Agenda cultural
Muchas veces hemos tenido el gusto de leer historias de familias inmigrantes  y  conocer así los motivos de la inmigración. Casi todas tienen raíces dolorosas,  destinos frustrados. Vienen con el sello de huir de las guerras, de las hambrunas,  siempre buscando la paz y el trabajo que no podían encontrar en su propio suelo.  Así nuestra Provincia es y será un ejemplo vivo de ello.
Esta vez  conoceremos a “Abuelita de Oberá, Martha Sophie Saalfeld (de Riga a Oberá) Historia de una inmigrante” a través de su admirador más cercano, su nieto Jorge  Alfredo Salguero, un obereño  que vive en La Plata, de profesión Ingeniero Hidráulico y Civil, pero con el corazón puesto en un recuerdo afectuoso que le viene casi de niño, como que es  escribir sobre esta abuelita que  le ha conmovido  tanto en el correr de su vida. Este libro, de prolija edición e ilustrado con fotos familiares,  tiene una particularidad que lo  hace muy ameno:  Empieza con la experiencia del  desarraigo forzoso,  común a todos los inmigrante, y encuadra la narración con los dramáticos hechos ocurridos en las dos grandes guerras mundiales, y   con el sojuzgamiento a  países como Letonia, el país natal de Martha, avasallados por Alemania y Rusia.  De todo esto da cuenta el libro.
Pero centrándonos en la historia de la heroína  Martha Sophie Saalfeld (nacida en Riga, en 1906) ella no es inmigrante por decisión propia sino que la circunstancia de estar viviendo con sus tíos desde los 12 años por la muerte de sus padres, hace que su destino sea el elegido por ellos.  El viaje desde Hamburgo   a la Argentina, fue decidido sin consultarla, ella se adapta a esas decisiones porque sabe que se huye de la guerra y sus terribles consecuencias. Lo comprende a pesar de las comodidades que deja en su ciudad natal. Así  llegan  en 1922  a Buenos Aires, al Hotel de los Inmigrantes, y luego de unos días  a  Bonpland,  en Misiones donde se establecen  con grandes dificultades y rudo trabajo agrícola,   hasta que en 1926, su esposo  Guillermo compra en La Guaraní  una chacra con diversas plantaciones pero con una vivienda casi inhabitable  que a  los requerimientos de Martha  transforman  en un hogar habitable.   En realidad Martha con 14 años,  encuentra su destino personal en Bonpland porque allí trabaja como doméstica de la familia de  Guillermo Grahl  y de su  esposa María Mendez y por fallecimiento de ésta en el parto, se hace cargo de la bebé sobreviviente (Teresita)  El tiempo que transcurre y la situación personal de ambos, hacen que convivan y de esta unión nacen 10 hijos, entre ellos Brunilda Josefa Grahl, madre del autor. Luego  de La Guaraní en el año 1943, la familia se muda definitivamente a Oberá, por problemas de salud de la abuelita. Aquí se inicia otra etapa de trabajos y anécdotas familiares que muestran  a una familia pionera  y de gran relevancia en la ciudad.

Artículo visitado 16 veces, 1 visitas hoy


Categorías: Columnas de Opinión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top