Agenda cultural
   “Puentes que unen.   Ríos que abrazan” –Antología  Poética-  Así se titula este libro que muestra en su  tapa la reproducción de un hermoso puente, el que une la ciudad de Concepción del Uruguay con la isla del Puerto,  sobre el río  Paraná.
   Tres damas entrerrianas lo escriben, Myrian Ethel Guibaudo,  María Noemí Abdala y Stella Maris Guibaudo,  cada una con un estilo propio, en prosa o en poesía,  pero todas con el recuerdo de su infancia y adolescencia  vividos en aquel lugar ”La Clarita” ,  un pueblo con andén,  como ellas dicen , que es como decir, un pueblo con  vida,  bullicio,  viajeros,  horizontes, que tenía  todos  los domingos su  “fiesta en el andén”   toda vez que se acercaba pitando y humeando el maravilloso tren , lento, seguro, pacífico,  mostrando su gran porte, con sus hermosos vagones y mesas lustrosas.  La llegada del tren era en La Clarita un acontecimiento popular, que reunía a grandes y chicos, a familias y amigos.. Luego vino el  fin de este  transporte tan popular y con él  la extinción de los pueblos que  se  formaban a su alrededor  y el dramático  despoblamiento  en busca de otros lugares con otras oportunidades para trabajar. La Tierra Colorada por lo menos atrajo a Stella Maris Gibaudo que se afincó en Puerto Rico y hoy es una misionera por adopción, al estilo del también entrerriano y  escritor “obereño” , Hugo Wenceslao Amable.
   En  el  libro, las palabras puentes y ríos son provocadoras de simbolismos, de lugares que unen, que llaman al “encuentro  de adolescentes  que tomados de  la mano  recorren senderos sombreados,  camino a los puentes / testigos callados de este otoño de la vida” al decir de Myrian.  Si bien Stella se fue para siempre de “La Clarita” no olvida su país con rieles ni  el humo denso de los trenes  que se fue quedando “prendido en su  memoria. Ella dice que   “… ambos paisajes: aquel que he disfrutado en el pago entrerriano/ y el ahora adoptado en suelo colorado forman en  mi mundo interior , un cuadro entremezclado “,  donde están  los gurises  corriendo entre durmientes, intentando alcanzar la “zorra” paseandera   y las vías del tren,   que dibujadas paralelas serán la imagen indeleble amarrada a su memoria.  Entre esas evocaciones de  trenes,  puentes y ríos, en el libro  están  presente otros recuerdos   como los de  un  parque imaginado con juegos que no eran tales,  ni hamacas ni toboganes, su calesita era la  noria dando vueltas y vueltas con el jinete  adormecido y el malacara manso y noble  . Su tobogán eran caños de acero, su hamaca, ramas de un verde paraíso.  María Noemí volvió a  la Clarita para comprobar que  no escapó al destino de los pueblos sin trenes, con una vieja y abandonada Estación, con vestigios de aquellos rieles que tanta alegría traían, todo estaba como  antes mas nada seguía igual,  salvo el recuerdo de los afectos  “que no se han ido, que por siempre estarán…donde tú quieras tenerlos… todos juntos andarán”.
Artículo visitado 9 veces, 1 visitas hoy


Categorías: Columnas de Opinión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back To Top