Según la OMS. casi el 15% de la población mundial posee el 80% de las riquezas del planeta, mientras que el 80% de la población sumergidos en la pobreza dispone del 20% de los recursos alimentarios y el agua dulce ; recurso cada vez mas escasos y en poder de unos pocos, ellos son.los que producen y manejan todas las semillas genéticamente modificada ( transgénicos)que obliga al agricultor pobre a comprar cada año nuevas semillas Bayer/Monsanto además monopolizan el mercado de herbicidas fumigando los campos de soja,maíz ,trigo y obligando a más desmontes (Salta,Chaco,Corrientes,Entre Ríos,Santa Fe,Misiones ) entre otras,para producir más en beneficio de pocos empresas multinacionales enfermando a la población lugareña y desplazando comunidades originarias , son esos «señores» de los desmontes que se quejan.por el cambio climático originando grandes inundaciones como en Santa Fe,Chaco,Formosa,Corrientes,son grandes perjuicios al pequeño y mediano productor.
La usurpación de tierras ,los grandes desmontes,el abuso de los agrotóxicos ,esta cambiando los ecosistemas para mal.de muchos y bien de pocos.
Los gobiernos que deberían monitorear y controlar estas situaciones ,muchas veces son cómplices,socios o miran para otro lado agravando la situación.
No estoy descubriendo la pólvora, solo mirar los informativos o leer los diarios,que no pueden tapar estas situaciones porque son demasiado evidentes.
Si no cambiamos las conductas productivas,vamos a un desastre econômico que perjudica al pequeño y mediano productor.
No es posible que al productor el que le compra ponga el precio ,como no es posible como no es posible que nosotros pongamos precio a nuestra canasta bâsica .
Es necesario cambiar los criterios y hacer una economia mas distributiva,aunque corramos riesgo de que ese 15% del poder mundial nos llame socialista o comunista,y busquen someter nuestra soberanía con abultadas deudas externas ,la nueva forma de colonizar los países y apropiarse de sus recursos naturales.

Artículo visitado 105 veces, 1 visitas hoy


Categorías: Columnas de Opinión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top