Se reunieron nuevamente para una segunda evaluación del Complejo Termal de Oberá, la Facultad de Ingenieria y los integrantes del consorcio: la Municipalidad y la CELO. El objetivo: analizar los pasos a seguir en este estudio más profundo que pretenden efectuar incluso con presentación de proyectos a la Nación.

Tal cual ya se conocía, el agua del pozo termal NO es apta para consumo humano, a menos que reciba tratamiento. Tampoco para el riego de vegetales, así lo explicó la Ingeniera Maria Dekun del equipo técnico de la Facultad de Ingeniería, que evalúa la situación.

Javier Carisimo, coordinador del complejo termal por parte de la Municipalidad sostuvo que “La facultad de ingeniería hizo un estudio de los caños y demás y se pidió reemplazar tramos e invertir el orden de los mismos, para que la infraestructura que soporta mayor presión aguante. Ahora queda coordinar con la CELO, que tiene mucha gente de vacaciones, nos pidió tiempo porque agua potable esta con otros trabajos, para seguir con la obra”.

Dijo que “en cuanto al encamisado y estado del pozo, quedamos en formalizar la nota para pedir asesoramiento a la facultad. Lleva su tiempo en la verificación pero para la próxima vez que se saque la bomba vamos a hacer el estudio. El Ing Tarnowski nos decía que se puede seguir con la explotación igualmente, por ahora, aunque es bueno hacer un estudio general”.

También afirmó que la idea en general es potencial el lugar con otros atractivos “ para que no se penda solo del Parque termal, hay que buscar otra inversión mayor claro, por eso buscamos potenciar la idea”

Sobre el aspecto técnico a definir y algunas especificaciones del agua, la Ing Dekun sostuvo que “se sigue trabajando con  las distintas instituciones buscando alternativas tecnológicas viables que mejoren la prestación de servicio”.

“Buscamos ayuda financiera a través de Nación, con la formulación de un proyecto a Ministerio de Ciencia y tecnología de la Nación para desarrollo municipios, que es una de las posibilidades. Paralelamente en ese estudio incluir que hacer con el desecho del agua termal, la idea es buscar una utilidad mayor, para reducir además el impacto ambiental. Es agua no se puede utilizar para consumo humano pues tiene alto contenido de minerales y azufre, la idea incluso es utilizar la temperatura del agua aun cuando sale de la pileta, que no sea consumo humano. Tampoco sirve para riego, a menos que se haga tratamiento”, explicó la profesional técnica.

En ese sentido  analizó que “podría servir para la construcción, limpieza espacios públicos y proceso secado utilizando temperatura elevada del agua, todo por supuesto hay que estudiar”, puntualizó.

Artículo visitado 258 veces, 1 visitas hoy

www.meridiano55.com


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top