Este, el 2018, es para Oberá un año significativo ya que se cuenta calendario 90 años de vida institucional desde su fundación el 9 de Julio de 1928. Tanto como para ir señalando hitos sociales y culturales que confirmen la voluntad de los obereños en “hacer algo por su ciudad” damos espacio a inquietudes y concreciones que justifiquen aquello que repetimos de que Oberá contaba y cuenta con calificado material humano. Un pequeño homenaje rumbo a los 90 años ciudadanos, homenaje que repetiremos en próximas ediciones.

Inmigrantes Colonizadores
En esta entrega reproducimos trozos de la disertación que se le pidiera hiciese don Reynaldo Bjorklund de relevante actuación pública allá por los 60/70, quien con elocuentes palabras rememoró aquellos años primeros de la enervante lucha del inmigrante con la selva que lo desafiaba en el Yerbal Viejo y que publicáramos en nuestra edición del 8 de julio de 1969.
“…Estos hombres llegados a Yerbal Viejo desde lejos con un enorme caudal de esperanzas, son los varaderos artífices de cuanto es en Oberá signo de progreso, porque son los que en porfías constructoras demostraron hace casi medio siglo tener temple y talante de triunfadores dado que empezaron y siguieron adelante, a veces hasta los tumbos improvisadamente, pero siempre adelante…
Los aquí presentes: Calé Abramson, Pilar Vda. de Clade, Fernando Fellermaier, David Hedman y Sra., Doralina Hultgrem, Einar Jakowson, Enrique Kallsten y Sra., Esther Kallsten, Aurelio Lindström y Sra., Gerardo Lundqwist y Sra., Basilio Lutz y Sra., Martha Lutz, Ana Laski de Melnik, Víctor Olsson y Sra., Rodolfo Paas y Sra. y Ángelo Sartori y Sra. juntamente con muchos que Dios llevó a la Eternidad, superaron los egoísmos humanos con elogiable sentido de la fraternidad, tal vez porque en las luchas con la naturaleza bravía y las contrariedades, rodeados de soledad y afrontando cruentos sacrificios y trabajando diaria y rudamente con elementos primitivos hasta mucho más del ocaso del sol, sus corazones estaban siempre cerca del latir generoso de la tierra.
Podría decir y hasta afirmar que los cuerpos y almas de más de 33 bien definidas patrias de distintos puntos del orbe, labraron en las selvas de Yerbal Viejo las bases de una sola nacionalidad; la argentina!! .
Hoy concordamos que en Oberá es savia estimulante el abrazo de los apellidos gringos con los criollos que crearon una generación que es indudablemente una esperanza plena…
Una poderosa y gravitante entidad comunitaria socio económica agraria de nuestro medio a la cual tengo el honor de pertenecer como mis padres que desgraciadamente también se fueron para siempre, al celebrar en 1954 sus bodas de oro biografió con magistral estilo el pasado de Oberá.
Para estos pioneros y sus familias y como testimonio de reconocimiento e intento de rememorar una época pretérita que ya es historia verdadera, me permito reproducir lo expuesto en esa oportunidad, adecuándolo a las actuales circunstancias: “Los montes se aplanaban cada vez más al conjuro del avance de carros, hachas y arados pobladores. Mientras bajo la suprema calentura del sol o el interminable gris azuloso de nuestras lluvias, en afanoso laborar se aguardaba el milagro bíblico de la multiplicación de los panes, muchas fueron las jornadas en que el hambre hacía atender retorcijones, su particular y descorazonante universo de vacío.
Era una lucha en que únicamente los fuertes y estoicos subsistían.
Felizmente –el tiempo dijo su verdad- los fuertes y estoicos fueron muchos.
Al idioma de los indios primitivos que dejaron su sello en el nombre guaranítico y resonante del pueblo nuevo, se sumaron cada día nuevos y extraños acentos. Las listas de escandinavos- suecos de Yerbal Viejo de los misterios- se alargaban con apellidos franceses, alemanes, castellanos, italianos, polacos, japoneses, ucranianos. La lengua portuguesa, dominante hasta entonces en la zona, se replegaba hacia la costa del Uruguay mientras los gringos estaban enseñando el chapurreo de su castellano y, al mismo tiempo, en las conversaciones íntimas seguían rindiendo culto al idioma de sus mayores.
Babilonia hablaba en la selva, a la costa de arroyos encachuerados, en las faldas de las serranías, su lenguaje de empeño realizador. Al gorjeo de los pájaros, chillidos de monos al aullar del yaguareté, vino a agregarse el bronco y espaciado resonar de las hachas colonizadoras. Misiones y Oberá, en alas de ánimos empujantes, transitaban caminos de grandeza.
Los años pasarán y todos estos acontecimientos y estos hombres formarán un día parte del acervo moral, espiritual y material de Oberá y personalmente conceptúo que llegarán las circunstancias propicias para que las autoridades oficiales provinciales que pudieran corresponder arbitrarán los recaudos necesarios para perpetuar en el mármol o en bronce la figura del colono inmigrante que tanto nos dio y que aun sigue dando, a pesar de la continuidad de dificultades que entristecen sus corazones y desalientan sus espíritus fecundos y creadores al observar con dolientes miradas y silenciosa actitud que las chacras se cubren con la misma maleza que hace muchas décadas destruyeron con fe y esperanza en el porvenir”

Página de Historia
Plan de San Martín
Al conmemorarse un aniversario más de su nacimiento el pasado 25 de febrero, y como homenaje a este gran libertador de América que fuera el general José de San Martín, escribimos -al decir de Mitre- “Al lanzarse la República Argentina a la empresa de la reconquista de Chile, obedeció a tres tendencias: la defensa propia como móvil; el dominio del Pacífico como medio y la emancipación de América del Sud, como fin, San Martín era el alma de la alianza argentino chilena; O’ Higgins, el vínculo internacional que la garantizaría por parte de Chile; el Ejército de los Andes, el nervio y su musculatura y la Logia Lautaro, su mecanismo secreto”
“No se felicite mi querido amigo, con anticipación de lo que yo pueda hacer en ésta; no haré nada no me gusta aquí, no conozco los hombres ni el país y todo está tan anarquizado, que yo sé, mejor que nadie, lo poco que puedo hacer. Ríase usted de esperanzas alegres. La patria no hará camino por este lado del Norte que no sea una guerra permanente, defensiva, defensiva y nada más; para eso bastan los valientes gauchos de Salta con dos escuadrones buenos de veteranos. Pensar en otra cosa es echar al pozo de Airón hombres y dinero. Así es que yo no me moveré ni intentaré expedición alguna. Ya le he dicho a usted mi secreto: Un ejército pequeño y bien disciplinado en Mendoza, para pasar a Chile y acabar allí con los godos apoyando un gobierno de amigos sólidos para acabar también con los anarquistas que reinan. Aliando las fuerzas, pasaremos por el mar a tomar a Lima, ese es el camino y no éste, mi amigo. Convénzase usted que hasta que no estemos sobre Lima la guerra no se acabará. Deseo mucho que nombren ustedes alguno más apto que yo para este puesto: empéñese usted para que venga pronto ese reemplazante y asegúreles que yo aceptaré la intendencia de Córdoba. Estoy bastante enfermo y quebrantado; más bien me retiraré a un rincón y me dedicaré a enseñar reclutas para que los aproveche el gobierno en cualquier parte. Lo que yo quisiera que ustedes me dieran cuando me restablezca es el gobierno de Cuyo. Allí podría organizar una pequeña fuerza de caballería para reforzar a Balcarce en Chile, cosa que juzgo de gran necesidad si hemos de hacer algo de provecho y le confieso que me gustaría pasar mandando este cuerpo”
(Carta escrita por San Martín en abril de 1814 a Nicolás Rodríguez Peña, presidente del Consejo de Estado bajo el directorio de Posadas)

Artículo visitado 51 veces, 1 visitas hoy


Categorías: Columnas de Opinión

Un comentario en “Recuerdos del Ayer Obereño

  1. Aníbal Rodolfo Santander

    Me encanta que nos recuerden lo difícil de la colonización de Yerbal Viejo – Oberá y también nos recuerde esa gran gesta encabezada por San Martín de cruzar los Andes, una proeza comparable a la llegada del hombre a la luna. Una pregunta siempre me acompaña ¿quién financió el cruce de los Andes y luego el traslado a Lima?

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back To Top