A raíz del conflicto de tierras que atraviesa la Municipalidad de Oberá con familias tareferas en situación de pobreza, el intendente Carlos Fernández (FR) se reunió con un grupo de ellas y con el dirigente de la Asociación de Tareferos Unidos por la Acción, Ricardo Dos Santos, para evaluar el problema que a la Comuna le explota en las manos.
En principio, las familias cuestionaron el lugar elegido para la reunión, porque en vez de hacerla en la Municipalidad, se eligió un destacamento policial rodeado de agentes, que con su sola presencia intimidan a mujeres y niños.
El jefe comunal estuvo acompañado por algunos de sus funcionarios, entre ellos el secretario de Desarrollo Humano, Rafael Márques Da Silva; el asesor legal, Matías Fritz y el jefe del Departamento de Asuntos Barriales, Javier Velázquez, y varios policías. Uno de ellos explicó que buscan solucionar el problema, porque  “hay un grupo de familias que están en terrenos privados, aunque reconocemos sus necesidades. Nos preocupa este hecho que trascendió en la provincia y buscamos solucionarlo, es una cuestión que llevará su tiempo; pero las familias tienen que abandonar ese predio que es privado”, reiteró.

Trabajar en un relevamiento 
El jefe comunal admitió que el tema no es sencillo, porque hubo  intrusión de terrenos privados. Explicó que en tierras que no son municipales no tiene la posibilidad de intervenir. “Es una cuestión que resolverá la Justicia que sabemos es lenta y llevará sus días: pero en algún momento tomará alguna medida”, dijo.
Ante las familias, sostuvo que la idea es hacer un relevamiento de las familias asentadas; pero es necesario que salgan de los lugares privados.
“Nosotros podemos trabajar en base a un censo que nos permita contar con los datos para poder cruzarlos. Desde lo social tenemos la justificación del Municipio, y para eso debemos trabajar con las familias en un relevamiento sobre la cantidad de chicos, embarazadas y personas con discapacidad, estos datos se cruzan en ANSES, la provincia y Desarrollo  Social. Hay que armar carpetas con los datos familiares. No hay otra forma de trabajar”, manifestó Fernández.

Necesidad del Banco de Tierras
El intendente volvió a insistir que las familias deben salir del espacio privado, y a partir de ahí comenzar el trabajo. “No podemos ingresar al espacio privado sin la autorización de la Justicia o de los dueños”.

Aclaró que el tema tierras es su preocupación desde el primer día. Por eso presentaron en el Concejo Deliberante un proyecto para el Banco de Tierras desde junio del 2016, donde pedimos que el Concejo nos autorice trabajar en conseguir el Banco de Tierras, que incluye comprar a particulares porque la Municipalidad no tiene tierras”.
Destacó que necesitan ordenar la ciudad; que los lugares tengan accesos, calles para atravesar después con los servicios de luz eléctrica, agua potable y cloacas. “Queremos que todos tengan las mismas posibilidades de vivir en la ciudad, pero si no se hace el ordenamiento del territorio, Oberá no podrá urbanizarse”.
Fernández señaló que los lugares que se habiliten deben contar con un espacio institucional para el Centro de Salud, el Registro Civil, la Comisaría, etc., de otro modo es muy difícil el ordenamiento como sucede en Villa Triste y Sapucay donde no hay espacios de circulación para que entre una ambulancia o un taxi.
 “La tierra es necesaria, pero también trabajar en una organización territorial para que todos tengan las mismas posibilidades para todos”, subrayó el médico.
Recuperación de terrenos
El intendente puso como ejemplo los barrios como San José y Caballeriza para los que el dinero que se invierte proviene de organismos internacionales porque el Municipio no cuenta con recursos para el desarrollo urbanístico. “Sí hicimos gestiones y por eso recuperamos las tierras de Copisa, una Cooperativa de Trabajo, y a través de la Justicia, se logró todo el espacio. Se diagramó el desarrollo urbanístico con calles, con lotes para que lleguen los servicios y con un reordenamiento territorial”.
Explicó que una vez recuperada la tierra a través de la Justicia, se entrega al Iprodha, porque es el ente provincial que gestiona los créditos internacionales, con el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo, para hacer este tipo de obras. Con este desarrollo viene la organización del espacio de 350 lotes y se agregaron 200 más.

Necesidad de 3500 casas para solucionar parcialmente
El doctor Fernández admitió que Oberá necesita en este momento 3500 viviendas para solucionar parcialmente el problema de hábitat. El Municipio carece de tierras donde generar desarrollo.
Pidió tiempo para llegar a una negociación de los espacios privados. Analizar las necesidades en base a un trabajo de relevamiento con las familias más necesitadas, y evaluar la reubicación que no será en ese lugar privado.
“Tendrá que ser en espacios donde podamos programar, y que las familias tengan tranquilidad de que habrá un desarrollo y un futuro con título de propiedad. Mientras tanto se podrá hacer un comodato, como pasó con el barrio 100 Hectáreas, donde vamos a entregar los títulos, pero hace dos años y medio estamos trabajando. En nuestra gestión tenemos más de 250 títulos entregados, y creo que a fin del año que viene, estaremos entregando 500 títulos en total”.

“La necesidad llevó a las familias a tomar tierras”
En la reunión, las familias se pusieron firmes en sus reclamos, y en diálogo con el intendente, el dirigente tarefero, Ricardo Dos Santos afirmó que no incitaron a nadie para que tomen terrenos. “Yo jamás incité a las familias, fue la necesidad la que llevó a la gente a ocupar esos terrenos. Muchas veces buscamos el diálogo con el intendente, y nunca nos atendió. Tenemos un municipio que debería brindar ayuda, y no lo hace”.
Pero ahora cuando “pedimos una reubicación, nos dicen que eso lleva tiempo. Pero mientras tanto ¿dónde ponemos a la gente que no tiene casa, con chicos sin una cama para dormir? ¿Los llevamos al Municipio o los tiramos en la calle?”, preguntó.
Agregó que esas familias estaban viviendo en casas  ajenas, otras alquilando o vivían de la tarefa. Pero ahora el trabajo está crítico. “No podemos pedir más planes para incorporar gente porque nos dicen que no hay lugares. Entonces no pueden pagar el alquiler. Muchas veces pedimos al Municipio un terrenito y nunca hay. Y ahora nos enteramos que le están donando tierras a la Liga Interprofesional de Fútbol, una entidad privada que recauda mensualmente $250.000. ¿Por qué no se compra su propio predio si a cada socio le cobran una cuota? La decisión del Municipio parece que es dejar a la gente tirada en la calle, y mientras mantienen linda la zona céntrica, los barrios que se jodan”, enfatizó Dos Santos.

“No vamos a tirar a la gente a la calle”
Las familias coincidieron en que no pueden estar en una propiedad privada. “Y no existe la intención de sacarle la tierra al dueño, pero necesitamos una propuesta del gobierno municipal para sacar a la gente de ahí. Nosotros no vamos a pedirle a la gente que se vaya a la calle. Desde el Municipio hicieron la denuncia, pero no se acercaron a asistirlos con medicamentos, ni fueron a ver si algún chico necesitaba algo”, requirieron las madres.
En esa línea, Dos Santos argumentó: “Es una vergüenza que habiendo un Municipio tan grande, con una recaudación en impuestos que todos pagan, y sin embargo pasan camiones frente a nuestras casas sin agua, con chicos que toman agua que no sirve, y se niegan de darle un tanque.
Ese es un deber que tienen que cumplir como gobernantes. Nosotros no somos delincuentes ni queremos pelear; pero nos indigna la forma en que ustedes se expresan con eso de que “la solución lleva tiempo”.
“Usan nuestros datos para perseguirnos”
Y con respecto a los datos que solicita el Municipio para hacer un entrecruzamiento, respondieron: “Nos da miedo, porque al darles nombres y apellidos nos persiguen políticamente. Y la prueba es que a mí me armaron una causa judicial, igual que a nuestro compañero Hugo Silva que lo metieron preso. Repudiamos ese hecho porque significa perseguir a los pobres, solamente porque no tienen un lugar para vivir”, aseguró Dos Santos con mucha entereza.
Y continuó ante la mirada atónita del intendente y sus colaboradores: “¿Era necesario venir a reunirnos en un destacamento policial? El intendente vino a escuchar nuestras necesidades rodeado de policías, teniendo una Municipalidad enorme que es nuestra porque es pública. Sin embrago cuando caminaba los barrios pidiendo votos, no andaba con tanta custodia”, indicó.

“Los culpables siempre somos los pobres”
Una de las vecinas, le recordó a Fernández que durante la campaña electoral, él hablaba de las tres T: Trabajo, Tierra, Techo. “Me acuerdo bien porque yo fui su fiscal y trabajé para usted. Sin embargo mi mamá se cansó de llorar por un terreno y no le dieron, y mire hoy las circunstancias en las que estamos. Ella está entre los que tomaron la tierra, y su gente nos trata de delincuentes solo porque no tenemos dónde vivir.
Siempre los culpables somos los pobres, ‘los sucios’ como nos dicen; pero se olvidan que gracias a nosotros que caminamos y salimos a la calle, Fernández es intendente. Pero resulta que ahora nos tratan como delincuentes, eso es indigno”, remarcó la mujer con lágrimas en los ojos.
Artículo visitado 298 veces, 1 visitas hoy

Prensa PAyS


Categorías: Noticias Política Sociedad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back To Top