Mientras conversábamos internándonos en la mar de noticias que afloraba ante los buscadores de ellas, buceando y escogiendo entre las que sacuden nuestra epidermis (¿neuronas sensitivas?), un poco porque entendemos que este tiempo político nos provoca arrugas en la frente tratando de desembozar complicados panoramas ideológicos que sacuden y se colisionan en el apuro de posicionar soluciones para el difícil día a día que vivimos aquí y allá, todo ello entre salpicones familiares y ocios imprescindibles para atenuar prolongados razonamientos que, entendemos, se pueden desarrollar convenientemente en este Misiones, paradisíaco geográfica y socialmente en que vivimos, entorno que cuenta con material humano apto, emprendedor y pacífico producto del choque cultural, primeramente hispano, jesuita, guaraní, y luego argentino, brasileño, paraguayo, europeo, asiático, construyendo todo un mosaico poblacional atraído para su llegada y en gran medida por el “oro verde” el buen suelo, la madera de sus montes, la generosidad de un país ávido de población y que se ha ido culturizando en progreso y engrosando convenientemente etapas competitivas nacionales.
Y bien, cuando más arreciaba la conversación y se alzaban apasionadas las voces en contrapunto, nos apresuramos a escribir un osado pensamiento que garabateamos sin abandonar nuestro puesto oral de lucha y así tiramos a la mesa “La honestidad en el uso de la palabra”.
Y tras el chispazo, el cortocircuito polémico y la pregunta íntima que obliga a razonar tras los pasos dados en la conversación y ufanos ante la posibilidad de haber ajustado uno de los tantos cables a tierra que fortalecen la democracia, fuimos repitiendo “sí, pero, estamos hablando de política y políticos y bien sabemos que allí el valor y el tono de las palabras que se usan corren por cauces polifacéticos tratando de conseguir a través de ellas un efectivo triunfo dialéctico que permita concretar propósitos elaborados en pluralidad.
Tras aquel cambio de opiniones y basándonos en los personajes que en todo lugar tienen la misión de exponer actitudes en sus funciones o, simplemente, en tanto y tanto mundo de gente que puede tener voz pública, nos atrincheramos en la frase y nos alentamos en la posibilidad de soñar que como ingrediente imprescindible en la actividad democrática se incluya “La honestidad en el uso de la palabra”.
Es que imaginamos un quehacer público y privado en el cual los mensajes de ida y vuelta sean producto de una honestidad de pensamiento llevado a la palabra y así sí quisiéramos creer se evitaría distorsionar presente y asegurar futuro.

Oberá del 78
Este, el 2018, es para Oberá un año significativo ya que se cuenta calendario 90 años de vida institucional desde su fundación el 9 de Julio de 1928. Tanto como para ir señalando hitos sociales y culturales que confirmen la voluntad de los obereños en “hacer algo por su ciudad” damos espacio a inquietudes y concreciones, en este caso producidas hace 40 años, que justifiquen aquello que repetimos de que Oberá contaba y cuenta con calificado material humano. Un pequeño homenaje rumbo al centenario que, si les parece, puede repetirse.

El Grupo Teatro Oberá presentó con éxito Las Tres Caras de Venus
Publicado el 29/07/1978- P.M. Pág. 2
“El sábado 22 del corriente en el salón del Instituto Carlos Linneo y en adhesión a los actos conmemorativos del cincuentenario de Oberá, el Grupo Teatro Oberá presentó la obra de Leopoldo Marechal, las Tres Caras de Venus.
El salón estaba colmado y la atención fue magnífica logrando calurosos aplausos a la terminación de cada cuadro, amén de una ovación que subrayó la actuación de Julio Estevez en un dramático momento del cuadro quinto.
La obra de Marechal –una sátira a la tecnología moderna llevada a sus extremas consecuencias- es brillante como todo trabajo de este valioso autor argentino. El lenguaje agudo y simbólico mantiene atento al espectador que se siente subyugado por tan chispeante genio. La dirección del profesor Amable estuvo muy acertada superando con creces los inconvenientes presentados por la parte literaria de la obra.
Los intérpretes pusieron lo mejor de sí mismos y superaron en forma satisfactoria las no pocas dificultades que la comedia presenta sobre todo por los cambios psicológicos que se van presentando a lo largo de la interpretación.
Algunos ajustes habrá que hacer, sobre todo en el cuarto cuadro que, dado lo largo del monólogo del Arquitecto, tiende a caer en la monotonía.
De todas formas creemos que esta presentación supera las anteriores pues demuestra, de parte del Grupo- un deseo de incursionar en campos nuevos y en técnicas de vanguardia que realmente lo honra.
La Comisión Municipal de Cultura auspició el acto y al final de la presentación la señora María Cristina A. de Ostrorog hizo entrega al director del Grupo, Prof. Hugo Amable de un escudo de Oberá tallado en madera por medio del cual la citada Comisión quiso demostrar su agradecimiento a él y al Grupo que lo secunda.
Nota: El original ha sido transcripto sin corrección alguna como para que el lector se involucre en el tenor de los tiempos que se vivían entonces.
El Baile de Gala 40 Aniversario
Publicado el 9 de Julio de 1968. P.M. Pag. 5
“En los salones de la Firma Urrutia Hnos. en Villa Svea, se llevó a cabo en la noche del sábado el Baile de Gala con que se celebró oficialmente el 152º aniversario de la Independencia nacional y los 40 años de vida de la ciudad de Oberá.
Presidieron la mesa central el Intendente Municipal don Eduardo León Mandar y su señora esposa, estando presentes en el mismo los integrantes de la Comisión Municipal de Festejos del 40º aniversario.
La velada fue amenizada eficazmente por la orquesta de Panchito y su Jazz y contó con la animación de Jorge Valdez.
Gran cantidad de público concurrió a la Fiesta que se prolongó hasta altas horas de la noche participando animadamente de la misma.
La nota central de la jornada la constituyó la elección de la Reina de Oberá, entre las cuatro princesas participantes.
El veredicto del jurado, señaló a la señorita Martínez, representante de la escuela Normal Nº 4 “Nicolás Avellaneda” como soberana de la ciudad.
La agraciada reina fue coronada con sus atributos por el intendente Mandar y el comandante Jacobo Nasiff, Jefe del Escuadrón 9 de Gendarmería Nacional.
Como primera princesa fue designada la señorita Argañaraz y segunda princesa la señorita Appes.”

Artículo visitado 19 veces, 1 visitas hoy


Categorías: Columnas de Opinión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back To Top