Las dos proyecciones que se ofrecen para este fin de semana en el Espacio INCAA-Cine Teatro Oberá son trabajos argentinos. Ambos enfocados ponen en conocimiento una visión de la vida del Gauchito Gil, muy venerado hasta la actualidad y de Rodrigo Bueno, músico y cantante de Cuarteto que, a 18 años de su muerte, sus canciones siguen vigentes.

Sinopsis: “Gracias Gauchito”

La vida del Gaucho estuvo marcada desde su niñez por la pobreza y la injusticia. Cuando su padre muere en la guerra, su hermanita es robada y su familia es expulsada de la tierra. Con ansias de justicia se encuadra, al inicio de su juventud, en la tropa de Zalazar, un guerrero astuto al servicio de las causas de turno. Pero las atrocidades de aquella banda lo obligan a escapar, convirtiéndose en un desertor condenado a la pena capital.

Altares rojos emergen día a día al costado de las rutas en devoción al Gauchito Gil, santo pagano de los desposeídos, degollado en el siglo XIX.

Sinopsis: “El Potro, lo mejor del amor”

Rodrigo siempre quiso cantar. Sus padres lo acompañan en su deseo y Rodrigo ingresa en el ambiente de la música tropical como cantante romántico donde su impacto es muy grande debido a su juventud, belleza y magnetismo. En el momento que comienza un ascenso en su carrera, lo sorprende la trágica muerte de su padre y se recluye junto a su familia en Córdoba. Durante ese período de duelo, Rodrigo comprenderá que la vida sigue y que lo más importante que tiene para salir adelante es la música, pero esta vez será la que él lleva en la sangre: el cuarteto. Vuelve a Buenos Aires y retoma su carrera como “El Potro Cordobés”. Como esos ídolos que se aman ciegamente por las pasiones que desatan, Rodrigo se enfrenta con todas sus contradicciones a medida que avanza con su personalidad y seducción haciendo bailar, cantar y vibrar a todo un país al ritmo de su música.

Artículo visitado 80 veces, 1 visitas hoy


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top