Agenda cultural
“…Lentes oscuros, un bastón blanco y una gorra! “… Con esta breve descripción que el  escritor  Luis Angel Larraburu hace en su ultimo libro “Apuntes Confidenciales de un Ciego. Misceláneas”,  nos pone frente a un protagonista ciego. Suficiente para imaginarlo caminando lento con su bastón, junto a la pared, golpeándola suavemente para no errar … imaginamos que alguien lo  ayuda a cruzar la calle  Y  que si se para en medio de una reunión callejera,  nadie se  va a  molestar  porque si bien “escucha” no puede “ver”   No importa que escuche secretos ajenos porque no los podrá contar… Bueno, hasta aquí mi imaginación con solo observar la divertida tapa del libro …  y  porque al leer la introducción,  compruebo su  habilidad para el engaño.
El escritor Luis Angel Larraburu es el creador de este  ciego de mentira y así lo confiesa desde el principio quitándole misterio al pretendido ciego. Pero a pesar de todo, el libro no pierde su encanto. El autor disfrazado de ciego, camina con él,  se pone en su lugar  y entre los dos van traduciendo las acciones, sentimientos y emociones que van observando en la gente. Después de escribir 25 libros conoce  todas las trampas del escritor, y  puede hacer lo que  quiera con el lector. La amenidad que caracteriza a Larraburu  es prenda de éxito de cualquiera de sus libros. Pero en este caso, aun  sabiendo desde el comienzo “que se hace el ciego” sus lectores no se verán defraudados, y con él se introducirán en las andanzas de este “ciego vidente”.  La fluidez de su escritura hace que queramos leer el libro de inmediato y con apuro. Y conociéndolo, hasta lo escuchamos con  su voz de locutor  y los textos se transforman en emocionadas vivencias, ya sea para  captar lo serio, lo dramático, lo romántico o la alegría de vivir. Sus libros son ideales para bajar esta tensión emocional que nos tiene esta universal pandemia que sabemos cuándo empezó pero no sabemos cuándo va a terminar. El autor  tuvo que elegir entre varias opciones para llenar su ocio obligado: o el deporte para evitar  pasar el tiempo comiendo por aburrimiento o stress.  O el ejercicio de los dedos sobre la computadora y una mente despierta para la creación literaria. No fue difícil elegir. Qué mejor que un escritor venido a Editor,  para comprender a todos los que llegamos con las hojas sueltas  bajo el brazo  lleno  de tachaduras y enmiendas pero con vocación y pretensión de Libro!!
El atractivo de “las confidencias del ciego” es la posibilidad de resaltar  lo popular,  lo cotidiano,  gracioso o trágico,  opinar a través de sus astutas observaciones porque como “ciego” puede darse ese gusto sin molestar a nadie. Y hasta puede confesar desde el principio su amor por María, la cajera del Banco. Ella, toda vez que lo ve, le guiña un ojo… ¿Es que ella sabe del engaño…? Hay que llegar al final del libro para saberlo señor lector.

Artículo visitado 20 veces, 1 visitas hoy


Categorías: Columnas de Opinión

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top