Con esta observación y el de la austeridad, se aprobó el presupuesto municipal para el próximo año que supera los 605 millones de pesos, ajustándose a la pauta nacional y al pacto fiscal de un aumento del 23 por ciento, y siguiendo los lineamientos provinciales de priorizar lo social.
  En la misma sesión se aprobó la creación del banco de tierras, que prevé la afectación del presupuesto municipal del 1 por ciento. Además se aprobó la ordenanza general tarifaria que prevé aumentos de 5 cinco a un 25 por ciento, afectando en mayor medida el ingreso de mercaderías al municipio, lo que tendrá una repercusión directamente en la góndola de los supermercados.
   En el ámbito de las incertidumbres, también ingreso una nota que fue presentada por la empresa prestataria del servicio urbano de pasajeros, en virtud que a partir de mes de enero del próximo año caen los subsidios nacionales al transporte, y consecuentemente, el precio del boleto se duplicará en el costo de prestación. En ese sentido existen algunos estudios y estimaciones por parte del gobierno provincial, a fin de tratar de subsidiar en parte el porcentaje que dejara de financiar el gobierno nacional, con el objetivo de llegar al déficit cero y así poder cumplir con las metas fijadas por el Fondo Monetario Internacional.
   En el análisis del boleto urbano de pasajeros, en principio, algunas estimaciones son que el precio del boleto podría llegar a superar los 50 pesos, en ese sentido se analiza para bajar costos, la reducción de frecuencias de horarios en donde el servicio es absolutamente deficitario. Es decir que muchas personas se verán afectadas en diferentes horarios y días en la posibilidad de poder hacer uso del transporte urbano de pasajeros, y es la gente de menor poder adquisitivo.
   Una de las cuestiones llamativas en la sesión fueron los considerandos en el dictamen de comisión en el cual aprobaron la ampliación del presupuesto de la Defensoría del Pueblo, que había solicitado trescientos  mil pesos y le otorgaron cien mil. En el dictamen, sugieren que el dinero sea utilizado para los fines específicos del organismo, aduciendo que todos los organismos del estado deben ser austeros en los gastos en estos tiempos de dificultad económica.
   Ajuste, austeridad, dificultades económicas, son las palabras que se escuchan más repetidas veces en todos los ámbitos, sociales, empresariales y laborales. Lo preocupante es que cada vez  hay más incertidumbre en la gente por lo que les pueda depara el futuro incierto.
El macrismo puede unir no solo al PJ
   Desde el ámbito nacional esperan poder conformar un frente cívico y social, convocatoria a una unidad nacional que incluya a todos los sectores perjudicados por el actual modelo político, económico y social que encabeza el presidente Mauricio Macri. Es en este contexto que llegaron dos candidatos presidenciables a la provincia de Misiones, el primero en llegar fue Sergio Massa, y luego lo hizo Felipe Solá, candidato más cercano al peronismo. Ambos mantuvieron reuniones con el Gobernador Hugo Passalacqua y con el presidente de la legislatura provincial y conductor político de la Renovación Carlos Rovira.
   Tanto Massa como Sola, además mantuvieron reuniones con otros sectores políticos, sociales y gremiales. Acompañándolos  estuvo  el diputado nacional Ricardo Wellbach.
   Massa ya está anotado a la carrera presidencial, con ese fin había conformado Alternativa Federal, un espacio creado junto a los gobernadores Juan Manuel Urtubey, Juan Schiaretti y el senador Miguel Pichetto.
   Ambos precandidatos presidenciales elogiaron la administración saneada que tiene Misiones y cómo desde la administración de Passalacqua se encaran los sectores más sensibles como educación, salud y temas sociales, poniendo como ejemplo que sobre estos temas debería haber un gran acuerdo nacional y establecerlos como política de Estado. Además coincidieron en la necesidad de cambiar el rumbo de este Gobierno, que privilegia a la timba financiera por un plan económico serio. En relación al fuerte condicionamiento con el Fondo Monetario Internacional, ambos coincidieron en señalar que debe haber un proceso de renegociación, porque las actuales cláusulas son imposibles de cumplir.
   Felipe Solá busca ser la opción dentro del peronismo, es por ello que estuvo acompañado por el presidente del Partido Justicialista de Misiones, el diputado provincial Rafael Pereyra Pigerl.  Y se diferencia -por ahora- de Massa en cuanto a la inclusión de Cristina Fernández en el proyecto. Massa de momento considera que Cristina deberá resolver qué hacer. En rigor, tanto los peronistas como los kirchneristas o cristinistas esperan que la ex mandataria defina qué va hacer cuanto antes. Destacan que las elecciones comienzan en algunas provincias en el segundo mes del año próximo, por lo que anhelan para entonces definiciones.
   Todas las encuestas conocidas hasta el momento coinciden en que la mayoría de los argentinos votaría a una alternativa opositora al actual gobierno. Tanto Macri, como Cristina Kirchner, comparten el mayor rechazo de la población y profundizan la grieta. Por ello, desde Cambiemos aspiran que la ex presidenta se presente y centrar la estrategia de campaña en lo que hasta hoy le dio buenos resultados electorales, como lo es el tema de la corrupción, que tiene buen acompañamiento judicial y mediático y así evitar hablar de economía.
   Pero la realidad indica que la gestión del presidente Macri arroja malos resultados. Casi el 45 % de las personas viven bajo la línea de pobreza. Una cifra muy alta y sobre todo se amplía el desafío para bajar ese porcentaje. Los datos crudos son poco alentadores: de los más de 13 millones de argentinos sumergidos en la pobreza, según la UCA, hay unos 6 millones de habitantes que pasan hambre, en un país que produce alimentos para más de 400 millones de habitantes en el mundo.
   La política nacional no está logrando revertir estos índices; al contrario, como se indicó, hay 1.500.000 de nuevos pobres desde la asunción de Macri, y 2.700.000 indigentes. Y aún más doloroso es que alrededor del 20% de los niños sufre desnutrición en nuestro país. A su vez, refleja el crecimiento de la brecha, que resulta cada día más enorme entre los que tienen todo y no tienen nada.
   Claramente, en estos momentos, los trabajadores son parte de un duro ajuste en el plan de recaudación que tiene el Estado nacional. Ello se ve reflejado en el aumento de 28,29 % que tendrán las escalas del Impuesto a las Ganancias. Esto implica que serán más los trabajadores que pagarán ese tributo, e incluso algunos pasarían a otra escala, lo que implica un costo mayor desde enero. Esto representó otra promesa incumplida del gobierno de Macri, que había afirmado que eliminaría este impuesto.
Artículo visitado 37 veces, 1 visitas hoy


Categorías: Columnas de Opinión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top