Van pasando 12 días desde las elecciones generales del 27 de octubre y a pesar de la grave crisis económica y del deterioro sufrido que ha dejado el gobierno que entregará el mando en días más, concretamente el 10 de diciembre próximo  ya se va sintiendo un aire que va superando y haciendo olvidar la fabricada grieta con la que se pretendía “matar” a un peronismo que pareciera que sigue teniendo la misión histórica de clarificar crisis producidas por alianzas o nuevos partidos políticos  que entran al ruedo y que a partir de las PASO se están viendo notoriamente superados dando luego el triunfo en primera vuelta del Frente de Todos por un margen de ocho puntos, no dejando lugar a la definición en un ballotage y de esta manera un triunfo muy claro.
Pero teniendo en cuenta que detrás de una derrota política es fácil hacer leña, cosa que lejos está de nuestra misión periodística, sí queremos destacar hasta dónde puede llegar esta nueva etapa política presidencial que entrará a funcionar a partir del 10 de diciembre por parte del presidente electo, Alberto Fernández.
En primer lugar hay que destacar  que llega sin habérselo propuesto a ese alto cargo nacional tras la elección del hombre, por parte de la candidata electa a vicepresidenta, Cristina Kirchner, a quien consideró adecuado para ser artífice de llevar adelante el minucioso y aplomado tejido de urdimbre político- económico dentro y fuera del país, todo un trabajo de ingeniería político- social-estratégica como para ir fortificando el aparato cívico nacional y de esta manera ha de esperar no solo desterrar grietas que llevan a crisis de magnitud con su correlato los índices de pobreza más que alarmantes en la población y junto a ellos una permanente inflación que se transforma en una espada de Damocles para quienes prestan el servicio tanto como para quienes necesitan proveerse.
Cierto que todo lo expuesto es solamente un muy extractado informe basado en los primeros pasos que ha dado el presidente electo, pero sus recientes pasos en el orden internacional son sin embargo muy estimados.
No podríamos cerrar la nota sin mencionar que otra de las cuestiones que abarcará Fernández en su presidencia será contribuir a que Latinoamérica, al fin de cuentas nuestra patria grande, recupere en algunos de sus países idiosincrasia, basada en libertades y derechos humanos producto de la violencia en grado sumo lo que podrá redundar si se logra en estrechar vínculos y recrear un estado de cosas que fue en un tiempo no tan pasado (hablando en jerga histórica) .
Y bien, sin olvidar que la tarea será dura, espinosa, pero convocante y criteriosa y que nuestro historial político nacional está como el tango, lleno de cortes y quebradas, a pesar de todo ello seamos criteriosos nosotros también y contribuyamos en el despegue de una Argentina que sembró fuerte en Sudamérica y que vive abigarrada por las crisis que se suceden con la mayor impiedad.

Con humor
Bbrrr… ¡Lunes! ¿Así somos?
Mientras anotaba en su celular todo los “finde” largos, producto de días no laborables, celebraciones y “puente” que así “atados” le podrían permitir vacacionar tres, cuatro o cinco días en esta nueva modalidad turística que va cobrando auge y que está dejando afuera de las vacaciones largas, al menos a sectores del “groso” turismo “gasolero” y de solo pensar en aprovechar esas fugaces, pero si se podía, multiplicadas escapadas, cobraba fuerzas para “mover” esos expedientes que tenía sobre su escritorio y que aparecían como pirañas “taladrando” y pretendiendo expulsar de su mente “pensamientos domésticos” aprovechándose de esa, su necesidad de “sobrevivir”.
No le fue fácil –que por algo el lunes para la risueña jerga popular debiera ser feriado- y mientras “hojeaba” el expediente, calzado de lentes y con mentalidad funcionaria se interrumpió… ¡Y cómo pudimos perder! ¡Son todos unos presos! ¡Hay que echarlos! Y como con peso en el corazón por haber en ese rapto violento, insultado a sus ídolos no encontró mejor excusa que cargarlo con la derrota al árbitro ¡que no nos dio el penal cantado que nos hubiera permitido al menos empatar! Y, habiendo encontrado la excusa retornó al expediente…
Parecía como otras veces, que ese su mundo futbolístico lo había calmado y  vuelto a poner en carrera lo que permitió que de un saque desgranara varias páginas y fuera anotando sus puntos de vista –pero el lunes no aflojaba- ¡qué estoy haciendo acá!!! Si nos tienen colgados con salarios…. que las cosas se fueron  por la nubes y que la antigüedad y que si en blanco, que si en negro, que si las paritarias… y así como el marino obnubilado por el fragor del mar encrespado, cerró el expediente y a paso agigantado se fue a la oficina de al lado a buscar la ayuda de su compañero de trabajo para que “su” ola de “bronca” vaya agregando más “olitas”.
Sí, el ingreso del jefe –que  mostraba a las  claras su cara de lunes y que también él lo estaba viviendo a pleno- lo descolocó y arguyendo que vino a consultar a su colega volvió a su oficina,  tomó el expediente y apelando a sus largos años de oficio se dijo: a esto lo termino en tres patadas, claro, olvidó que en estos tiempos el hombre propone y el celular dispone. Terminada que fuera la “conversa” quedó alejado de su reciente  ímpetu laboral, se dijo: y… para que te vas  a calentar… y por décima vez en esa mañana de lunes se aferró al termo y se cebó unos mates…
Un discreto golpecito en la puerta de su oficina lo sacó de sus elucubraciones políticas de entre mate y mate. La secretaria, que “arrastraba” el lunes en su rostro, apareció y dijo: Jefe, Fulanito le quiere hablar.  Con voz, que más pudiera haber parecido la de un  náufrago en la tormenta, ajustó sus lentes y como saliendo de entre las nubes de Úbeda le salió: “Dígale que hoy no lo puedo atender que no puedo distraerme ni un minuto, estoy cerrando el expediente…”
¡Huy, caramba! las doce ya, como se pasa el tiempo laburando… ”Cazó” el auto, che, tendría que cambiarlo, razonó, pero todo se fue  a las nubes… ¡paciencia! y a esperar tiempos mejores. Y como todos los lunes. enfiló rumbo a la “cola” de la nafta. Cuando entró  a su casa, dejando el portafolio en el sofá de la entrada le dijo a su mujer: ¡Qué día que tuve! ¡Es que el lunes se  nos amontona todo!, así que le metimos parejo…

Rinconcito con
Historia
San Martín de Tours
El 8 de noviembre de 397 murió San Martín de Tours, Patrono de Buenos Aires. La antigua costumbre de la Iglesia Católica Apostólica Romana ha sido la de festejar a San Martín de Tours el 11 de este mes, pero esta última fecha corresponde al aniversario de sus funerales, que fueron celebrados solemnemente en Tours, después que su cuerpo fue allí trasladado, es decir,  mucho después de su muerte. San Martín de Tours había venido al mundo pocos años después de la conversión de Constantino y la promulgación del famoso edicto de Milán –el año 313,  uno después de la batalla de Puente Milvio, es decir, en una época en que el Imperio de Occidente, obedecía por primera vez a un príncipe cristiano, que debía, casi inmediatamente, reinar sobre todo el imperio romano.

Artículo visitado 20 veces, 1 visitas hoy


Categorías: Columnas de Opinión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top