Efectivos de la Gendarmería Nacional Argentina (GNA) continúan investigando para dar con los responsables del cargamento de 660 kilogramos de marihuana que fueron hallados en medio de un monte cercano a la localidad de Mártires.
Tal como informó El Territorio, el procedimiento se efectuó el martes, luego de una recorrida efectuada por los uniformados dependientes del Escuadrón 9 Oberá de GNA. La droga consistió en un total de 660,425 kilogramos de marihuana, los cuales estaban distribuidos en alrededor de 30 bultos apilados en medio de un espesa vegetación.
Los federales llegaron hasta el cargamento a partir de un vehículo sospechoso. Es que, durante la recorrida, los uniformados observaron un automóvil modelo Fiat Punto estacionado -o prácticamente- abandonado a un costado de la ruta provincial 103.
La situación llamó la atención, por lo que se acercaron al rodado y allí constataron que en el interior de los vehículos faltaban asientos, en una típica acción efectuada para aumentar la capacidad de carga y traficar la mayor cantidad posible de mercaderías ilegales.
De inmediato, la pesquisa y los rastrillajes por la zona se hicieron más exhaustivas, hasta que en determinado punto terminaron dando con la carga de estupefacientes oculta en el monte.
Los 660 kilogramos de marihuana fueron secuestrados, analizados y luego contabilizados. Según estimaciones de fuentes vinculadas al procedimiento, el valor de la carga ascendió a los 9 millones de pesos.
Como ya se informó en la víspera, el rodado tenía patente brasileña pero en las últimas horas se terminó de constatar un dato que ya parecía darse por decantación: el rodado registraba un pedido de secuestro por robo en Brasil.
Tanto de los responsables de la droga como del vehículo nada se sabe hasta el momento, aunque los uniformados prosiguen con las tareas de investigación para recabar pistas que encaminen la pesquisa.
El hallazgo y las características del hecho abonan con fuerza la teoría de una modalidad que se viene acentuando en la provincia: la del traspaso.
El modus operandi consiste en una banda que se divide en dos o dos que operan en conjunto. Una se encarga de ingresar la droga y trasladarla hasta algún punto inhóspito o de poca accesibilidad, donde la dejan oculta. Más tarde, otro grupo llega en otro vehículo para buscarla, cargarla y luego trasladarla hasta otros puntos del país o bien a Brasil, como pudo haber ocurrido en este caso en específico.
Situación similar fue descubierta en Candelaria el 12 de enero. En aquella oportunidad, efectivos de la PNA dieron primero con aproximadamente 763 kilogramos de la misma droga en cercanías a la costa.
Más tarde, ya con la luz del día, los uniformados dieron con otros 96 kilogramos ocultos en un pinar ubicado a pocos kilómetros del lugar del primer procedimiento.
Los pesquisas involucrados estimaron que los narcos escaparon del primer operativo con una parte de la carga y luego intentaron ocultarla para volver a buscarla más tarde, maniobra que finalmente tampoco pudieron realizar y perdieron la totalidad de los estupefacientes valuados en más de 13 millones de pesos.

Artículo visitado 396 veces, 1 visitas hoy

Territoriodigital


Categorías: Noticias Policiales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top