Los Chevrolet Camaro existentes en la provincia de Misiones se cuentan con los dedos de una mano, ya que su costo los convierte en vehículos realmente exclusivos. 
Por ello, el martes llamó la atención la información brindada desde la Unidad Regional II de Policía: “Secuestran un automóvil de alta gama por falta de documentaciones e investigan su procedencia”, se tituló el parte de prensa oficial, acompañado de dos fotografías del costoso coche.
Dicho informe fue emitido a las 19.57 e indicó que el conductor, identificado como Rubén Da Silva, manifestó no tener las documentaciones del auto, por lo que “se procedió al secuestro del mismo hasta tanto se determine su procedencia”.
Por tratarse de un auto cero kilómetro que vale 120 mil dólares y genera atracción, rápidamente la versión policial se propagó por los medios digitales y las redes sociales, donde se tejieron infinidad de comentarios, aunque en las fotografías se observaba que estaban colocadas las chapas de promoción de la concesionaria.
Recién a las 22.20, casi dos horas y media después del primer parte, desde la mista Unidad Regional II informaron que “finalmente no se secuestró el vehículo, por disposición del juez de Faltas de Oberá, ya que luego del acta de infracción (el conductor) presentó toda la documentación requerida, colocó los dominios y siguió circulando”.
De todas formas, la información errónea le generó enorme malestar al propietario del Camaro, quien se consideró víctima de un mal proceder policial y anticipó la intención de radicar una denuncia por daños y perjuicios.

No hubo secuestro
En diálogo con El Territorio, Da Silva se mostró muy molesto por la difusión de la primera versión que indicó que su coche fue secuestrado por carecer de los papeles en regla, al tiempo que indicó que si bien no tenía colocadas las patentes, las mismas estaban en el auto.
“A eso de las seis de la tarde me pararon en el control de ruta 14 y calle Ucrania y me pidieron los papeles; les dije: ‘voy hasta la agencia, busco y vuelvo’. Y así hice. Regresé, les mostré todo y les dije que iba a mi negocio a colocar las chapas, porque no tenía herramientas. Un oficial de apellido Giménez me dijo que no, que coloque ahí y lo hice. Pero en ese lapso me hicieron un acta y pusieron que no tenía carné, seguro, chapa, nada”, relató.
Los supuestos cargos incluyeron hasta averiguación de antecedentes, afirmó Da Silva, quien colocó las chapas, tomó la copia del acta y fue liberado para transitar.
“Pero llegué al negocio y empezaron los mensajes y llamadas de amigos y conocidos preocupados porque supuestamente me secuestraron el Camaro, siendo que estaba estacionado acá, frente al negocio. No entiendo por qué me escracharon así por los medios. No sé si es envidia, pero me parece una irresponsabilidad y falta de profesionalismo”, remarcó.
En tanto, reconoció que la ley prohíbe transitar sin patentes, pero repudió el accionar “del oficial Giménez que puso cosas falsas en el acta. Además del escrache innecesario hacia mi persona, como que andaba en un auto robado, cuando yo vendo la línea Chevrolet”.
“Además, si tenía tantas infracciones por qué me dejaron ir. Estoy muy indignado y la próxima que me paren en un control no voy a parar, porque hacen cualquier cosa”, opinó.

Artículo visitado 1.865 veces, 1 visitas hoy

Daniel Villamea

Por Daniel Villamea
Corresponsalía Oberá
Territoriodigital


Categorías: Noticias Policiales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top