Es la segunda vez que el intendente Carlos Fernández veta un aumento del boleto urbano de pasajeros por no estar de acuerdo con el costo del mismo, este último veto generó sorpresas y malestar en el bloque oficialista, más allá de las explicaciones y explicaciones, el veto parcial dejó a los concejales que lo aprobaron en offside, más allá que todos estaban de acuerdo en que se necesario el  incremento, quedó la sensación de que se impuso finalmente  la propuesta  del sector no oficialista que había propuesto un aumento escalonado partiendo de los 40 pesos.  Pero el conflicto no concluyó; el lunes podría haber para de colectivo por falta del pago del aguinaldo, además la empresa estaría por realizar una carta abierta al pueblo obereño para explicar su situación económica y deslindando responsabilidades.
Si bien el intendente obereño aclaró que estaba de acuerdo con lo resuelto por sus concejales y que la demora en la definición de subsidios permitió en definitiva disminuir el precio del boleto urbano de 50 a 40 pesos sin tarjeta y de 38 pesos a 35 con con tarjeta. Evidentemente hubo un apresuramiento de aprobar el aumento del pasaje y no de esperar definiciones en torno a los subsidios, cuestión que reprocharon los sectores opositores. Es preciso recordar que estos inconvenientes en el transporte urbano y que tienen todas las provincias es a consecuencia de las políticas del gobierno de Mauricio Macri, que fue disminuyendo los subsidios al sector del transporte y que fue lo que causó el deterioró al sector empresario.
Se lo vio enojado a Fernández, en el momento de defender a sus concejales por el aumento, incluso cuestionó que los concejales opositores del PRO, ni el concejal renovador Marcelo Sedoff, ni la defensora del pueblo Patricia Nittmann, presentan proyectos o propuestas para evitar el aumento del boleto de pasajeros y eso es política y se llama “jarabe de pico”.
La critica a la defensora del pueblo fue otra de las cuestiones que incomodó al presidente del Concejo Deliberante Santiago Marrodán, porque es de su sector político y la presentó y estuvo acompañándola en la campaña por la reelección. Dicen que el presidente del concejo estaba muy molesto con la decisión del veto, pero en todo momento supo disimular, si es que hubo tal enojo.
Además, los concejales aprobaron la excepción del pago a la empresa prestataria del servicio, del Impuesto Provincial al Automotor (IPA) en la proporción correspondiente al municipio que es del 75 por ciento y varía según el modelo de los vehículos. Además, de la tasa de comercio municipal, por lo que resta del 2021, que en términos de volumen de dinero no es significativo, pero vale como gesto político de buena intención y voluntad en tratar de quitarle carga tributaria a la empresa y que no venia cumpliendo y que se acogió a un plan de pago a efectivizar en varios años, días antes de la sanción de la ordenanza que le exime del pago.
En definitiva y por lo que se presume hasta fin de año el boleto único costará 40 pesos sin tarjeta, 35 con tarjeta, boleto escolar sin tarjeta 15, con tarjeta 10. Boleto universitario y jubilados sin tarjeta 25, con ella 15 y el boleto especial sin tarjeta 50 y con tarjeta 45 pesos.
Se buscaron disimular los disgustos y los enojos, por un lado el apoyo del intendente a sus concejales diciendo que estaba de acuerdo con la decisión que tomaron y desde el lado de los concejales, y en particular del presidente del concejo, justificando que de no haber aprobado el aumento del boleto urbano no se hubieran conseguido los subsidios correspondientes, justificaciones o no, lo cierto que se logró disminuir el precio del boleto urbano para los ciudadanos de a pie.
Es la segunda vez que el intendente Fernández veta un aumento del boleto urbano, la primera vez fue durante su primer mandato y generó un gran malestar entre los concejales y en particular al presidente del concejo deliberante de aquel entonces, Ariel Cháves. En aquella oportunidad los concejales tenían incluso redactado el rechazo del veto y la ratificación de la ordenanza con los aumentos estipulados, luego de conversaciones y negociaciones se calmaron las aguas, y se aprobó a regañadientes el veto de Fernández, disponiendo la disminución del aumento aprobado por el concejo, pero los concejales quedaron masticando bronca como esta vez, y en política es así, comentó un experimentado dirigente, muchas veces te tenés que tragar los sapos o irte a tu casa. Pero lo importante es que el incremento será inferior al aprobado inicialmente y es en beneficio de la gente de a pie.

Juntos por el Cambio protagonistas de las PASO
Los protagonistas de las elecciones Primarias Abiertas Simultaneas y Obligatorias (PASO) serán los de Juntos por el Cambio, ya que competirán como precandidatos cinco listas con lo que la mayor atención estará centrada en quien ganará la interna, y obviamente tendrá el mayor protagonismo electoral lo que les permitirá sumar un mayor porcentaje de votos que los demás frentes electorales; resta saber que finalmente harán los del Frente de Todos, si tendrán lista única o definirán candidaturas en las PASO.
En el radicalismo intentaron tener una lista única y no lo consiguieron, lo mismo ocurrió en el PRO, esta división de votos entre los radicales y del PRO beneficia claramente al candidato de ACTIVAR Pedro Puerta, que finalmente se presentará como precandidato a diputado nacional en las PASO que se realizarán el próximo 12 de septiembre. Este sábado se cierran las candidaturas y empieza la campaña.
Por el lado de Juntos por el Cambio, del radicalismo competirán Martin Arjol, quien tiene todo el apoyo del aparato partidario y Gustavo González. Por el lado del PRO lo harían Walter Kunz y Martín Goerling.
Del lado del Frente de Todos sigue la puja en tratar de imponer candidaturas; Héctor “Cacho” Bárbaro, primereó nuevamente y lanzó la precandidatura de Issac Lenguaza, como primer candidato a diputado nacional, mientras que la camporista Cristina Brítez busca imponer a Mario Esper Perié,  gerente del Anses en Posadas. Brítez está buscando que desde la conducción nacional bajen la orden de que en Misiones se presente lista única para las PASO, en el caso del sector que lidera Bárbaro, aceptarían si es Lenguaza el que encabeza la lista, de lo contrario dicen que no acatarían las órdenes de la conducción nacional e irían a internas abiertas, así también se contarían los votos que tiene cada uno de los conductores.
En el oficialismo provincial se espera la oficialización del intendente de Oberá como precandidato y cabeza de lista; en el perfil de los candidatos renovadores lo describen como representante de los intendentes del interior, médico pediatra de familia humilde, muy querido y reconocido en la comunidad por su amabilidad. Digamos que es el perfil de candidato que necesita el oficialismo provincial para captar votos independientes, que generalmente terminan votando a otras alternativas, y mayoritariamente a Juntos por el Cambio.

Artículo visitado 34 veces, 1 visitas hoy


Categorías: Columnas de Opinión

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top