Luego de que se diera a conocer la decisión política de la conducción del  Frente Renovador de que por municipio, el máximo de sublemas que avalarían seria de hasta un máximo de tres, salvo alguna excepción que electoralmente sea aconsejable la presentación de un cuarto sublemas, pero no más que eso. Los dirigentes de los diferentes municipios, en algunos casos tuvieron que desandar el camino de ser candidatos y sumarse a alguno de los candidatos a intendentes que ya tienen la aprobación política de avanzar. Más allá de algunas “frustraciones” y pinchaduras, a algunos dirigentes renovadores la decisión les cayó como anillo al dedo, porque se tendrán que sumar a algunas de las propuestas sin mucha exposición ni esfuerzos.
   La sensación es que la disputa por la intendencia en Oberá, que  algunos entienden se definirá dentro de la interna renovadora, dada la caída en la imagen de Cambiemos a nivel país y del presidente Mauricio Macri, que arrastra a los demás dirigentes de coalición, como es el caso del hasta ahora único candidato de cambiemos en Oberá, Roberto Rocholl.
   En el actual contexto, la mayoría de los renovadores quieren  correr con el caballo del comisario. Es decir, quien tenga el mayor apoyo provincial. El tema es saber quién es el caballo del comisario, y en esta dirección se están bajando líneas políticas para que se apoye a tal o cual candidato. Y  ya se están cerrando acuerdos y apoyos de diferentes agrupaciones renovadoras entre los diferentes candidatos.
   De arranque, el actual intendente Carlos Fernández, como jefe comunal es el que corre con el caballo del comisario en Oberá. Es su gestión la que será plebiscitada electoralmente, y en ese sentido tiene de su lado la posibilidad de mostrar la gestión que llevó adelante durante los cuatro años de gobierno. Y según los sondeos tiene un alto porcentaje de aprobación, cuestión que es tenida en cuenta por los demás  candidatos  que le disputarán la intendencia; tomando nota para atacar los flancos débiles de la gestión de Fernández, tratando de captar el porcentaje de disconformidad con la gestión del actual intendente. Pero deberán proponer algo más que críticas; una mejor y superadora propuesta electoral que llame la atención, que sea creíble y sustentable. Porque ese margen del  voto que no logre captar Fernández, se dividirá entre los otros dos candidatos renovadores, hasta ahora Daniel Behler y Tony Lindström, sumado a los candidatos que se puedan sumar del lado de Cambiemos. Desde esta perspectiva, el porcentaje de votos que quedaría por disputar se dividirían entre varios candidatos. Pero es la foto de hoy y queda un buen trecho por recorrer hasta el momento de la elección.
   Están los  candidatos a intendente en carrera, mientras comienzan a definir quiénes serán sus candidatos a concejales, todos buscando candidatos que le sumen votos y no que les resten, tratando de lograr una lista de candidatos a concejales que sea atractiva y representativa de los diferentes sectores sociales.
   Correr con el caballo del comisario puede ser una ventaja, pero no asegura el triunfo; y en política lo que importa es el resultado final, y en definitiva el comisario va a terminar levantando siempre la mano del ganador.
Frente Pro, Puerta y UCR
   En los corrillos políticos se comenta de las tratativas por lograr un frente electoral en la provincia de Misiones en el cual confluyan el PRO, parte del radicalismo y Unión Popular, pero fuera de la denominación de Cambiemos, con otra denominación dado las bajas expectativas electorales a nivel provincial.
   En ese sentido, incluso se comenta que el actual presidente del PRO a nivel nacional y senador Nacional Humberto Schiavoni, estaría dispuesto a bajar su candidatura a gobernador a favor del acuerdo y para que la lista la encabece un radical. Tal cual están planteadas las cosas, un mal resultado electoral de Schiavoni en la provincia de Misiones, lo pondría muy expuesto a nivel nacional como presidente del PRO.
   El próximo 9 de marzo los dirigentes de Unión Popular están convocados a una reunión en el domicilio del embajador en España, Ramón Puerta, donde definirán que camino tomarán. Al parecer tienen la propuesta y la tienen que resolver. Uno de los dirigentes más allegados a  Puerta, comentó que de lograrse el frente electoral, desde Unión Popular no aceptarán ser furgón de cola del PRO. Y una de las exigencias sería que Ramón Puerta encabece la lista de candidatos a diputados nacionales, ya que el ex gobernador de Misiones tendría la intención de volver al ruedo político nacional.
   Parece una utopía, pero algunas versiones indican que del lado del PRO misiones, tendrían ya la decisión tomada a favor del acuerdo electoral. La parte más difícil es con el radicalismo, sin embargo habría sectores de la UCR que aceptarían el armado del frente electoral, incluyendo la candidatura de Ramón Puerta como diputado nacional y de su hijo Pedro Puerta como candidato a Intendente de Posadas.
   Para tratar de convencer de la necesidad de conformar un nuevo frene electoral, tomarán como referencia los números de diferentes encuestas y ante la actual realidad de Ccambiemos en la provincia, plantearán la necesidad de recurrir a un nuevo frente electoral provincial. El tema es qué pasará con los radicales que no quieran formar parte del acuerdo… la respuesta es simple…. con pocos recursos es difícil que puedan plantearse como alternativa electoral, por si solos. Se suman o quedan al margen del acuerdo, veremos el desenlace que pueda tener esta propuesta de un nuevo frente electoral provincial.
Artículo visitado 49 veces, 1 visitas hoy


Categorías: Columnas de Opinión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top