Durante la Noche De Las Librerias en Oberá, (7 diciembre 2017) nos visitaron escritoras de otros lugares de la Provincia, entre ellas, Teura Roja, de Posadas, escritora, locutora, terapeuta comunitaria. Su nombre, de extraño sonido, viene a ser como su nombre artístico y dice mucho de ella al traducirlo: “Tierra Roja”. Siento que es algo más que un seudónimo. Su nombre es Carmen Lilia Fernandez, aunque no se si importa aclararlo , porque su nombre artístico es invasivo. La hemos conocido de personalidad extrovertida, apasionada… profunda… porque fue capaz de atreverse (en el mejor sentido) con textos de la complejidad de los de Roa Bastos.
Sin embargo los cuentos de Teura, son de por sí excelentes en su trama, en su desarrollo, autónomos, completos como tales, sin necesidad de referencia…. Sin embargo el título de su libro es provocativo “Interpretando a Don Augusto”. por eso nos incita a conocer esta fuente de inspiración : los textos originales de don Augusto.: “La excavación”, “La lucha hasta el alba”, “La flecha y la manzana”, “El país donde los niños no querían nacer” y “El niño azote”. Los textos de Roa Bastos, un hombre perseguido por la brutal dictadura de su país y largamente exiliado, no olvidan ni a su país ni a su gente en sus cuentos y novelas. El desafío de Teura nos impulsa a encontrar la conexión. De los cuentos indicados he leído dos, por el límite de esta columna: “La excavación” y “la lucha hasta el alba”. Siento que yo también “estoy interpretando”, pero esta vez a Teura, y a mi modo.
En ambos lo onírico parece volverse real y ser el modo de conjurar la violencia, la injusticia, Por ejemplo, en “El aparecido”, Teura inventa a Fermín, huérfano desde su nacimiento, estudiante y luchador político, que reedita con su trágica muerte la de su padre (en el cuento de Roa, preso político) al que nunca conoció y que sucumbió excavando el boquete de salida a la libertad. Fermín también muere luchando por la libertad de su país. El segundo cuento de Roa, “La lucha hasta el alba” es una alegoría, una paráfrasis del texto bíblico sobre la lucha en sueños de Jacob con una “Persona” (podría ser el dictador) hasta el alba (Génesis 32,24) que es la lucha del protagonista contra el padre violento (contra el Paraguay violento) que triunfa matándolo en el sueño. El alba le trae un triunfo que no es tal… En su cuento “El anochecer busca el amanecer“ Teura toma dos nombres bíblicos, donde su protagonista Jeremías paga con dolor por su sobrevida -ya que su padre no le perdona la muerte de su hermano Jacob (el Esaú de Roa). El sueño le sirve para escapar de la violencia, toma su poncho rojo (alusión a los colorados) que se le cae al perseguir en sueños a una bella muchacha (¿la libertad?). El despertar le trae un enigma: la joven no existió, pero sí el poncho colorado que alguien encontró en el camino y lo devolvió.

Artículo visitado 46 veces, 1 visitas hoy


Categorías: Columnas de Opinión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back To Top