Lo que suponían fue una travesura juvenil, una actitud de rebeldía propia de la edad, resultó ser un escape y un llamado de atención por lo que sucedía dentro de la propia casa, donde una niña de 13 años era objeto de abuso sexual por parte de su padrastro. 
Por orden judicial, el sujeto -de 61 años y nacionalidad brasileña- fue detenido y alojado en la comisaría de Villa Bonita, municipio de Campo Ramón, mientras que la menor recibió asistencia psicológica de una profesional de la Comisaría de la Mujer de Oberá.
Según precisó en la denuncia, cada vez que su mamá se ausentaba de la casa, el acusado trataba de besarla en la boca y manosear sus partes íntimas, al tiempo que le insistía para que “fuera su amante”.
Asimismo, ante las sucesivas negativas de la criatura, la amenazaba para que no le cuente nada a nadie. Los hechos transcurrieron en una chacra de Colonia Paraíso, Campo Ramón.
Acorralada y cada vez más temerosa de que el sujeto logre saciar sus bajos instintos, la nena le comentó lo que pasaba a una amiga de 14 años y le mencionó su intención de buscar refugio en otra parte.
Sin medios y alejadas de todo, el martes pasado las menores iniciaron una caminata por caminos vecinales y picadas hasta el domicilio de Rosalino D. S. (63), en paraje Sargento Cabral, municipio de Panambí.
El sujeto, también de nacionalidad brasileña, es amigo la familia de la presunta víctima y albergó a las menores que llegaron exhaustas a su chacra tras recorrer a pie alrededor de 20 kilómetros, con riesgo de extraviarse por los intrincados caminos de la zona.
Al mismo tiempo, los familiares de ambas niñas habían denunciado su desaparición y la Policía inició la búsqueda. Vecinos de la colonia señalaron haberlas visto caminando y aportaron datos concretos para dar con su paradero.

Enemigo en casa 
Fue así que el miércoles una patrulla de la comisaría de Villa Bonita arribó al domicilio de Rosalino D. S., quien vive con su familia, y dieron con las niñas. Ante la consulta de los uniformados, el dueño de casa comentó que las chicas llegaron a pie y sólo refirieron que salieron de paseo.
Como indica el protocolo, las menores fueron revisadas por un médico del centro de salud local y se constató que no presentaban lesiones visibles y presentaban buen estado general.
Tras cumplimentar las diligencias legales, alrededor de las 17.50 ambas fueron restituidas a sus respectivas progenitoras en Colonia Paraíso. Fue entonces que la niña de 13 años relató sus pesares, para sorpresa de su mamá y de los propios integrantes de la comisión policial.
Envuelta en llantos, contó que decidió darse a la fuga porque en varias ocasiones su padrastro trató de besarla en la boca, pretendía manosearla en sus partes íntimas y le preguntaba si no quería ser su amante.
Incluso, el sujeto habría tratado de seducirla con la promesa de regalos. De todas formas, ante la negativa de la menor, comenzó a amenazarla para que no le cuente a su madre.
El sujeto fue identificado como Amadeo L. (61), alías ‘Amadeu’, quien por orden judicial quedó alojado en la comisaría de Villa Bonita.
En tanto, la niña fue trasladada a la Comisaría de la Mujer de Oberá y fue asistida por una psicóloga, mientras que su madre prestó declaración testimonial y luego regresó con su hija a su domicilio.
Preventivamente, la causa fue caratulada como delito contra la integridad sexual sin acceso carnal e interviene el Juzgado de Instrucción Uno.

 

Artículo visitado 462 veces, 1 visitas hoy

www.TerritorioDigital.com


Categorías: Noticias Policiales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar...

Back To Top