Oberá en Cortos congrega todos los años a realizadores, estudiantes de carreras afines y apasionados del séptimo arte. A esta cita también concurren cerca de 160 chicas y chicos, participantes de los talleres de Cine Joven Comunitario, programa que impulsa en la provincia el Instituto de Artes Audiovisuales (IAAviM) para fomentar el aprendizaje del lenguaje audiovisual.

En esta edición, la organización del Festival buscó acercar nuevas propuestas para que los jóvenes puedan tener su propia experiencia en el marco del encuentro. Con el apoyo de los programas “Cine inclusión” y “Las escuelas van al cine”, ambos del INCAA, se generaron dos espacios para el aprendizaje e intercambio de experiencias.

Por la mañana, el taller de videocelular dictado por Rodrigo Paz invita a los chicos a crear una breve historia audiovisual. A pedido del área de Producción Comunitaria del IAAviM se propuso a los jóvenes una dinámica de grupo para que se integren e intercambien ideas sobre cómo producir un corto, ayudados por la responsable pedagógica del programa provincial, Laura Scholler y su coordinadora, Gabriela Sanabria.

“Me hace feliz que los chicos lleguen a Oberá en Cortos porque se llevan la experiencia de poder conocerse entre los chicos y chicas de todas las localidades y así saber lo que está haciendo cada uno”, afirmó la responsable del área Producción Comunitaria, Verónica Fulquet. Celebró, además, la posibilidad de que los chicos puedan ver en la sala del Cine Teatro Oberá la película “Como funcionan todas las cosas”, del director Fernando Salem, propuesta por el programa “Las escuelas van al cine” e invitar a los chicos a reflexionar y advertir cómo fue construido el relato cinematográfico.

En este sentido, Yenifer Soledad Laube del taller de Cine Joven Comunitario de El soberbio, destacó como muy positiva la experiencia de asistir al Festival. “Aprendimos mucho y vimos una película muy interesante que al principio no se entendía bien pero que al final fue sorprendente. Nos ayuda ver diferentes formas de grabar y darnos ideas de cómo hacer cortos y cómo pensar y crear un cortometraje. Nosotros estamos creando uno, y ahora nos abrió un poco más la mente. Como hoy que nos enviaron a hacer un corto por celular con un grupo de gente donde ningún pueblo se repetía, eran todos chicos que yo no conocía y fue interesante intercambiar ideas y formas de pensar, y todo lo que ellos aprendieron, cosas diferentes que estamos haciendo”.

Joyce Valero, otra joven integrante del taller que se dicta en Eldorado, afirmó: “a mi me encantó, es la primera vez que participo de algo parecido, la verdad que me encanta el mundo del cine, y me encanta participar de todo lo que tenga que ver. Las charlas y actividades que nos dieron me parecieron excelentes y muy útiles para los que queremos seguir en esto en el futuro”. En tanto que Jonathan González de San Pedro compartió, “Nos gustó la propuesta porque hicimos juegos a la mañana y ahora miramos una peli re linda. Aprendemos un montón. De esta venida al festival nos llevamos el conocer a más chicos y aprender cosas nuevas”.

 

Reconocimiento del INCAA al programa Cine Joven Comunitario

Dana Jonas, coordinadora del Programa “Las escuelas van al cine” recorre el país, al igual que Rodrigo Paz, compartiendo con miles de jóvenes las propuestas de taller y proyecciones de películas nacionales, propiciando el acercamiento y gusto por nuestro cine.

Al trabajar con los chicos y chicas que asisten a cada uno de los 13 talleres de Cine Joven Comunitario de la provincia, los referentes del INCAA destacaron su predisposición, interés y la atención puesta ante cada propuesta.

“Es un grupo particular porque nosotros por lo general nos encontramos con chicos y chicas de la escuela que no tienen una articulación con algo del lenguaje audiovisual. En general son escuelas de nivel básico, y a veces no tienen ese bagaje. Esto fue muy interesante porque se les nota que vienen con un recorrido y una forma de entender el audiovisual, el cine. Hoy a la mañana lo vimos muy claramente en la clase de videocelular, rápidamente entendieron cómo se crea, el montaje, cómo armar y contar algo en pocos segundos. Fue realmente muy interesante y la verdad, yo que recorro mucho el país viendo cómo las proyecciones funcionan, este fue un grupo muy particular, logró hablar, decir y expresar cosas sobre el tema, sobre la construcción narrativa”, contó Jonas.

De igual modo, el experimentado capacitador de la ENERC y programas del INCAA, Rodrigo Paz, se sorprendió con lo rápido que los jóvenes respondieron a las consignas de armado y producción del videocelular. “Antes de que termináramos la ronda por todos los grupos, uno ya había terminado de montar la escena y estaban editando. Eso habla de que realmente hay un fruto, que hacen un gran esfuerzo desde el Instituto de Artes Audiovisuales de Misiones. Se van sembrando semillas que luego los frutos se ven. Evidentemente desde el Estado se está colaborando con contener, promover, que la cultura audiovisual tenga un sentido, que aparezcan cuestiones vinculadas con la comunidad, las identidades, con los pensamientos; que la tecnología no nos domine sino nosotros y nosotras seamos capaces de utilizarla en función de objetivos que tenemos como personas y como sociedad”.

Al finalizar, la coordinadora de “Las escuelas van al cine” aseguró, “si de cada función que nosotros hacemos, uno de ellos vuelve por su cuenta a ver cine nacional, estamos haciendo algo bien. A este grupo yo los vi muy interesados, de hecho, cuando preguntamos si consumen cine nacional, cuatro o cinco levantaron la mano en un grupo de 40 o 50. Es un lindo número que te da como cierta esperanza, y la verdad que desde el IAAviM están haciendo un gran trabajo, se nota en las escuelas y en los chicos, porque se ve que ahí hay un lenguaje y un interés que son muy bienvenidos”.

Artículo visitado 28 veces, 1 visitas hoy


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top