Agenda cultural
   El pasado 21 de diciembre se cumplieron dos años del fallecimiento de la Dra. Teresa Morchio de Passalacqua. No fue nada fácil su ausencia, nos hizo preguntar sobre nuestro destino final, el motivo de nuestra vida y trabajos. ¿Con la muerte se termina todo?… No obstante hay quienes piensan que empieza todo. Entre dudas y convencimientos vamos transcurriendo nuestros días. Van dos años también de esta Agenda Cultural, que fue un camino que abrió Teresa y lo transitó por 12 años con gran erudición.
   Tal vez  sea  una “casualidad”, encontrarme hoy -a pocas horas de la Navidad- con uno de los libros presentados en la 41 Edición de la Feria, que trata  un tema espiritual y se titula “Entre el cielo y la tierra”  de la escritora Marta Losada… En realidad es una mirada especial sobre los Ángeles… Sí, un tema nada fácil en cuanto a su comprensión y a su aceptación sin reparos. La autora desarrolla el tema con gran conocimiento teórico y práctico, ya que confiesa haber  tenido distintos encuentros con los ángeles.  Y recurre a otras historias de autores  que han tenido también esas  experiencias religiosas, paranormales, ocurridas en cualquier lugar y modo. La autora nos asegura que estos seres espirituales están siempre con nosotros, por mandato divino, desde nuestro primer aliento,  custodiándonos, cuidándonos,  y que no siempre son invisibles, porque en cualquier momento pueden dejarse ver. Personalmente pienso en el Angel de la Guarda  y en las  veces que le hemos rogado por nuestros hijos.   Es un libro de vivencias personales, espirituales, poco fácil de aceptar justamente porque estamos acostumbrados a racionalizar todo y a escapar de lo que no podemos probar. Ver para creer es una frase que tenemos presente toda vez que dudamos de algo.  El libro  consta de  doce capítulos, donde la autora trata exhaustivamente este  tema con detalles que podríamos decir constituyen revelaciones  divinas. Por ejemplo, en el capítulo X, titulado “Descorrer el velo” explica cómo estos seres espirituales se comunican con nosotros a través de la mente, por impulsos energéticos que transmiten a nuestro cerebro y que allí se convierten en palabras o sonidos, y también en imágenes. Explica sobre la  razón o motivo de por qué estamos en la tierra, que somos seres espirituales con una experiencia terrenal,  que nuestra alma evoluciona de lo material a lo espiritual, con misiones dispares para cada uno. Que hay un propósito global, además del propósito personal, con beneficios para  todos, como puede ser que la persona se convierta en un sanador, en un maestro espiritual, en un defensor de niños, en un escritor.
   La autora nos dice que es el Arcángel Miguel quien supervisa el propósito en la vida de todos los seres y que todos tenemos un guía espiritual en todo momento. No obstante recalca el reconocimiento de nuestro libre albedrío que ni los ángeles pueden modificar, nuestra decisión sobre el bien y el mal es soberana. Quedamos invitados por la autora a conocer esta angeleología que en el libro no deja punto sin tocar.
Artículo visitado 11 veces, 1 visitas hoy


Categorías: Columnas de Opinión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top