La alta incobrabilidad, la falta de reposición de mercaderías, la caída en las ventas en algunos rubros preocupa al sector comercial y laboral.
En Oberá, en la reapertura de diferentes actividades económicas, el 60 por ciento de los comercios tuvo ventas por debajo del 50 por ciento, el 30 por ciento, levemente superior al 50 por ciento en las ventas y apenas un 10 por ciento mantuvo las ventas con una leve caída cercana al 10 por ciento, según el relevamiento realizado por la Cámara Regional de Industria de Producción y Comercio de Oberá (CRIPCO). Los rubros más afectados fue el de ropas, indumentaria deportiva, calzados, regalería y accesorios.
En el rubro de ropas los que mantuvieron sus niveles de ventas son aquellos que tienen una amplia oferta que cubren toda la demanda desde bebés hasta adultos, calzados, ropa deportiva y blanquería. Los demás comercios que tienen rubros específicos y que su oferta se limita a determinados segmentos del mercado, son los más castigados en este contexto de caída económica. Como nueva experiencia la venta online fue en incremento, es así que varios comercios están pensando incorporarlas en forma definitiva, mientras que otros potenciaron sus ventas vía redes sociales.
El rubro de la construcción tuvo también una importante caída en las ventas superiores al 20 por ciento, pero con una importante expectativa de pronta recuperación.  El rubro de la alimentación y bebidas fueron los rubros que, en medio de la crisis económica producto de la pandemia, tuvo un crecimiento en ventas superiores a las ventas de diciembre, dado no solo el contexto de encierro, sino en particular, por el temor al desabastecimiento, se compraron alimentos en cantidades para almacenar.
Los rubros vinculados al transporte y alojamiento son los que se están llevando la peor parte de la crisis económica, y sin saber cuándo se podría llegar a reactivar parcialmente la actividad y con restricciones, puesto que como una de las mayores vías de contagio se señala al sector del transporte público. Entre los rubros muy afectados se encuentra el sector turístico, bares, restaurantes y afines, muchos de ellos buscan tener algún tipo de ingresos probando con la venta de comidas bajo la modalidad de delivery, no obteniendo los resultados esperados dada la gran cantidad de oferta en materia gastronómica y el mayor tiempo de las personas en sus domicilios para cocinar o aprender a hacerlo.
Los directivos de la CRIPCO, están analizando una serie de alternativas que faciliten la comercialización vía online al sector comercial para implementarlas como alternativa en un tiempo no muy lejano.
Muchas empresas y PyMEs lograron importantes aportes del estado nacional que se hizo cargo el 50 por ciento de los haberes del personal en blanco, mientras que los no registrados en algunos casos pudieron acceder al Ingreso Familiar de Emergencia (IFE). Pero los más complicados son los cuentapropistas, que en muchos casos no pudieron acceder a ninguno de los beneficios por no estar en regla o por no estar dentro de los requisitos estipulados.
Dentro de este contexto general, muchas actividades y comercios siguen en la total incertidumbre de saber cuál será el comportamiento, no solo de los consumidores, sino los efectos de la economía en los próximos meses, en los cuales se anticipa que seguirá cayendo la actividad económica, que para el mes de marzo cayó en un 11,5 por ciento, cuando comenzó la cuarentena pasada la primera quincena.
Se espera, con el anuncio del gobierno nacional de un ambicioso plan de obra pública, que el sector de la construcción recupere su nivel de actividad económica y ello pueda traccionar al resto de la actividad económica, recuperando el empleo y desplazando el pesimismo económico que muchas veces es el problema más grave de la economía.

Horarios y contradicciones  
Según una consulta online, reveló que la mayoría de los obereños está de acuerdo con la implementación de los horarios de corrido para la atención comercial, mientras el sector comercial manifiesta que es escaso el movimiento comercial entre las 12:30 y las 15.00 hs, y ahora hasta las 17:00 hs, según el relevamiento realizado por la Cámara Regional de Industria, Producción y Comercio (CRIPCO), observándose una notable contradicción entre lo que piensa o quiere el consumidor y su real comportamiento como consumidor.
Lo cierto es que desde el sector de los empleados de comercio han visto con buenos ojos la implantación de horarios de corrido en la atención comercial, que se comenzó a aplicar durante la pandemia y que permitió al sector comercial, en particular supermercados y afines, mantener e incluso incrementar sus niveles de ventas.
Los empleados de comercio vieron las ventajas de trabajar en horarios extendidos, volvieron a experimentar y a darle valor al tiempo que pasan con sus familiares. En particular, los que trabajan en los supermercados que atienden hasta las 21:00 hs, horario en que no terminan sus tareas, porque siguen las tareas de cierre de caja, reposición y limpieza, en muchos casos, llegando a sus casas pasadas las 22 horas, e incluso, más tarde.
Si bien el sector comercial no ve con buenos ojos la implementación del horario de corrido, por la costumbre del receso en horas del mediodía y la consabida prolongada siesta, y salidas a la tardecita para realizar las compras o recorrer comercios, aceptan que los hábitos se pueden modificar, pero no les convence.
Los que sí están decididos en llevar adelante la iniciativa trasladando al plano político es el gremio mercantil, presentando como iniciativa de regulación o estableciendo horarios comerciales de atención de corrido en dos opciones: hasta las 15 hs y como máximo hasta las 17 hs. Uno de los inconvenientes que tiene el gremio mercantil, al menos en Oberá, es que en varios comercios de envergadura los empleados no tienen delegados gremiales, ya que la patronal no se los permite, y al tener la sospecha de que alguien pudiera asumir la representación gremial son despedidos sin mayores miramientos, según lo manifestado por la conducción gremial en Oberá.
En los próximos días, según se supo, y aprovechando el momento favorable, la Asociación de Empleados de Comercio de Oberá (AECO), llevará una propuesta al Concejo Deliberante local para que sea analizada y debatida por el cuerpo deliberativo local.
Veremos si la opinión favorable de la mayoría de los obereños en que los comercios atiendan en horario corrido se mantendrá cuando se comience a discutir formalmente y en serio. Hoy es contradictorio según lo dicho y lo hecho.

Artículo visitado 31 veces, 1 visitas hoy


Categorías: Columnas de Opinión

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top