Agenda cultural
Desde que Misiones, y Oberá especialmente, gozan del slogan “Crisol de Razas”, no pocos se han preguntado si ante esa diversidad de nacionalidades  que trajo la inmigración, se puede hablar de una “identidad misionera”, si es posible pensar en un ”misionerismo”,  sin dejar de ser argentinos, y sin que  ningún inmigrante deja de pensar y de amar profundamente a su  patria de origen, aun sabiendo que por guerras, hambrunas, pobreza,  esa misma patria lo expulsó. Muchos escritores misioneros han profundizado sobre el tema. En Oberá, por ejemplo,  el libro de José Lindström “Nuestra Identidad” demuestra la riqueza de la diversidad- Muchos han intentado dar explicaciones dentro de la ciencias sociales.
Por eso, volvemos sobre un artículo de la Revista de divulgación Académica del Profesorado de Geografía del ISPARM, cuyo comentario se publicó en Pregón Misionero del 2 de octubre 2020. El artículo del Prof.  Lic.  Alejandro Tomas  Neris  lleva el título “Nosotros los misioneros. Un breve ensayo aproximativo sobre la identidad misionerista”.   “Que significa preguntarse por la identidad y qué es la identidad” … expresa  que “cada pueblo o región se identifica con algunos rasgos esenciales, con algo propio identitario. Modismos, refranes, hábitos culturales… que no son solo usos y costumbres, sino verdaderos documento de identidad que definen y diferencian al país, a la provincia, al pueblo.  El autor de este artículo que comentamos considera varios factores que nos dan esa idea de identidad misionera. Uno de ellos el factor geográfico.  Misiones está ubicada en la región del NEA (nordeste argentino) colindando con Corrientes, 100 kms., pero 1080 km con los países de Paraguay y Brasil, o sea que las fronteras son más internacionales que nacionales. Las áreas fronterizas tienen la particularidad de ser permeables y  permiten…” despertar en la Argentina, almorzar en Brasil y pernoctar en Paraguay. Y todo puede ser en el mismo día! Todo el tiempo estamos yendo y viniendo de un lado al otro de la frontera….” Otro es el factor poblacional:  “Misiones fue poblado desde tiempo prehistóricos hasta incluso fines de   la década de 1970 por pobladores de diferentes lugares, lenguas y culturas” lo que hace a Misiones un territorio con mucha diversidad socio-lingüista-cultural donde si bien las diferencias son notables es admirable la convivencia entre tanta diversidad. La mixtura de lenguas es un elemento identitario. Es habitual y cotidiano para un misionero, hablar dos o tres o más idiomas y dialectos, así como cotidiano es convivir en las escuelas  los hijos de colonos con los hijos de los mbyá guaraní. Es muy común que en un mismo evento haya platos típicos de diversas culturas, Que se baile en una misma fiesta danzas de diferentes culturas y que se escuchen relatos, leyendas, cuentos en distintos idiomas y que no sea necesario traducir para comprenderlos. En la frontera surgen los dos idiomas  “el portuñol” (portugués con español) y el “guarañol” o “Jopará” (mezcla de guaraní con español). Misiones es esto, el resultado de diferencias y diversidad, Y eso es la  identidad misionera.

Artículo visitado 11 veces, 1 visitas hoy


Categorías: Columnas de Opinión

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top