El oficialismo provincial aspira a aumentar el caudal electoral que obtuvo el pasado 6 de junio y mantener las dos bancas que pone en juego, los otros dos actores protagónicos de esta contienda electoral legislativa son Juntos por el Cambio y el kirchnerista Frente de Todos, la incógnita está en que si el Frente Renovador, según lo indican las encuestas, tiene amplias posibilidades de obtener dos bancas ¿quién de los otros dos frentes electorales se queda afuera del reparto?  ¿O el final será una banca para cada uno?
En las elecciones legislativas provinciales  de junio votó el 65 por ciento de los empadronados, cuando en tiempos normales este porcentaje oscila entre el 70 y 75 por ciento de los habilitados para votar, no fue  un bajo porcentaje porque muchos preferían quedarse en sus casas y no arriesgarse a contagiarse del virus por ir a votar, en particular los mayores de 70 años y que seguramente en estos tiempos en los que hay muchos vacunados, menos restricciones y miedos, el porcentaje de votantes será  mayor y todos los pre candidatos a diputados nacionales tienen ese dato e irán a conquistar y convencer juntamente con los indecisos, los que votaron en blanco, o los que anularon su voto.
De los tres principales frentes electorales en disputa el oficialismo transita con suma tranquilidad, teniendo el foco en seguir manteniendo su caudal electoral y buscar captar a los que no fueron a votar en las legislativas de junio, los enojados que votaron en blanco o anularon el voto, saben que se apunta fuertemente a las elecciones definitivas del 14 de noviembre, pero con la necesidad de marcar ventaja y distancia desde las PASO, es por eso que no hay distracciones ni relajamiento.
Hay mucha confianza en que Carlos Fernández, ahora en los spots y pasacalles “Carlitos”, diminutivo con el cual se relaciona siempre y se señala cariñosamente a una buena persona y con esa imagen el oficialismo buscará un buen resultado electoral, hoy lo están promocionando en toda la provincia con la ventaja que es a largo plazo y con vistas al 14 de noviembre.  Por el momento mostrando gestión y los trabajos realizados con un equipo de trabajo provincial articulado con los municipios, señalando que existe un estado presente en los hechos y no en discurso de buenas intenciones a los que -acusan- se sustentan los partidos opositores.
En el inicio de la semana se presentó en Oberá Pedro Puerta, a quien se lo ve con una fuerte presencia de spots publicitarios en las redes sociales y apuntando al voto joven. Puerta, se aleja de la interna radical y del PRO, diciendo «yo no formé parte del gobierno anterior» y señalando lo que muchos creen que la famosa y promocionada grieta es un negociado entre los grandes políticos en beneficio de estos se reparten y arreglan todo entre ellos y nosotros nos quedamos afuera.
En el Frente de Todos la disputa interna es también interesante, pero se juegan más cosas relacionadas con el poder central. La camporista Cristina Brítez se juega con Javier Gortari, un desconocido para los militantes del kirchnerismo, por el sector de Héctor “Cacho” Bárbaro, el diputado Isaac Lenguaza, dentro de los más conocidos y Graciela Melo, candidata por los movimientos sociales y piqueteros por el sector del diputado provincial Martín Sereno, que acompaña en la lista como pre candidato en segundo lugar como para “reforzar” la lista del movimiento Evita.

El oficialismo desafía debatir a la oposición
El debate se debería centrar y enfocar en qué es lo que hizo y como actuó durante la pandemia el oficialismo y la oposición, el mundo estuvo a prueba y en jaque, unos apostaban por cuidar los números de la economía con menores restricciones sin contar los contagios ni los muertos y así les fue en términos sanitarios económicos y políticos, como por ejemplo al ex presidente de los EEUU Donald Trump, quien no pudo ser reelecto presidente y se fue denunciando fraude electoral. Algo similar está ocurriendo en Brasil con Jair Bolsonaro, anti cuarentena, priorizó la economía y no le fue bien ni en lo económico ni en lo sanitario y hoy todas las encuestas le dan perdedor para las elecciones presidenciales ante “Lula” Da Silva, a quien le anularon todas las causas por las que estuvo en prisión, porque entendieron que fueron armadas. Ahora Bolsonaro denuncia un posible fraude electoral en Brasil, si el pierde las elecciones.
En la Argentina la oposición se comportó mirando y poniendo como ejemplo lo que hacia Donald Trump o Bolsonaro en Brasil; criticando las restricciones sanitarias hablando de infectadura, comparándola con una dictadura militar y hablando de libertades y derechos democráticos mientras en el primer mundo, al que siempre ponen de ejemplo cundo les conviene, imponían restricciones sanitarias más duras.
También desde el oficialismo nacional se quejan de que desde la oposición sazonaron todos los tipos de miedos que estaban a su alcance para buscar ponerle miedo a la gente, incluso el miedo a la vacuna que hoy sigue siendo el gran problema de que muchas personas se quedaron con los discurso políticos en contra de las vacunas, como lo fue la lamentable denuncia ante la justicia de la dirigente de Juntos por el Cambio Lilita Carrió, que lo denunció al presidente Alberto Fernández, por intento de envenenamiento y de genocidio, esta última palabra algunos sectores de la oposición la siguen repitiendo.
Ahora el otro gran miedo con el que amenaza la oposición es que se viene el caos, la destrucción y desaparición del estado, de la patria, de la nación argentina si llega a ganar las legislativas el próximo 14 de noviembre el actual gobierno nacional. Cuando en verdad deberían estar explicando que es lo que hicieron durante los cuatro años que gobernaron y el porque dejaron un país endeudado más allá de sus propios límites y capacidades, como incluso lo reconoció el propio Fondo Monetario Internacional, con dinero que se fugó del país y no se invirtió un solo centavo y se lo quedó la timba financiera.
La oposición debería aceptar debatir con el oficialismo sobre lo que hizo cada uno en el periodo que gobernó, y en particular lo que hizo y cómo actuó durante la pandemia y principalmente que es lo que piensan hacer con vistas al futuro, porque mucha gente se quedó chupando un palo sentado sobre una calabaza; como lo dice en una canción Joan Manuel Serrat.

Artículo visitado 27 veces, 1 visitas hoy


Categorías: Columnas de Opinión

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top