Más allá de las críticas a la ley de lemas, también se hablaron de las bondades de la misma porque permite la posibilidad de que cualquier ciudadano pueda participar como candidato intendente o concejal, que es también una manera de sacarle poder en la elección de candidatos y conformación de las listas a los partidos políticos.
   La campaña arrancó con un mix de las tradicionales caminatas barriales para tomar contacto con los vecinos y escuchar sus necesidades, al igual que pequeñas reuniones barriales con referentes para que sean los propaladores de los candidatos a intendente. La aparición de los tradicionales pasacalles, con la particularidad, en el caso de Roberto Rocholl, que no hace mención a Juntos por el Cambio, ni tampoco mencionan a la fórmula Humberto Schiavoni ni al presidente Mauricio Macri, evidentemente con la clara intención de no quedarse pegados a la mala imagen presidencial.
   En los afiches de los candidatos renovadores tampoco aparecen los nombres de los candidatos a gobernador y vice Oscar Herrera Ahuad y Carlos Arce, que según dicen aparecerán en otra etapa de la campaña, teniendo en cuenta la alta imagen positiva de la gestión que lleva adelante el gobernador Hugo Passalacqua, y que involucra en ello al vicegobernador Herrera Ahuad.
   También el uso de las redes sociales es un factor de mucho peso en esta campaña, mucha gente se informa a través de las redes, dando un alto grado de credibilidad a lo que publican los candidatos, y en el uso de las redes sociales los candidatos de Juntos para el Cambio, tienen un equipo de campaña que sabe manejar bien los mensajes en las redes sociales.
   En definitiva, en Oberá habrá 20 candidatos a intendente, Juntos por el Cambio, ex Cambiemos presenta 11 sublemas, entre candidatos del PRO, radicales y del peronismo; recordando que en Misiones el puertismo es parte del frente electoral PRO-UCR.
   En tanto el Frente Renovador presenta 6 sublemas y el PayS 3 sublemas; notándose que Cambiemos prácticamente duplica la cantidad de sublemas que presentan los renovadores, una cuestión a tener en cuenta a la hora de saber de dónde y de quienes vienen las críticas sobre la ley de lemas.
   En la semana se presentó la candidatura del profesor Roberto Silverstone, por el lado de los radicales puros o rebeldes, alejados y contrariados con las decisiones tomadas a nivel provincial no solo con la conformación del nuevo frente electoral, sino también con las candidaturas a gobernador y los candidatos a diputados provinciales. Silverstone fue el candidato más votado en las elecciones a Defensor del Pueblo realizadas hace dos años atrás, pero la sumatoria de la ley de lemas no le alcanzó para ser electo. Este sector del radicalismo -al parecer- repetirá la misma estrategia de campaña, utilizando los signos partidarios y la tradicional marcha radical. Está claro que se juegan una doble interna, en principio dentro del mismo radicalismo local y provincial, y por otro lado con los dirigentes del PRO, que siempre subestimaron al radicalismo y a sus dirigentes.
   Entre tanto la campaña continúa en medio de los problemas de la economía nacional, el dinero que no alcanza y las necesidades de la gente. En campaña todos los problemas tienen solución y son fáciles de resolver, y así se van vendiendo ilusiones a los electores, que en la mayoría de los casos no se resuelven, porque no son de fácil resolución, y es donde aparecen las decepciones de la gente con los dirigentes políticos, e incluso con la política… Y los candidatos en su mayoría responden a la lógica que diciendo la verdad, no se ganan campañas, y todos salen a pasar la red.
Preparando el cebo del miedo y la mentira
   Es realmente increíble la capacidad que tiene el marketing político de presentar las dificultades y errores propios como consecuencias o responsabilidades ajenas. Y así lo hizo y lo sigue haciendo con mucha habilidad el presidente Mauricio Macri. A consecuencia de la desconfianza en el gobierno nacional y su política económica, los tenedores de los bonos argentinos comenzaron a venderlos, con lo que el riego país superó en la mañana de ayer los mil puntos.
  La justificación y explicación del presidente Macri, es que los mercados locales e internacionales tienen mido de que los argentinos volvamos al pasado, como si fuera que en estos momentos y durante la gestión del actual presidente las cuestiones económicas e inflacionarias funcionaran de maravillas, y el país tendría una tasa sostenida de crecimiento e inversiones. Por el contrario, la inflación siguió creciendo, al igual que la caída del mercado interno, el cierre de empresas en todos los rubros, con el consiguiente aumento de la desocupación y la pobreza; además de la deuda externa.
   Y como mala noticia el primero de mayo suben los combustibles en un 5 por ciento, según lo anunciado por las petroleras, a consecuencia del aumento del dólar, con lo que los precios de los productos básicos volverán a subir, más allá de la intención del gobierno nacional del plan de los productos esenciales, que comprende 64 artículos en un acuerdo de precios, con características similares a los precios cuidados implementados por el gobierno anterior y que fuera criticado e incluso ironizado por funcionarios del actual gobierno nacional.
   Evidentemente el gobierno busca justificar sus desaciertos económicos buscando en otros las culpas y responsabilidades, mientras preparan el cebo del miedo, a estar peor de lo que estamos.
Artículo visitado 68 veces, 1 visitas hoy


Categorías: Columnas de Opinión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top