Agenda cultural
Historia y ficción, en la novela de los misioneros Laura Kachorroski y Lucas Yuge, que titularon “La Cueva Del Lagarto” traducción del término guaraní Teyú-Cuaré”. Es historia en cuanto se basa en los comentarios de la época de expulsión de los Jesuitas, de que habían escondido en lugares secretos (cuevas) , grandes tesoros en monedas de oro, extraídos de las minas de oro y plata de las Misiones . Es a través de estos rumores, que los autores arman una trama ficticia que llevan adelante con especiales personajes de raigambre aristocrática inglesa y de fortuna (Gabriela, geóloga) y el importante Ingeniero constructor del mayor complejo turístico, de dimensiones titánicas (Alejandro) contratado por una firma internacional que había adquirido tierras en Misiones. En el lugar del exuberante escenario del río Paraná y de campos, pero por sobre todo, alrededor de lo que eran las Ruínas de San Ignacio Miní, declaradas Patrimonio de la Humanidad en 1993, por la UNESCO.
Los restantes integrantes de la novela son un geólogo, obreros de la zona, nativos guaraníes, el dueño de un pequeño hotel y bar, más el especial staff policial, comisario, oficiales, detectives ocultos. Y en general, todos de dudosas actividades . La principal pareja , en su juventud vivieron cercanamente en Santa Rosa, La Pampa, y el destino los vuelve a reunir en empresas distintas, y en el amor, por supuesto, donde viven momentos de gran dramatismo y angustia. Durante la novela suceden increíbles momentos, porque la protagonista viene como geóloga e historiadora, segura de encontrar la cueva y el oro escondido gracias a un documento original que solo ella conoce. Su carácter impulsivo y la seguridad de saber que existía el lugar del escondite en cuevas que la selva había ocultado, fue el detonante de toda la trama. Todos se enteran de que ella encontró el lugar de entrada de la cueva y de allí en adelante, la codicia despierta intrigas, persecuciones, raptos, asesinatos, y empiezan a dibujarse los personajes cuyas apariencias continuamente vamos redescubriendo. El geólogo más aplicado a su trabajo resulta mafioso, el contratista va preso, el comisario parece desleal pero es quien conoce mejor que nadie el propósito de todos de hacerse del oro. Es una novela con detalles históricos, como el encuentro con el lugar donde se escondía el nazi Borman, y detalles técnicos como los geológicos del suelo que necesitan de investigaciones previas por los autores. La trama de la novela se va resolviendo a través de fluidos diálogos que aligeran la lectura y ayudan al interés por llegar al final y conocer quien es quien en la novela. El lectores sorprendido con detalles del túnel subfluvial que la pareja protagonista encuentra al final de las varias cuevas que llevan a la salida al río, salida secreta de los Jesuitas. Por supuesto es una novela donde las continuas sorpresas que se suceden nos llega a hacer dudar qué tanto de ficción o cuánta realidad describen los autores.

Artículo visitado 15 veces, 1 visitas hoy


Categorías: Columnas de Opinión

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top