OberaOnline

En el ojo de la tormenta: ¿Y si Patricia Nittmann decide no ir por su reelección?

Le crearía un verdadero problema electoral al Frente Renovador local, porque se quedarían sin una de las candidaturas más fuertes, dado que siempre el que está en el ejercicio de un cargo tiene más chances de lograr un triunfo electoral, puede mostrar y defender su gestión, que a unos dejan conformes y a otros no, como sucede en todo tipo de gestión pública. Entre el si y el no repartido en un cincuenta y cincuenta por ciento, es como que le mete presión a los dirigentes renovadores locales, que si bien no a todos les cae simpática su continuidad; si ven que su candidatura para intentar lograr un triunfo en Oberá es fundamental, máxime si se tiene en cuenta  que en las elecciones del 2017 los candidatos a cargos legislativos perdieron, y Nittmann fue electa por una diferencia de 300 votos, aunque algunos dicen 194 votos.
Es que, en este actual contexto, todos están buscando candidatos para sumar votos o para triunfar electoralmente; aunque queda claro que en esas circunstancias políticas se juega un papel más motivacional que de sinceridad, pero el que acepta la candidatura puede pedir alguna recomposición en caso de no lograr el objetivo, cosa que también es difícil de saber si se cumplirá o no.
El sector del actual subsecretario de Turismo Carlos “Tony” Lindström, ya tendría el nombre de una candidata a la defensoría del pueblo, que habría sido dos veces candidata a concejal, pero esto lo deber resolver dentro del grupo político y ver que otros sectores renovadores se suman a la candidatura en cuestión. Los dirigentes de la renovación local están viendo cómo se integran, se suman y fortalecen pero sin desgastarse, porque los ojos están puestos en las elecciones a intendente del 2023, y de esta se verá qué sector o referente sale mejor parado electoralmente, y cual no.
El lunes los dirigente y los ex candidatos a intendente de Oberá se reunieron con el coordinador de la campaña en nuestra ciudad, Eduardo Morales Lezica, y el diputado nacional Adolfo Sartori, quien tendrá la coordinación política de la zona centro Uruguay, la idea es conformar entre tres y cinco sublemas para lograr sumar votos para lograr el triunfo electoral para la defensoría del pueblo, pero en particular el interés provincial es lograr sumar la mayor cantidad de votos para la renovación parlamentaria provincial.
Por el lado de Juntos por el Cambio, el sector del PRO sumó dos sublemas más, el de Cintia Marín, y la Gustavo Velázquez y Belén Jotts, además de un dirigente barrial que todavía no trascendió su nombre; con lo que hasta el momento juntos por el cambio tendría cinco candidatos asegurados, Eduardo Serra y Carlos Bernardt, con lo que aspiran a conformar siete sublemas en Oberá. Mientras que en el oficialismo obereño están buscando candidatos a dos meses y medio de las elecciones; y sería todo un problema que la actual defensora no quiera ir por la reelección, pero en verdad sí quiere ser candidata, pero con la mirada puesta en el 2025.

La campaña electoral se divide entre la esperanza y desesperanza  
El aumento de los precios y la constante caída de los ingresos hace que la poca recomposición salarial otorgada a los trabajadores quede en la nada, mientras las cosas siguen aumentando, como el caso de los combustibles, que tiene un impacto directo en todos los productos, y permite que algunos aprovechen para lograr algunos puntos más de rentabilidad, porque al aumento de precios se le carga de responsabilidades al gobierno de turno y no a una cuestión de una “avivada” comercial; y en medio de ello la preocupación por el cuidado de la salud, una pandemia mundial que no se sabe cuándo tendrá fin, pero que el mundo ya se está  adaptando a vivir en una nueva normalidad, sin tantos miedos y asumiendo más riesgos, y en  algunos casos con algo de esperanza con vistas al futuro.
La necesidad de la recuperación económica tiene su impacto en el estado anímico de la sociedad que le sigue preocupando en forma paralela la economía y la salud, por ello demanda un mayor accesos a las vacunas, dejando atrás los miedos y dudas sembradas por sectores de la oposición, que incluso les llevó a  denunciar al presidente Alberto Fernández por intento de envenenamiento; tal cual la denuncia de Elisa Carrió, y los diputados de su sector político que forman parte del Frente de Juntos por el Cambio; denuncia que la justicia finalmente decidió desestimar por la obviedad de la mala intención; dejando al desnudo a sectores de la política que han empujado a la justicia a caer en un enorme descrédito por la utilización de uno de los poderes del estado para usarlos como herramientas electorales, buscando el desprestigio a través de la  persecución judicial a sectores de la oposición, formando parte de una campaña mediática y política, similar a lo ocurrido en Brasil con Ignacio “Lula” Da Silva, a quien le anularon todas las condenas porque todo fue armado jurídicamente para encarcelarlo, desprestigiarlo  y sacarlo de la política.
Más allá del pesimismo sobre el cual seguramente los sectores de la oposición buscarán cabalgar como estrategia electoral de campaña, el oficialismo trabaja para revertir el estado de incertidumbre, no solo sanitaria, sino en particular en lo económico, logrando estabilizar el dólar, aumentar los  controles y formaciones de precios buscado aumentar la demanda interna y que el flujo económico mueva los índices de crecimiento que en expectativas crecieron en los primeros meses del año del 5 al 7 por ciento de crecimiento del producto bruto interno y con una inflación que se espera esté por debajo del 37 por ciento anual.
Dentro de este escenario es que se anunciaron y se iniciaron una serie de obras públicas a nivel país, como lo es en el caso de Oberá con el inicio de la construcción de los 12 kilómetros de la red troncal sector norte de agua potable que demandará una inversión superior a los 600 millones de pesos, que significan puestos de trabajo directo e indirecto en la construcción de la obra que permitirá llegar con agua potable a unas 8 mil conexiones más.
Por otro lado, el intendente Carlos Fernández anunció el llamado a licitación para la realización de obras de infraestructura en el barrio Caballeriza que involucra a unas 300 familias, a las que se proveerá de red de agua potable, cloacas y otras obras de infraestructura; por lo que el intendente anunció  la presencia en los próximos días de funcionarios de nación quienes vendrán a lanzar las obras y darán mayores detalles de la obra del acueducto ya iniciada y la de del barrio Caballeriza entre otras.

Artículo visitado 39 veces, 1 visitas hoy
Salir de la versión móvil