El defensor de Victoria Aguirre (24) oficializó el pedido de recusación del camarista Julio Carvallo, quien el martes fue nombrado como integrante del tribunal especialmente conformado para tratar el apartamiento de todos los miembros Tribunal Penal Uno, órgano encargado de juzgar el homicidio de la pequeña Selene Aylén Aguirre. 
De esta forma, en menos de 48 horas, el abogado Roberto Bondar recusó a cuatro magistrados y logró retrasar la continuidad del debate oral y público que comenzó el 28 de mayo y apenas pudo concretar dos de las cinco jornadas previstas inicialmente.
El pedido contra Carvallo se oficializó en la víspera con el argumento de una “enemistad manifiesta”, según el escrito presentado por mesa de entrada del Tribunal Penal.
Bondar recordó que fue defensor de Rubén Schnimg, uno de los cinco imputados por el homicidio de María Elena ‘Marilyn’ Bárbaro, perpetrado el 17 de abril del 2004 en esta localidad, y que Carvallo es familiar de otro de los acusados.
Con consecuencia, el argumento esgrimido por el defensor de Aguirre se reduce a una presunción de que el camarista buscaría perjudicarlo en la causa que ahora se ventila.
Ante este panorama, repleto de suspicacias y presiones exteriores, como ser la movilización de organizaciones de género, la audiencia prevista para mañana quedó suspendida y se nombrará otro juez para completar el cuerpo que resolverá la cuestión de fondo, es decir, si se acepta o no el pedido de apartamiento del Tribunal Penal que inició el debate.
Precisamente, el último martes, Bondar recusó a los jueces Lilia Avendaño, Francisco Aguirre y José Pablo Rivero por supuesta parcialidad a favor del Rolando Lovera (33), también imputado por el homicidio de Selene.
El pedido de apartamiento de los magistrados en pleno desarrollo de un juicio se inscribe como un hecho inédito en el ámbito local.
Fue así que, para zanjar la cuestión, se suspendió el juicio y se convocó a un tribunal independiente conformado por los camaristas Jorge Villalba, Graciela Heppner y Carvallo.
Inicialmente, la audiencia entre las partes se realizaría hoy, pero ante la nueva recusación se resolvió postergar todo para luego de la feria judicial que comienza el lunes y se extenderá hasta el próximo 24.
Por ello, la continuidad del debate por el asesinato de la pequeña Selene se concretaría en la última semana de julio.

Ataque a la fiscal 
Durante el desarrollo del debate oral y público contra Aguirre y su ex concubino Lovera, se observó una marcada virulencia hacia la figura de la fiscal Estela Salguero por parte de integrantes de organizaciones de género que reclaman la absolución de la madre de Selene.
El primer día la interrumpieron en pleno desarrollo del juicio, por lo que tuvo que intervenir la presidenta del tribunal, Lilia Avendaño, quien reclamó orden en la sala.
Luego, la fiscal fue insultada con cánticos por un grupo de personas que siguió el debate en el acceso de la sede judicial. También fue injuriada por las redes sociales.
Pero el miércoles la situación sobrepasó todo límite, cuando un grupo de manifestantes a favor de Aguirre realizó una pegatina con afiches agraviantes en los que la trataban de “misógina” y “machista”.
Los carteles fueron pegados en el Centro Cívico, donde se convocó un puñado de referentes de organizaciones de género y partidos políticos, como también en el frente del Tribunal Penal.
En ese contexto, se estima que, a partir de las próximas horas, la fiscal podría contar con custodia policial para preservar su integridad y la de su familia.

Contradicciones 
El 29 de enero del 2015, Selene llegó sin vida a la guardia del hospital Samic. Su cadáver presentaba múltiples hematomas y una herida sangrante en la cabeza, producto de una fractura de cráneo. Su madre entró en contradicciones y quedó inmediatamente detenida. Ese mismo día fue apresado su concubino.
Sobre la progenitora pesa la acusación de homicidio calificado por ser cometido contra su descendiente, mientras que al sujeto se le imputa el delito de homicidio simple.
Si bien hasta el momento sólo declararon siete de los 34 testigos citados, en el primer día de testimoniales dos médicos confirmaron que 48 horas antes del deceso atendieron a Selene en el hospital Samic y su madre se negó a internarla. Tampoco pidió auxilio ante las supuestas agresiones que sufría por parte de su ex pareja.
De esta forma, el testimonio de los profesionales desacreditó la principal coartada de Aguirre, quien desde un principio insistió con que fue una víctima más de Lovera.
Incluso, mencionó que en la citada consulta médica, el sujeto estaba armado con un cuchillo y observaba todos sus movimientos desde el pasillo, por lo que no se animó a contarles a los pediatras lo que estaba sucediendo.
Contrario a ello, la pediatra Cristina Raquel Schiefelbein recordó que el 27, además de la presunta alergia, Selene presentaba hematomas no recientes en rostro y piernas.
Afirmó que “en la consulta sólo estuvo la madre”, mientras que la pequeña quedó en observación de 8.30 a 11, aproximadamente, lapso en el que Aguirre nunca solicitó ayuda o explicitó alguna situación de violencia por parte de su concubino.

Artículo visitado 287 veces, 1 visitas hoy

Territoriodigital. Foto: Luciano Ferreyra


Categorías: Noticias Policiales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top