La reforma previsional tuvo su primer manifestación política y social fuerte en estos dos años de gobierno de Cambiemos que encabeza el presidente Mauricio Macri, con incidentes y manifestaciones fuera de de las convocatorias sindicales, a pesar de ello el gobierno nacional logro aprobar la reforma previsional por escaso margen de votos.
Los cacerolazos se hicieron sentir tanto el lunes como el martes para sorpresa del gobierno nacional, es que este método de protesta siempre estuvo vinculado a los sectores medios que nunca antes se habían manifestado en contra el PRO o Cambiemos, sino mas bien contra el kirchnerismo, y que tuvo su irrupción en la caída del gobierno de la alianza que marco la caída del gobierno de Fernando De La Rúa, en el 2001.
El gobierno nacional minimizó señalando que la protesta fue de un grupo de la población que no está contento, que votó distinto que el cacerolazo fue una expresión minoritaria, vinculada al kirchnerismo. Ninguneando de este modo el descontento social y vinculando la opinión contraria a la reforma a un origen y pensamiento partidario. En otras palabras en sus expresiones la vice presidenta Gabriela Michetti, interpreto que todos los que tienen una opinión contraria a las reformas que está impulsando el gobierno son kirchneristas, lo que se convierte en un error conceptual y de interpretación.
La conferencia Episcopal en la reunión con el presidente Macri, le pidieron que el mayor esfuerzo lo hagan los que más tienen y plantearon su preocupación por la situación de los jubilados. En principio el gobierno nacional negó que la reforma previsional afectaría a los jubilados, pero luego anuncio que otorgaran un bono compensatorio por la pérdida que dicha modificación provocara. La cuestión será ver con el tiempo si ese bono que hoy sale a luz no es solo para calmar momentáneamente el malestar en la clase pasiva. Además, se anticipa que la reforma es inconstitucional y ya se han hecho presentaciones de recursos de amparo para que no se aplique la ley sancionada por el congreso nacional.
La diputada nacional Rosa Muñoz, del Chubut, denunció públicamente y con pruebas que el Gobierno Nacional amenazó con ahogar a las provincias si sus diputados no votaban el polémico ajuste. Y esto fue una cuestión que queda evidenciada en el voto de varios legisladores nacionales, porque a los gobernadores no les quedaba otra salida que acompañar la reforma propuesta por el gobierno nacional.
Cuando el pueblo comienza a demostrar su malestar haciendo escuchar su vos con ruidos de cacerolas es conveniente escuchar y prestarle atención a esas voces y no minimizarlas ni ningunearlas como lo está haciendo el gobierno nacional.

Diputados de Cambiemos contradictorios
Durante la votación de autoridades de la Legislatura es el doble discurso de algunos dirigentes de Cambiemos, mientras se los escucha en el discurso hablan de que a través del dialogo se deben construir consensos, en la práctica y en los hechos se alejan de los pensamientos expresados en palabras. Y esto se noto claramente en la elección de autoridades de la cámara de representantes de la provincia, en donde ocho de los 10 diputados de Cambiemos se abstuvieron de votar al momento de elegir las autoridades de la legislatura, traicionando incluso sus propios planteos de respetar las mayorías y minorías.
Esta actitud asumida por los legisladores provinciales de Cambiemos los dejo claramente expuestos ante la sociedad, que de arranque el bloque está dividido en su forma de pensar y actuar, porque los otros dos diputados del PRO, Miguel Ángel López Vedoya y Jorge Ratier Berrondo, quien fue electo vicepresidente segundo de la Legislatura, votaron a favor de la propuesta mayoritaria y que previamente habría sido consensuada. Es por ello que gran parte de la sociedad puso reparos la abstención de los legisladores, cuando hablan de consensos y de cerrar grietas, o de mínima podrían haber presentado una propuesta alternativa y votar por ella.
Las criticas y observaciones no solo se sintieron en el ámbito social sino también en el seno de la Alianza de Cambiemos Los diputados del PRO que se abstuvieron fueron cuestionados por no respetar el mandato partidario, Por lo que podrían ser sancionados los diputados Rocholl y Nilsson, por desobediencia partidaria o por lo menos tener un fuerte llamando de atención.
En el ámbito del concejo deliberante de Oberá, se reeligieron las actividades sin mayores inconvenientes y sin ánimo de confrontación. De esta manera fueron reelectos Ariel Cháves Rosberg como presidente y Luis María Vitelli como vicepresidente.
Ahora el deliberativo local se encuentra abocado al análisis del presupuesto del ejecutivo municipal para el próximo año, en el cual los concejales exigirán que el ejecutivo lleve adelanten algunas de las obras solicitadas por los concejales.

Artículo visitado 107 veces, 1 visitas hoy


Categorías: Columnas de Opinión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back To Top