Agenda cultural
   “….Hoy fue uno de los días más especiales de mi vida como médico, el Cacique junto,  al Chamán… me  nombraron “OPY” … y desde ahora tengo que atender con  esta corona en la cabeza. Formo pare de la comunidad aborigen…”   de la comunidad Mbya de Pozo Azul.
   Este recuerdo ,de su  padre lo trae a colación  el autor del libro “Opi Salvador“ Fitomedicina Mbyá, presentado en nuestra 41 Edición, el Dr. Guillermo Salvador Gaudioso. Cuenta que su padre  aprendió del chamán, el significado de cada planta, la cultura de cómo utilizarla, y la magia agregada de obtener la curación de sus pacientes. Opí significa chamán, brujo, conocedor de plantas medicinales, que puede conectarse con el espíritu de la naturaleza vegetal y animal (incluyendo los humanos), entre otras acepciones.
   En este  libro el autor, relata su paso de la medicina holística a la fitomedicina,  o sea al uso de  las plantas medicinales para la atención primaria de la salud, porque al instalarse en Eldorado, describe  lo poco y deficiente que encontró como médico  a su llegada al  Hospital donde   los enfermos  eran derivados a Posadas para su atención . Es que  no había  caja de cirugía, ni anestesista  y la anestesia  que se usaba era éter con una mascarilla que cubría la nariz y la boca. Lógicamente esta pobreza de elementos le llevó a solucionar  problemas  sanitarios ¡con plantas!. Luego de un tiempo se inauguró un  HOSPITAL modelo,  SAMIC (Sistema de Atención Médica  Integral de la Comunidad). El  Dr. Gaudioso  fue  Médico de Atención Primaria de la Salud (APS) y solicita atender en  la Reserva Aborigen de Pozo Azul, a 50 km. de Eldorado, dos veces por semana. Al jubilarse, el Instituto de Asuntos Indígenas (INAE)  lo contrata para que siga asistiendo a la comunidad aborigen guaraní. Es interesante la  comprensión de su idiosincrasia   que le llevó a no modificar sus creencias  sobre el cuidado de la salud y a conseguir como compensación  que ellos aceptaran sus propuestas sanitarias.
   La preferencia por las plantas medicinales y cómo y cuándo las usaban significó un aprendizaje  muy valioso ante  la precariedad de los medios sanitarios existentes en la aldea.  Trabajando con el Instituto Nacional de Asuntos Indígenas , el autor describe  varios Proyectos para la salud de la comunidad  de Pozo Azul que  fuera supervisado por  Mons. Joaquín Piña  en julio de 1999. El Obispado a su cargo tuvo una actuación relevante en el mejoramiento de esta población.  Actualmente tienen mejores viviendas,  agentes sanitarios que son los  propios  caciques, un Centro Comunitario y una Sala de Primeros Auxilios de material. Además  se hacen relevamientos de las especies del monte con el apoyo  de la Facultad de Ciencias Forestales de Eldorado. Al finalizar el libro se encuentra una cartilla de plantas medicinales elaboradas por la propia comunidad de Pozo Azul. Y  un listado de plantas tóxicas en Pediatría, las que no hay que usar. Además , el Dr. Gaudioso elaboró  un  novedoso  listado completo  y  por orden alfabético, de plantas medicinales  incluyendo árboles y hierbas.
Artículo visitado 12 veces, 1 visitas hoy


Categorías: Columnas de Opinión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top