Agenda cultural
La ciudad de Leandro N. Além es un emporio de excelentes escritoras  y escritores, que nos  dan siempre el ejemplo de trabajo, en este caso de  trabajo literario de la mejor calidad. Nos basta recordar al Grupo Literario A.L. A. para no agregar nada más. El año pasado  Mirtha Ester Lorenzetti, presentó  en la Feria  su libro «El Camionero». Historias de caminos y camiones”.  Ya el título es un enganche  que atrae porque  nos imaginamos viajando en un enorme camión, recorriendo caminos, paisajes, conociendo personas, costumbres, culturas, llevando y trayendo la carga imprescindible. Y la lectura nos muestra que todo esto que imaginamos es así, pero que  es más de lo que imaginamos. Porque tenemos  que rescatar  al hombre,  o mujer (casi siempre el hombre) que conduce ese “mastodonte” que es el camión. La autora se encarga de realizar las entrevistas a los camioneros, y en todas  se destaca la vocación de esos hombres por este rudo trabajo,  al que siempre vuelven si alguna vez lo dejaron. Su  vocación por la libertad y su sentido de responsabilidad y compañerismo,  van de la mano, como la necesaria honradez y lealtad al patrón que confía en él. Un trabajo que muchas veces lo aleja de la familia por   días, semanas, pero  adonde se  vuelve con la alegría del reencuentro. A veces no pueden estar en el nacimiento de un hijo/a  y sufren  por ese impedimento, pero el trabajo es así, no siempre se vuelve a tiempo. Além tiene hermosas historias de camioneros y  también  la primer mujer  camionera. Un grupo de fotos encabezan  el libro, como  homenaje a  los hombres ya jubilados que rememoran sus experiencias y anécdotas.
Mirtha Lorenzetti ha respetado en las entrevistas los modos de decir y de contar de los camioneros, lo que le da  más interés  al trabajo. Si bien todas las experiencias son parecidas, al recorrerlas  a cada una,  tienen algo que las distingue y que las vuelve únicas. Ella  siente que este libro  “es un regalo de Dios, un mimo al alma,  un gran abrazo”.  Seguramente sentirán lo mismo  los entrevistados  sorprendidos  por este  merecido reconocimiento. Al final del libro se encuentran varias poesías que cantan al trabajo y a estos hombres  del  camino, como la  “canción del camionero” de Argentino Luna, nada menos. Esta experiencia de la autora –no olvidar que es docente-  habla de su amor y conocimiento cercano  de esta profesión. Pero ella se destaca, además,  por sus  temas  y por sus libros: Mujeres De Mi Alma, Las Casas Hablan, que la perfilan como una  mujer generosa, agradecida, una escritora  observadora, que investiga  y trabaja  mucho sus textos y pone su corazón en ello. En  el Diccionario de Escritores Misioneros, se  enumeran sus  premios, en prosa y poesía, su valiosa participación en muchas Antologías y la traducción al Braille de  sus  cuentos “Marisol” y “Vivir para servir” editados por el Centro del Conocimiento de Posadas.

Artículo visitado 13 veces, 1 visitas hoy


Categorías: Columnas de Opinión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top