La campaña fue corta, austera desde el campo político y los candidatos, tuvo la intensidad por la impronta que le dio cada uno de los candidatos, con las infaltables caminatas y reuniones barriales, pero también estuvo presente la apatía por parte del sector electoral. El problema y preocupación que tienen los electores de Misiones pasa principalmente por la situación económica y las bajas perspectivas de que mejore el ambiente en el corto y mediano plazo.
Por lo que muestran los sondeos de opinión y las voces de la calle, es necesario un nuevo rumbo político y económico; y desde nueve provincias, los electores mandaron un claro mensaje al gobierno nacional de desaprobación de las políticas económicas encaradas por el presidente Mauricio Macri.
Fue una campaña carente de debate, que siempre se suele reclamar, y en ello tienen que ver dos factores: la gran cantidad de candidatos, diecinueve en total.  Diez por Juntos por el Cambio, seis por el Frente Renovador y tres por el Partido Agrario y Social; y en segundo lugar, la notable apatía de los electores reflejada en el alto porcentaje de indecisos que ronda el quince por ciento.
Al no haber polarización mediática entre dos o más candidatos, también la campaña pasa desapercibida, y en esta cuestión, el actual intendente y candidato a la reelección Carlos Fernández, tuvo una estrategia muy inteligente: la de no confrontar con ningún candidato, para no polarizar la elección, sabiendo que él es candidato a vencer y corre con ventaja al estar frente al municipio, y su mejor campaña es exhibir lo que hizo durante los cuatro años, con la ventaja de pedir el voto al electorado obereño para cumplir con las cosas que le faltan hacer, de manera tal de dar una respuesta a las críticas a su gestión y amortiguar el impacto de las críticas de los demás competidores.
Los más críticos a la gestión de Fernández fueron Tony Lindström, del mismo lema; y Roberto Rocholl, de Juntos para el Cambio. En tanto que Daniel Behler, asintió que existieron cosas que se podrían haber hecho de otra forma, y enfocó su campaña más que nada en propuestas puntuales sobre diferentes problemáticas, como la necesidad de generación de fuentes laborales, entre otras, como la necesidad de trabajar duramente sobre la prevención de adicciones y de contar con un centro de rehabilitación. Sobre la misma temática, también rondaron la propuesta de los demás candidatos, pero algunos pusieron más énfasis en las críticas que en las soluciones.
Los candidatos del radicalismo, los dos profesores, Roberto Silverston y Eduardo Camerano, se juegan una interna dentro del radicalismo y dentro de Juntos para el Cambio, recurrieron a los símbolos radicales, insignias, los colores y la marcha; con ello, marcando la distancia y diferencia de los candidatos PRO, que se quedaron sin la ola amarilla de las dos elecciones anteriores, que el marketing de campaña los dejó atrás, y sin globos amarillos.
Este domingo las urnas se llenarán de votos de sueños, de esperanzas, muchas de ellas en base las promesas de campaña algunas realizables, y otras, lamentablemente, solamente en promesas de campaña.

¿Misiones será la número 10 a nivel nacional?
El resultado electoral en la provincia de Misiones tendrá un alto impacto en el orden nacional, en principio, porque es la primera elección provincial luego del anuncio del frente electoral que encabezan Alberto Fernández  y la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, más allá de que desde la conducción política partidaria no hubo ninguna definición sobre la cuestión nacional, más bien pidieron a los electores misioneros reforzar con el voto el misionerismo, que no recibe órdenes desde Buenos Aires de lo que se tiene que hacer en la provincia. Y además, podrá ser la décima elección provincial que Cambiemos pierde en forma consecutiva.
Hoy día y todos los días se sigue con el interrogante de si Macri será o no candidato a presidente, lo que motivó que el principal ascensor y mayor influyente en las decisiones del gobierno nacional, el publicista Jaime Durán Barba, sostuviera que si Macri no está seguro de que puede ser reelecto, no se presentará como candidato. Obviamente que es una jugada publicista electoral, todos los funcionarios de mayor cercanía al presidente, en todo momento ratificaron su candidatura, ahora se busca tener el efecto de que se presentará como candidato a la reelección porque es seguro que va a ganar, cuestión de trasmitir confianza al 30 por ciento de los potenciales votantes de Macri, que seguirá en el poder y ver si puede repuntar algún porcentaje más utilizando la vía judicial y el poder mediático del grupo Clarín, que dicho de paso, la justicia -mediante una medida cautelar- impide que la AFIP le cobre al grupo en cuestión una millonaria suma de dinero en concepto de deudas de IVA y ganancias, dinero que deja de percibir el Estado y de volcarlo a educación, salud, seguridad, vivienda, etc. Cuestión que siempre hace mención y comparaciones, como el multimedio, que tiene una causa que es un delito, que tiene su componente de corrupción, robarle al Estado en el no pago de los tributos.
La conformación de la fórmula entre Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner dejó muy desconcertado a Cambiemos y al Macrismo, toda la cuestión mediática política y judicial se centró en atacar a la ex presidente, y se les modificó la estrategia electoral. El rival de Macri será un gran frente electoral formado por diferentes sectores políticos, sociales, gremiales y económicos que proponen un acuerdo social para salir de la crisis, y no Cristina Kirchner como lo habían pensado, planeado y ejecutado durante estos cuatro años.
El oficialismo provincial hasta el momento no se pronunció a favor de ninguno de los frentes electorales, y tampoco tiene apuro en tomar algún tipo de decisión. Se lo escuchó al Gobernador y primer candidato a diputado provincial Hugo Passalacqua, hablar de la necesidad de defender al misionerismo en estas elecciones provinciales. En igual sentido, se expresó el vicegobernador y candidato a gobernador Oscar Herrera Ahuad.
Una derrota de Cambiemos en Misiones tendrá una fuerte repercusión nacional, que adquirirá mayor repercusión si el Frente Renovador se impone por una diferencia importante. Posicionando, de manera contundente, políticamente, a nivel nacional a la dirigencia renovadora como partido provincial, que hará que cualquier frente electoral nacional busque  acordar políticamente con Misiones.

Artículo visitado 33 veces, 1 visitas hoy


Categorías: Columnas de Opinión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top