Agenda cultural
UN RECUERDO:  Hoy 21 de marzo, se cumplen tres meses del fallecimiento de Teresa Morchio de Passalacqua. Seguramente muchos de sus lectores desearían ver de nuevo su hermoso rostro en  la proverbial  foto encabezando esta columna   y leer  sus comentarios  periodísticos,  literarios, o vivenciales,  propios   de una  vida tan rica en acontecimientos como la suya. Nosotros también extrañamos todo esto y también quisiéramos ver su foto de nuevo en el lugar que por 12 años tuvo en  Pregón.  El logo de la Feria que  encabeza esta agenda cultural, tiene  el propósito de que el público se entere de nuestra actividad.  Sin embargo Teresa también  está presente en la historia  de este  logo  que encabeza actualmente este espacio.
UNA BREVE HISTORIA DE LA CREACION del  LOGO  de la FERIA DEL LIBRO  ( que aún no era Provincial).   El  éxito  de   las Ferias anteriores  llevó a la Comisión organizadora   a pensar en la  oportunidad de comenzar la 3ª Edición con un logo identificatorio de la Feria.   Así es que,  según consta en el Acta  del 27 de mayo de 1980, la   Dra. Teresa Passalacqua invita al artista plástico  Prof.  Carlos Musso,  a crear un emblema que destaque la naturaleza cultural del evento y que lo identifique  en adelante.  El Prof. Musso accede al pedido y se aboca a la tarea con mucho interés y es así que el  15 de mayo de 1980, presenta a la Comisión el LOGO  que sería hasta hoy, el emblema  de la Feria. Dicho logo se inscribe   en dos círculos.  En el círculo interior celeste , el artista  dibuja un libro abierto , invitando a la lectura;  luego sobre una hoja del libro, dibuja  una pluma de acero, como las que  se usaban antes , que supone la escritura o al escritor;  y luego   un árbol con sus raíces afirmadas en el libro.  El círculo exterior, en rojo,  contiene rayos de color amarillo.  Por supuesto en esta materia los colores y las formas tienen su explicación.
UNA ANÉCDOTA:  Con los años, este logo pareció a varios jóvenes diseñadores, que podría  “ponerse al día”, haciéndolo más moderno, quitando la pluma de acero  que ya no se usaba, demasiado antigua ; identificando mejor el árbol,  que en principio era de yerba, pero que sería mejor que fuera  “el árbol del conocimiento”,  y también aligerando el dibujo de  las raíces que podían confundirse con algún animal…  Así fue que se le presentó a Teresa el nuevo dibujo del LOGO, más estilizado, más  modernizado… Ante la sorpresa de todos,   Teresa puso el grito en el cielo, y despachó a los asombrados dibujantes “ en un sapuaité” .Y a  toda la Comisión  le recordó, por las dudas,  que fue un artista plástico el creador y que nadie, en adelante, podría modificar el logo.. . Y así es, nadie lo modificará,  por el Artista y por Teresa.
Artículo visitado 59 veces, 1 visitas hoy


Categorías: Columnas de Opinión

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top