La ocupación y usurpación de tierras públicas y privadas sigue siendo un problema de difícil solución y de debate social, donde se ven enfrentados los intereses en algunos casos entre particulares y en otros casos el interés general cuando se toman espacios públicos. Es un tema de intervención policial y judicial, pero es la política la que debe resolver la cuestión.
   Los índices de crecimiento poblacional son altos en la provincia de Misiones, con la mayoría de habitantes jóvenes, que esperan incorporarse al ámbito laboral formal, cuestión que es cada vez más difícil por la situación económica del país, en donde se están cerrando industrias y comercios; en donde la desocupación comenzó a crecer y es el Estado el que debe afrontar con el asistencialismo que tanto molesta a algunos sectores de la población.
   Dentro de la problemática del crecimiento poblacional también aumenta la demanda por viviendas y tierras, que lleva en muchos casos a los sectores más excluidos de la economía a la determinación de tomar tierras públicas y privadas, pero es cierto también que entre los necesitados y desesperados, también hay muchos avivados, que se aprovechan de la situación.
   El Ejecutivo le reclama al Concejo Deliberante la sanción de la ordenanza para la creación del Banco de Tierras, en tanto desde el legislativo esperan mayores especificaciones de disponibilidad de dinero y de donde provendrían los fondos para la creación del mismo. Paralelamente, desde la presidencia del Concejo Deliberante, a cargo del concejal Ariel Cháves Rossberg, se presentó el proyecto para conformar la auditoría municipal, dando cumplimiento a la Carta Orgánica municipal, cuestión que no merece ningún reproche. Sin embargo se escucharon voces críticas por el sentido de oportunidad y prioridad en la utilización de los fondos, dado que la creación de dicha auditoria significaría destinar fondos para su funcionamiento, cuando las prioridades son otras, como lo es resolver el problema de la tenencia de las tierras.
   En este punto se deberían poner de acuerdo Ejecutivo y Legislativo en tratar de resolver la problemática antes que el problema se siga agrandando. Si bien la justicia está actuando en forma decidida en tratar de ponerle coto a la toma ilegal de tierras, entiende que es un problema social que debe resolver la política y no la justicia.
El país de la tijera
   Mientras se anuncian importantes recortes en las aéreas mas sensibles como ser salud, educación ciencia y tecnología, se confirma que el aumento de la pobreza es del 27,3 por ciento. Que aumentaron los despidos y suspensiones de personal en diferentes empresas. El gobierno  celebra un nuevo acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, adelantando fondos hasta el 2021, para asegurar el pago de los intereses de la deuda  pública contraída durante los tres primeros años de gestión del presidente Mauricio Macri. Con toda la deuda contraída, la pregunta de todos es ¿en donde está todo ese dinero y en los bolsillos de quien?
   Mientras se cumplía el cuarto paro contra la gestión de Cambiemos con un alto acatamiento,  Macri lanzaba su reelección desde Wall Street, que es el centro financiero mundial, todo un detalle y un mensaje claro al sector financiero especulativo y al FMI. Fue el mensaje asegurándoles que seguirá gobernando a favor de los intereses del sector financiero.
   La contundencia del paro le dejó un claro mensaje al gobierno de la desaprobación del actual modelo político económico y el pedido de rectificar el rumbo económico. Los reclamos también apuntaron a los partidos de la oposición para que no aprueben el presupuesto enviado por el Ejecutivo Nacional, en donde se plasman los recortes presupuestarios en diferentes aéreas de gobierno. Incluso ya se han anunciado recortes en las pensiones por invalidez, en las que -como se sabe- hay muchos que son avivados y no la deberían estar cobrando. Esperemos que no dejen sin el beneficio a los que realmente lo necesitan.
   Los combustibles que en este año subieron un 50 por ciento, están a la espera de un nuevo incremento del 4 por ciento, porcentaje que se traslada por encima de ese valor a las góndolas de los supermercados y a todos los servicios. Se espera el aumento del gas de más de un 30 por ciento, mientras ya se anunció el quite de los subsidios para los beneficiarios de la tarifa social.
   Ya existe preocupación en el área del transporte urbano de pasajeros, que ya fue tratado en audiencia pública y que según las estimaciones del intendente Carlos Fernández, sin el subsidio nacional el precio estimado seria de 36 pesos. Es decir que tendría un incremento cercano al 150 por ciento, lo que impactaría gravemente en el presupuesto de los trabajadores.
   En verdad se esperan tiempos muy duros y angustiantes para los sectores de los trabajadores, ante un gobierno que cada vez mas demuestra que gobierna para el capital financiero y que no tiene escrúpulos.
Artículo visitado 25 veces, 1 visitas hoy


Categorías: Columnas de Opinión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back To Top