobernante, que es en definitiva quien se sienta a negociar con el gobierno nacional lo que necesitan los misioneros, porque obviamente y está claro que no se sientan a negociar los votos que necesitan en el congreso de la nación con los legisladores que responden a la oposición.
Como precandidato Carlos Fernández, remarcó que la provincia mantiene una buena relación con el gobierno nacional, pero no están alineados de manera de tomar distancia del gobierno nacional y que los escándalos y la mala imagen no los dejen pegados a una pelea política que se da en Buenos Aires y la Capital Federal, pero que se viraliza masivamente a través de todos los medios posibles, de manera tal de afectar al gobierno nacional y al Frente de Todos, y de esta manera llevar adelante la campaña de Juntos Por el Cambio, que en principio debería resolver su interna el 12 de septiembre y definir quien será el candidato del sector.  Hay algo claro; que a los votantes de Juntos por el Cambio, no le importa quien sea el candidato a diputado nacional el próximo 14 de noviembre, sino que miran la boleta que identifique al sector y la mete dentro del sobre sin mucho análisis y así emite su voto.
Digamos que lo del misionerismo es mucho más que un slogan, ya que varios pre candidatos a diputado nacional están levantando y agitando la bandera del misionerismo en su spot de campaña.  Ahora… ¿Todos los pre candidatos a diputados nacionales de Misiones  defienden y pretenden los mismo?

Jorge Mielniczuk – Periodista

Artículo visitado 25 veces, 1 visitas hoy


Categorías: Columnas de Opinión

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top