OberaOnline

¿En la provincia habrá chau, hasta mañana?

«Todos aquellos que tengan miedo o no se animan. Por favor: hay otras ocupaciones además de ser ministros o ministras. Legislador o legisladoras. Vayan a buscar otro laburo, necesitamos funcionarios que defiendan definitivamente los intereses del pueblo»… exhortaba la vice presidenta Cristina Fernández de Kirchner, en el acto realizado en el estadio único de La Plata, al cumplirse el primer año de gestión del gobierno nacional. Mirando en el plano provincial y local ¿Qué evaluación hace la gente de los funcionarios?
Antes del pedido la vice presidenta hablaba de la necesidad de alinear los precios de los alimentos fundamentalmente y de las tarifas, con los ingresos del sector asalariado y los jubilados. Los dichos de la actual vice presidenta obligó a todos los que están en la función pública a hacer una autoevaluación de gestión política y de gobierno, para ver si las cosas se están haciendo cumpliendo con los motivos y promesas por las que le llevaron a ser electos. En el caso provincial y en los municipios ¿se están cumpliendo con las expectativas generadas en campaña?
La pandemia mundial puso al mundo patas para arriba y nadie se esperaba esto, y todas las acciones se fueron de alguna manera improvisando, imitando lo que hacían algunos países y lo que se creía más conveniente y prioritario, que era el cuidado de la salud.  Mientras en otros países del mundo la prioridad fue la economía y terminaron mal en lo económico y sanitario.
En estos momentos, que son complicados en materia económica y sanitaria, muchos recuerdan algunas de las frases del ex gobernador Hugo Passalacqua, «La cosa no está fácil, y no esta fácil mismo» decía; a la vez que exhortaba a sus funcionarios a estar lo más cerca de la gente, escuchando y buscando resolver sus problemas.  Y remataba diciendo: «Y al que no le gusta tiene las puertas abiertas» decía el ex gobernador. También el actual gobernador Oscar Herrera Ahuad, es recordado por una contundente definición al momento de asumir su gestión hace un año atrás: «solicito a todos los funcionarios que asumen en este nuevo período de gobierno, el máximo esfuerzo, constante compromiso y la inmediatez en la respuesta social. Señores ministros, funcionarios públicos, cambiamos el paradigma, del hay que hacer por el tengo que hacer y lo dije en su momento y lo reitero ahora, funcionario que no trabaja, chau, hasta mañana».
Es el primer año de gestión, un tiempo necesario y prudente para saber si se hicieron y se están haciendo bien las cosas desde las diferentes gestiones de gobierno, es el tiempo para realizar las correcciones, cambios y ajustes. Más allá que cueste reconocer errores se deben hacer cargo de ellos y llevar adelante los cambios que muchas veces son necesarios, no para corregir una gestión de gobierno, sino para las gestiones de gobierno le lleguen y le sirvan a de la gente.
El próximo año será el turno del pueblo a través del voto, la evaluación será en términos electorales en las temidas elecciones de medio término, las legislativas; momento en donde la evaluación de gestión se mide en cantidad de votos, aprobando o no las gestiones de gobierno nacional y provincial, y las gestiones locales, pero en menor medida, como lo indican los resultados de elecciones legislativas anteriores. Pero los resultados electorales siempre dejan un mensaje claro, en particular las elecciones de medio término, siempre dejan un claro y contundente mensaje a los gobernantes de aprobación o desaprobación de gestión de gobierno.

Manejados por el miedo
Siempre según la cantidad de contagios la gente comienza a tomar en cuenta las indicaciones de prevención, ocurrió lo mismo con el dengue. Las contradicciones generaron desconcierto y descreimiento de la población, que en un comienzo se decía una cosa y luego otra cosa, incluso hubo y hay personas que descreen de la existencia de la pandemia. El miedo a muchos los ha llevando incluso a automedicarse con medicamentos que no son de uso humano, buscando inmunizarse, cuando descreen de los beneficios de las vacunas.
El cierre del año es con preocupación por el aumento de contagios y circulación del virus del Covid 19 en toda la provincia de Misiones, la idea es la de no volver a ninguna fase ni restringir actividades, ni horarios como fue en un principio, apelando a la responsabilidad social. Mientras se advierte que se debe estar preparados a nivel país para la segunda ola de contagios que ya se está causando más incertidumbres y temores con vistas al futuro, además de daños a la economía a nivel mundial, comprometiendo la política sanitaria.
La apelación a la responsabilidad social que está bien y es necesaria, es también fortalecer los argumentos a favor de los que se manifestaron desde un inicio como anti cuarentena, cuando pedían y reclamaban lo que hoy es la política sanitaria de solicitar la responsabilidad social para evitar los contagios.  Y lo sugerían y pedían cuando no existía circulación del virus y se restringieron muchas actividades económicas que se vieron perjudicadas. Hoy todo cambió y se argumenta que la gente aprendió y se entreno para hacer frente a la pandemia, y la realidad demuestra otra cosa, con el aumento de los casos a nivel país y en particular en Misiones, que tenía muy pocos casos.
Y es obvio que cuando se habilitaron una mayor cantidad de actividades, en particular las recreativas que implica una mayor cantidad de circulación de personas, como lo es el turismo interno que evidentemente esparció el virus a varios municipios. Aunque se explicó que los nexos epidemiológicos establecidos tienen en su mayoría su origen de misioneros que estuvieron en Ituzaingó, Corrientes.
Volver a alguna fase implicaría cerrar las actividades recreativas, que no solo afecta el estado anímico de la población, por el encierro y aislamiento, también tiene efectos económicos negativos en los rubros de recreación y turismo, que fueron y siguen siendo una de las actividades más castigadas durante la pandemia; que provoco cierres y despidos, mientras otros emprendimientos siguen subsistiendo gracias a la asistencia del estado nacional y provincial.
A toda la incertidumbre mundial sobre la continuidad de la pandemia se le suman las incertidumbres en torno a las vacunas, teniendo en cuenta que se habla de la mutación del virus y la aparición de una nueva cepa, que pone dudas sobre la efectividad de las vacunas que están saliendo al mercado. Todo esto en medio de una puja por la elección de los laboratorios, que además tienen como siempre el componente de los intereses económicos y políticos, lo cual implica que gran parte de la población que, a pesar de temer ser infectado por el virus, también descree sobre los beneficios y prevención de las vacunas.
Las mayores dudas fueron direccionadas intencionalmente hacia la vacuna rusa, Sputnik V, haciendo un claro lobby, no así en la vacuna norteamericana Pfizer o la inglesa Oxford. Sobre esta particularidad algunos entienden que existe la intencionalidad de ideologización política de la vacuna Sputnik V, por ser elaborada en Rusia, un país comunista y del comunismo no es conveniente esperar nada bueno, pero sí de los países que tienen un régimen capitalista y que manejan a su conveniencia el mercado de libre comercio.
Hoy vivimos en un mundo en donde las recomendaciones e indicaciones médicas y de prevención se rescriben casi todos los días. Mientras sigue siendo primordial y fundamental el distanciamiento social, mientras siguen estudiando el virus, sus efectos, variantes y los tratamientos de la enfermedad.
Es importante no dejarnos llevar por el miedo que nos puede hacer cometer cualquier locura, lo importante es adoptar las medidas de prevención.

Artículo visitado 35 veces, 1 visitas hoy
Salir de la versión móvil