Cuando todo parecía que el año transcurriría en calma entre el Ejecutivo Municipal y el Concejo Deliberante, la polémica surgió desde el juez de Faltas local, Francisco Sá, a quien le iniciaron un sumario administrativo desde el Ejecutivo Municipal por salir de vacaciones sin haber informado sobre el particular. Por tal motivo, el juez solicitó la intervención del Concejo Deliberante, para que éste dé cumplimiento al artículo 148 de la Carta Orgánica Municipal, que no es muy clara al respecto y existen varias interpretaciones de tipo jurídico político.
La controversia está planteada públicamente, dado que el Ejecutivo entiende que tiene dicha facultad, mientras tanto el juez de Faltas, así como el presidente del Concejo Deliberante Ariel Cháves, entienden que es competencia del Legislativo y no del Ejecutivo, y que ello está establecido en la Carta Orgánica Municipal.
Distinta es la opinión del vicepresidente del Concejo Deliberante, José María Vitelli, quien interpreta que la potestad de llevar adelante el sumario administrativo y sanciones es del Ejecutivo Municipal, porque el Juzgado de Faltas está dentro del organigrama municipal. Según Vitelli, si bien tiene independencia funcional, depende administrativamente del Ejecutivo.
Es necesario recordar que sigue pendiente de solución el planteo hecho por Sá sobre la cuestión salarial, que sigue sin resolución en el ámbito del Concejo Deliberante.
La solicitud del Juez de Faltas tomó estado parlamentario este martes y los concejales deberán resolver la cuestión en los próximos días, que hoy día se presenta como un conflicto de poderes entre el Ejecutivo y Legislativo, y que tiene algún tinte político de por medio, más allá de lo administrativo.
Por otro lado, la semana pasada el intendente Carlos Fernández dio inicio a las sesiones ordinarias, en donde realizó un balance de su gestión, destacando que durante dos años consecutivos el Municipio obtuvo superávit presupuestario, con lo que le permitió ir saldando la deuda heredada por más de 60 millones de pesos, anunciando además que en los próximos meses la misma quedará cancelada.
En su discurso, Fernández destacó las obras públicas realizadas y en ejecución, como así también la compra de vehículos para el funcionamiento municipal, además realizó un detallado informe de las metas logradas en las diferentes áreas de su administración municipal, destacando en el plano político, que lo logrado fue posible siguiendo el modelo político misionerista que encabeza el gobernador Hugo Passalacqua y que es conducido políticamente por Carlos Rovira.

El silencio otorga concesiones
Mientras el gobierno habla del pasado y del futuro incierto, a la gente le importa la realidad que vive a diario, los aumentos, los ingresos que no alcanzan a cubrir los gastos mensuales, los despidos. Las expectativas depositadas en el gobierno nacional que encabeza el presidente Mauricio Macri se van esfumando día a día, la gente cada día está más irritada y angustiada, porque los ajustes han afectado a diferentes sectores sociales, y que provocan reacciones al escuchar afirmaciones tales como: el crecimiento invisible, que lo peor ya pasó, que la inflación va a ceder, cuando todos perciben a diario una realidad diferente al relato de funcionarios nacionales.
Por ello, no es casual que en diferentes ámbitos sociales y culturales se escucharon cánticos contrarios a la gestión de Macri, que cargaron de preocupación e irritación al gobierno que se defendió y justificó que la bronca social salió y provino de sectores kirchneristas, identificándoles como los planeros, aquellos beneficiarios de planes sociales, cuando en realidad las manifestaciones con lo que se identifica como el hit del verano, se cantó en diferentes estratos sociales y culturales.
Es una puerta negativa que se le abrió al gobierno y que no saben cómo cerrarla, y cuanto más esfuerzo hacen en tratar de acallar las voces sociales que se manifiestan, más reacciones contrarias al gobierno se hacen escuchar.
Los representantes de la Iglesia se mostraron preocupados por la complicada situación social y los despidos que el gobierno disimula y los medios oficialistas lo esconden y tapan con otros temas, como lo son el tema del aborto y el trillado tema de la corrupción K. Incluso el Poder Judicial está pagando precios muy caros por seguir las líneas editoriales de los diarios y los intereses gubernamentales, los sondeos de imagen del funcionamiento judicial los ubica en un 70 por ciento de imagen negativa.
Mientras el gobierno de Cambiemos se debilita, esto favorece a la oposición, que comienza a percibir que hay posibilidades de derrotar electoralmente al frente Cambiemos. Es por ello que comienzan los diferentes sectores del justicialismo nacional a mantener reuniones y a mover sus fichas con vistas a las elecciones presidenciales del 2019. En ese sentido, ya se habla de que algunos sectores peronistas se podrían juntar con vistas a las PASO de agosto del próximo año, en donde se presume, podrían competir como mínimo tres candidatos a presidente por el PJ.
Los sectores opositores están abocados en tratar de capitalizar el descontento social y la caída de imagen del gobierno de Macri, con el fin de que el gobierno no logre recuperar imagen positiva; y que si logra recuperarla, que sea lo mínimo posible.
Falta mucho para las elecciones presidenciales del 2019 y todo puede pasar. Seguramente el gobierno nacional intentará lograr revertir la imagen negativa que hoy día tiene su gestión, observando que ya no logran conformar a la gente con seguir atacando al gobierno anterior.

Artículo visitado 145 veces, 1 visitas hoy


Categorías: Columnas de Opinión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back To Top