OberaOnline

Juicio al fisicoculturista en Oberá: una testigo comprometió al acusado por la agresión a su ex pareja

Se realizó hoy la segunda jornada del juicio oral y público en Oberá, en donde está siendo juzgado, Javier Orlando Batista (40 años), acusado de haber agredido a su  ex pareja, Yenifer Guayaré (29 años), en la madrugada del 16 de diciembre de 2016, a la salida de una fiesta en el Club Cooperativa de Oberá, por lo que le provocó serias lesiones en su columna vertebral, quedando al misma cuadripléjica.

En esta nueva ronda de testigos declararon un hermano y el padrastro del acusado, y, la tía de de la víctima, Perla Guayaré. La testigo –que es médica-refirió que su sobrina “no estaba borracha”, cuando la observó en la madrugada del 16  de diciembre en el Hospital Samic de Oberá, momentos después del incidente que tuvo con Batista.

Esta versión contrata con lo manifestado por el propio imputado y sus familiares, quienes afirmaron que Yenifer estaba totalmente ebria, cuando se cayó en la vereda enfrente del club, lo que le habría provocado la seria lesión cervical que la dejó postrada.

Otro de los datos que aportó a la causa la médica Guayaré, es que –según le manifestó Yenifer en el hospital-, el acusado “le había pegado”, versión que también contrasta con el denunciado, que había afirmado ante los jueces del Tribunal en el día de ayer, que no la había golpeado, durante el incidente o forcejeo.

 

Los dos testigos restantes, familiares del acusado, declararon que en la noche del 15 y madrugada del 16 de diciembre de 2016, “había corrido mucho alcohol en la fiesta”  que se  realizó en el mencionado club social.

 

Tras un cuarto intermedio este jueves, el Tribunal Penal 1 de Oberá, proseguirá el próximo miércoles 19 de mayo con el juicio, donde se espera los argumentos de los peritos médicos, que atendieron y examinaron a Yenifer Guayaré, tras el incidente con el fisicoculturista. Se cree que dichos testimonios profesionales serán de vital importancia para el esclarecimiento del caso.

 

El hecho 

 

Los hechos sucedieron en la madrugada del 15 de diciembre de 2016 en cercanías del Club Cooperativa de Oberá, adonde la entonces pareja asistió a una cena de fin de año.

 

Alrededor de la 01:00 discutieron y al salir del predio la mujer intentó tomarlo del brazo, pero Batista la empujó. La tomó de los cabellos, ella cayó y padeció una lesión en las vértebras que la dejó cuadripléjica.

 

En principio Guayaré fue trasladada al hospital Samic por el acusado y su hermana, pero luego fue derivada al hospital Madariaga de Posadas, ciudad donde radicó la denuncia tras lo sucedido.

 

Según indicó la mujer, la relación siempre fue conflictiva. Aseguró que en una ocasión el acusado le rompió su celular contra la pared, relato que coincide con un aporte de otra ex pareja del hombre.

 

En la elevación a juicio citaron que Batista “la agrede físicamente jalándola de los cabellos hacia el suelo y que a raíz de su caída se produce un desplazamiento de las vértebras cervicales sobre un tumor y este sobre la médula. O sea, produciéndole cuadriplejia y con ello la pérdida de la sensibilidad y movimiento de sus cuatro miembros y con ello la inutilidad permanente para el trabajo”. Además citaron el informe psicológico de Batista a cargo del Cuerpo Médico Forense y recomendaron que siga un tratamiento por dificultades en el manejo de impulsos.

 

Contó que esa noche trabajaron en el gimnasio y alrededor de las 23 salieron hacia el Club Cooperativa. Ella se encontró con una amiga a la que no veía desde hacía tiempo y charlaron: “Mi amiga estaba con su pareja y yo le cargué con la época que salíamos entre amigas. Al rato me di vuelta y vi que mi pareja estaba enojado. Ahí empezó una discusión y me trató de puta, que yo vivía de joda”, relató.

 

Guayaré se quiso ir, pero no tenía las llaves de la casa. “Fui atrás de él y le pedí la lleve. Se dio vuelta y me agarró de los cabellos, de frente con las dos manos. Ahí ya no me acuerdo más. Después sentía mucho dolor en el cuello, y la sensación de no poder moverme”, detalló.

 

Luego la subieron al auto del padrastro del acusado y la trasladaron al hospital, donde su pareja habló con el médico de guardia y le dijo que estaba borracha y se cayó: “En todo momento le dije que me había golpeado. Pero el médico Luis Derna me decía que no me preocupe, que ya me iba a pasar (…) Le dije al médico que mi pareja me golpeó. Yo lo acusé y se fue”, aseguró.

 

La mujer aseguró que el médico la trató de borracha y que por ello tuvo que hacer la denuncia en Posadas, porque «acá no me escucharon». Ya en la Capital provincial, manifestó que el profesional que la atendió le dijo que inclusive podría haber muerto tras el golpe y, ahora, mencionó que tiene escasa rehabilitación ya que no cuenta con los medios económicos necesarios para hacerlo.

Artículo visitado 87 veces, 1 visitas hoy
Salir de la versión móvil