La carrera electoral está en marcha y los candidatos apuran la campaña, las candidaturas en muchos casos están definidas y en otros casos faltan definiciones. En el oficialismo provincial corren con ventaja, mientras que en el principal partido de oposición crecen las diferencias y la confusión.  Cambiemos, paso a ser juntos para el cambio con la incorporación del puertismo al frente electoral, y muchos de los radicales que juraron que el limite era Ramón Puerta,  hoy tienen que explicar a las bases radicales el porqué del viraje ideológico.
   El periodista Carlos Antonio  “Tony” Lindström, a mitad de semana realizó una convocatoria a sus colegas para comunicarles oficialmente que sería nuevamente candidato a intendente. Fundamentando que es su sueño y tiene ganas y fuerzas suficientes para logralo. Que si bien había decidido dejar la política para seguir con su profesión, un pedido del actual vicegobernador y ahora candidato a gobernador Oscar Herrera Ahuad, lo hicieron cambiar de opinión y acepto nuevamente el desafío, ya que aseguró que contará con el apoyo incondicional de Herrera Ahuad.
   Tony, si bien dio a conocer algunos nombres que lo acompañan, no dio los nombres de quienes integraran la lista como candidatos a concejales, pero dejó la impresión de que algunos nombres estarán en su lista, entre ellos dos ex candidatos a defensores del pueblo, Andrés Moreira y la dirigente social Celia Soria. Otro de los que podría ocupar un lugar en la lista es Marcos Paiva y el dirigente tarefero Ramón Barboza, Ex candidato a concejal del intendente Carlos Fernández, entre otros nombres que integraran la lista de concejales.
   Lindström, además de contar con el apoyo del sector de salud pública, ha sumado a la gente de Techo, y el acompañamiento de dos concejales. El concejal electo por su lista en las elecciones pasadas Héctor Antúnez Proeza, y quien fuera candidato a primer concejal de Daniel Belher, el concejal Raúl Zabala.
   En tanto que el otro candidato a intendente en Oberá por el Frente Renovador, Daniel Belher logro sumar el apoyo de tres concejales, el electo por su lista Abel Aguzezko, al que se suma el concejal justicialista Alejandro “Toto” Etchberger, y se estaría sumando el actual presidente del concejo deliberante Ariel Cháves Rossberg, quien fuera el primer candidato a concejal del intendente Carlos Fernández. En ese sentido se habla que Etcheberger podría ser uno de los candidatos a concejales de Belher, quien busca sumar a otros referentes sociales e institucionales por fuera de las estructuras partidarias, mientras sigue pegado a la figura del actual gobernador Hugo Passalacqua.
   En tanto que el actual intendente Carlos Fernández, confirmado en la candidatura a la relección, ha señalado que se pondrá a consideración de los obereños sus cuatro años de gestión como intendente. Tradicionalmente ocurre que en la primera reelección los intendentes logran obtener mayor cantidad de votos que en la primera elección, veremos si se repite en esta elección con Fernández.
   Si bien no se conocen los nombres que podrían acompañar al actual intendente como concejales, algunos arriesgan que su actual secretario privado Fernando Vitelli, podría ser candidato a concejal o bien su hermano José María Vitelli, quien hoy es el vice presidente del concejo deliberante de Oberá, quien podría pasar al ejecutivo.
   Como ya es casi un comportamiento tradicional en la renovación, el de contener y apoyar a los candidatos que no cuentan con grandes estructuras para que no caigan en el desánimo electoral, y así puedan captar  la mayor cantidad de los votos disconformes con la gestión del actual intendente. En este caso el candidato a intendente a vencer es el actual intendente Carlos Fernández, que corre con la ventaja de ser el líder político local por naturaleza y tiene una estructura política armada que funciona todos los días del año. En tanto los demás candidatos deben mantener con poco y nada sus estructuras o rearmarlas, y buscar los argumentos para el discurso de campaña para conquistar a los electores disconformes.
   En el radicalismo provincial y obereño hay mucha bronca y desconcierto por el cambio en el frente electoral de la cual se alejaron de esta nueva coalición dos partidos: Libertad, Valores y Cambio de Alex Ziegler y el Partido Fe, con importante llegada el primero en zonas rurales y el último, en las delegaciones sindicales. Para sumar al puertismo y pasar a llamarse Juntos Para el Cambio. Así las cosas, muchos radicales no quieren ser parte del nuevo armado político y prefieren mantenerse al margen de la campaña electoral esperando el fracaso y el castigo electoral en las urnas, para luego pasar facturas.
Kirchnerismo sin kirchneristas
   Cada vez se entiende más la decisión de adelantar las elecciones en la provincia de Misiones como tradicionalmente ocurre, la confusión e incertidumbre de la política nacional es tal, como el descontento con la actual administración que encabeza el presidente Mauricio Macri, ya que la mayoría de los gobernadores de Cambiemos decidieron despegarse de la elección presidencial e ir en elecciones separadas, salvo en la provincia de Buenos Aires, que tenía idéntica intención, pero que de haberlo hecho sería un golpe político muy fuerte a las pretensiones de Macri de obtener la reelección presidencial.
   La recesión y la desocupación cada vez se sienten más y la preocupación por el empleo es cada vez más angustiante para los trabajadores que ven a diario despidos y la caída en el consumo interno y la inflación que sigue elevada y sin expectativas de mejoras en el corto y mediano plazo, mientras desde el Fondo Monetario internacional se exigen más ajustes para que la Argentina pueda contraer más deuda externa, para mantener en calma a los mercados financieros, que sin mover un solo dedo, son los grandes ganadores de este modelo político económico de Cambiemos.
   Si bien todas las encuestadoras señalan la caída de la imagen presidencial por debajo del 30 por ciento de intención de votos y ubican a la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, entre los 32 y 33 puntos de intención  de votos, en la segunda vuelta se impondría el macrismo. Mientras no termina de surgir una tercera alternativa que es lo que está esperando la mayoría del electorado, que no quiere seguir con el actual modelo político económico, pero tampoco quiere volver a elegir a los actores políticos anteriores, pero si quiere un modelo económico similar llevado adelante por el kirchnerismo pero sin el kirchnerismo.
   Lo que suena contradictorio en el pensamiento electoral, pero no imposible. Y es allí donde aparece la figura del ex ministro de economía Roberto Lavagna, quien fue el que llevo adelante el proceso de recuperación económica en una primera etapa, luego de la debacle económica del 2001.
   La oposición,  principalmente identificada con diferentes ramas del peronismo saben que la figura presidencial esta devaluada y puede perder el poder, la clave pasa por saber qué es lo que harán los diferentes sectores del peronismo si se unirán o se dividirán. La decisión que más importa es que saber hará la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, quien es la que encabeza las encuestas, pero es la que peor imagen negativa tiene. Algunos candidatos presidenciales proponen llevar adelante políticas kirchneristas, pero sin kirchneristas. Contradictorio pero no imposible.
Artículo visitado 138 veces, 1 visitas hoy


Categorías: Columnas de Opinión

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top