OberaOnline

Se hizo pasar por psicóloga y hurtó 14.200 dólares en Oberá

La denuncia se hizo hace un mes, el 10 de diciembre pasado, por una pareja que estaba alojada en unas cabañas. El dinero iba a ser destinado a un proyecto solidario

El proyecto solidario de una pareja oriunda de Buenos Aires en la ciudad de Oberá quedó trunco debido al hurto de 14.200 dólares ($1.213.675 al cambio oficial) que sufrió -según la denuncia- en manos de una mujer que estaba alojada en el mismo hotel en el que se quedaron una noche hasta tanto la inmobiliaria hiciera entrega de las llaves de la casa en la que ahora residen de forma definitiva.

De acuerdo a la acusación formal hecha en la Fiscalía de Instrucción Dos por los damnificados, Rocío Kelm y Enrique Morito, el delito fue cometido el 17 de noviembre último, pero debido al nulo avance investigativo en el ámbito judicial es que decidieron hacerlo público en una página de Facebook.

La sospechosa se llama Rocío V. (28), domiciliada en el barrio 180 Viviendas de Oberá.

Se habría hecho pasar por psicóloga y después de aprovechar un episodio angustiante como consecuencia de un pequeño accidente doméstico que sufrió el hijo de los damnificados, habría tomado el dinero que estaba en un bolso negro adentro de una camioneta.

El posteo de Kelm recogió cientos de comentarios de distintos puntos de la provincia en el que decenas de personas aseguran haber sido víctimas de la misma sospechosa, por medio de préstamos no devueltos y hurtos de distintos elementos, no solamente dinero.

“No creo que podamos recuperarlo, es una lástima, era el comienzo de una fundación que íbamos a abrir en esta ciudad, pero al menos que la Justicia haga algo de inmediato porque las denuncia está hecha hace casi dos meses y la acusada perfectamente identificada”, dijo la mujer que contó que nació en la localidad de San Vicente pero vivió desde pequeña en Buenos Aires, en tanto que Enrique es oriundo de España “aunque se siente argentino por el tiempo que está en el país”.

“Decidimos venir a Misiones para estar más tranquilos, para una crianza sana de mi bebé y elegimos Oberá para este proyecto pero lamentablemente la primera experiencia que tuvimos fue el robo, que nos arruinó la vida”, lamentó en diálogo con El Territorio.

Detalles en la denuncia

En la denuncia penal la pareja cuenta detalles de lo sucedido en el complejo de cabañas.

Dicen que después de instalarse -en plena tarde- el hijo de ambos sufrió una caída generándose un momento tenso, de angustia y esa instancia fue aprovechada por la acusada, que estaba alojada en el sitio, para acercarse.

“Buscó generar un vínculo y como el hijo de ella en un momento estaba jugando con el mío comenzamos a charlar, ella se dio cuenta el estado de nerviosismo que tenía por lo que había pasado con mi nene, dijo que era psicóloga y de esa manera fue sacándome datos”, explicó Kelm.

Narró que esa noche mientras estaba en la galería de su cabaña la acusada se acercó e invitó a tomar cervezas, lo que aceptó y en esa instancia sospecha que le “suministró alguna pastilla sin que me diera cuenta, algo que me ofreció para supuestamente tranquilizarme pero me había negado a ingerirla”.

“En un momento comencé a sentirme confundida, mareada” y minutos después “caminé hasta la camioneta para buscar cigarrillos, ella detrás mío y en el interior me preguntó que había en un bolso blanco que estaba en el asiento. Le dije que dinero que teníamos con mi marido pero era un monto insignificante, que teníamos dólares guardados en la habitación”.

Sobre ese punto, de acuerdo a lo que aportó su marido en la denuncia, desde la habitación la escuchó mencionar sobre los dólares guardados en un bolso negro e incluso habló sobre los planes que tenían. Estaba acostado.

Pasada esa madrugada, cerca de las 11 del día se retiraron del alojamiento, insistiendo la acusada -según la denuncia- en acompañarlos, a lo que accedieron.

Después de transitar unos minutos la víctima seguía descompuesta por lo que terminó internada en el hospital Samic y en ese contexto se percataron de que el bolso estaba vacío, faltando el dinero en cuestión.

“Se encontraba en el asiento trasero, yo mismo me encargué de ponerlo ahí antes de salir de la cabaña. En ese asiento iba mi mujer y esta señora”, acotó el hombre y contó que más tarde, cuando cuestionó a la sospechosa, ésta dijo “que no sabía nada, que tal vez en el hospital sacaron, pero mi esposa ingresó únicamente con lo puesto”.

“Solamente la señora (sospechosa) tuvo acceso al bolso negro, sabía del contenido de éste e ideó un plan para hacerse del dinero y pasar desapercibida manipulándolos con mentiras y engaños”, afirmó Morito.

Pruebas

En la denuncia aportaron el dato de que la acusada cambió 1.000 dólares “muy por debajo de la cotización oficial” con un empresario de Oberá que, al ser contactado por ellos habría confirmado tal acción e incluso estaría dispuesto a declarar ante las autoridades judiciales.

Más allá de eso, constaría el testimonio de una empleada de otro complejo de cabañas a quien la sospechosa le habría pedido que no ingresara a su habitación para limpiar en función de que tenía una importante suma de dinero.

Y además de eso habría hecho compras en comercios de la zona Centro.

“Las pruebas están, es ella, no hay otra opción aunque ella lo niegue y me haya bloqueado para evitar que la contacte”, dijo Kelm contando que “presentamos además toda la documentación relacionada a la adquisición de dicho monto de dólares, de forma legal. Necesitamos que la Justicia actúe aunque no recuperemos nada por el tiempo que pasó”.

Artículo visitado 94 veces, 1 visitas hoy
Salir de la versión móvil