La acuciante situación económica deriva en una mayor demanda en los merenderos barriales a cargo de particulares o instituciones intermedias, como Cáritas Oberá, desde donde estimaron que en las últimas semanas se notó un incremento del 20 por ciento en la demanda de comensales.
En esta ciudad, la problemática se agrava por la paralización de la cosecha de yerba mate, puesto que en la época interzafra muchas familias se quedan sin su principal ingreso económico.
Esta situación es una de tantas por las que la Iglesia Católica solicitó días atrás que el gobierno declare la emergencia alimentaria (ver Pedido de…).
María Benítez lleva adelante un merendero en el barrio San Miguel con donaciones que aportan algunos comerciantes, al tiempo que reconoció que la demanda se disparó y afrontan dificultades para asistir a todos los asistentes.
“Se nota la crisis y cada vez vienen más chicos. Incluso, más de una vez alguna madre nos pide un pedazo de pan para llevar porque en la casa no tienen nada. En esta época del año se siente más la necesidad porque no hay tarefa. Tampoco hay muchas changas y la gente vive del salario de los chicos, pero con tanta inflación alcanza para poco y nada”, lamentó.
Por su parte, Norma Prevosti, directora de Cáritas Oberá, reconoció que actualmente sólo pueden sostener tres de los once merenderos que tenían tiempo atrás.
En consecuencia, atienden las necesidades en los barrios Caballeriza y San José, de Oberá, además de Guaraní. “Estimamos en un 20 por ciento el aumento de la demanda, pero sufrimos recortes de los fondos que recibimos de la Nación y nos alcanza sólo para tres merenderos. De los ocho restantes, algunos están cerrados o se llevan adelante con fondos que consigue la misma comunidad de cada barrio”, explicó Prevosti.
La referente indicó que a diario recepcionan pedidos por ropa, calzados, comida y leche, al tiempo que remarcó que “muchas personas quieren trabajar, hacer alguna changa, pero no encuentran dónde”.

En Posadas
La necesidad no reconoce fronteras. En Posadas, las carencias también se hacen evidentes. Desde la Secretaria de Desarrollo Social de la Municipalidad, registran un incremento de la demanda de alimentos hasta un 60 por ciento respecto a mediados del año pasado.
“De principios de año hasta acá, ha empeorado mucho la situación del país y lógicamente a nosotros nos toca de lleno. En nuestra ciudad ha aumentado muchísimo la demanda de mercadería, leche y azúcar”, habían enumerado desde el área social.

Pedido de emergencia alimentaria

La semana pasada, la cúpula de la Iglesia Católica le pidió al gobierno nacional que, de manera “urgente”, declare al país en estado de “emergencia alimentaria y nutricional” debido al “severo aumento de la indigencia y la pobreza, y el aumento indiscriminado de los alimentos”.
La comisión que preside el obispo Jorge Lugones recordó que, al concluir la Semana Social, los obispos que integran la Pastoral Social se expresaron «conmovidos al advertir que el grado de desigualdad social en que estamos sumergidos, es muy grande y peligrosísimo para nuestro país». Para la Iglesia, también es «urgente aumentar el presupuesto destinado a los comedores y a las huertas escolares, comunitarias y familiares y a emprendimientos de la agricultura familiar y social, garantizando la equidad y la calidad federal de los servicios de asistencia alimentaria y nutricional».
En el comunicado, la comisión episcopal citó al papa Francisco, quien «nos recuerda que la fraternidad es el principal fundamento de la solidaridad y que se necesitan también políticas eficaces que promuevan ese principio de la fraternidad».
Artículo visitado 19 veces, 1 visitas hoy

Daniel Villamea

Por Daniel Villamea
interior@elterritorio.com.ar
Territoriodigital


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top