La polémica desatada en la localidad de Guaraní tiene sus aristas políticas y abrió el debate en todos los sectores sociales. La jueza de Paz, Myriam Jacquelin Rosciszewski, acusó directamente al intendente, Miguel Ángel Vargas, de “arruinar la fiesta de egresados” del Bachillerato Orientado Provincial (BOP) 1.
El escándalo surgió luego de que el alcalde autorizara el expendio de bebidas alcohólicas en la recepción que se realizó el sábado en la localidad.
El momento de mayor tensión fue cuando la Policía se acercó al polideportivo donde se desarrolló la fiesta para notificar a los presentes que estaban infringiendo leyes y ordenanzas vigentes. En ese instante, el jefe comunal -que se encontraba allí- impidió que los efectivos realizaran su trabajo e incluso se puso frente a la cantina para evitar el decomiso del alcohol.
“Participé como madre y estuve en las primeras reuniones de la comisión organizadora. Desde el principio informé que estaba prohibido el consumo de bebidas alcohólicas y hasta el director le avisó al intendente que no podían vender alcohol”, dijo la jueza en diálogo con  El Territorio. Por su parte, el jefe comunal, en declaraciones radiales, se hizo cargo del “error”.
Según Rosciszewski, Vargas autorizó la venta y consumo de bebidas alcohólicas en la recepción del colegio y evitó que la Policía secuestre las bebidas, desoyendo las leyes provinciales y ordenanzas locales.
El polideportivo estaba repleto. Padres, abuelos, tíos, hermanos y, entre ellos, un sinnúmero de menores de edad.
Según algunos participantes y hasta los propios organizadores, la comisión organizadora no tenía prevista la venta de alcohol. “En mi caso, como jueza de Paz, lo que hice fue avisar a la Policía para que actúe bajo la ley e incaute el alcohol que había en la cantina, pero nunca se habló de suspender la fiesta de los chicos”, explicó la letrada.
Además, según relató Rosciszewski, el intendente se puso en la cantina de forma amenazante y los policías se retiraron del lugar sin poder secuestrar las bebidas. De hecho, en el parte policial queda constancia de que informaron de lo sucedido a la Unidad Regional II, entidad que les permite retirarse del lugar “para no continuar en discordia con el intendente”.
Cuando actuó la Policía se generaron momentos de incertidumbre, momentos más tarde a la polémica el animador avisó que el intendente había autorizado la venta de alcohol. “En ese momento me retiré del lugar, me acerqué al intendente y le agradecí porque arruinó la fiesta de egresados, una lástima que por culpa de un intendente que no cumple con las leyes, seamos noticia”, finalizó la jueza.

“Un detalle que me hago cargo”
“Un detalle del que me hago cargo”. Fueron las declaraciones radiales que ofreció el alcalde, Miguel Vargas, quién de esta manera trato de minimizar la polémica.
“Está mal, ahora me doy cuenta del error, fue un detalle que asumo y me hago cargo por el esfuerzo de los padres”, graficó Vargas.
Insistió que en la tarjeta de los egresados estaba detallado que por mesa tenían tres gaseosas y una cerveza para el brindis. Este medio tuvo acceso a las tarjetas y corroboró que no se especificaba que habría bebidas alcohólicas.

Sesión y pedido de informes en el Concejo

El primero en salir a cuestionar la conducta del jefe comunal fue el concejal del PRO Héctor Fuglistaler, quien se enteró de la recepción a las 2 de la madrugada, cuando recibió un llamado de teléfono pidiéndole que intervenga por el consumo y venta de alcohol en la recepción. “Acá hay dos normas que se desoyeron, la ley provincial y la ordenanza que se aprobó este año. Está prohibido consumir alcohol en espacios públicos como el polideportivo”, había destacado el edil en referencia a la Ordenanza 13/16 aprobada en septiembre último.
En ese sentido, anticipó que mañana habrá sesión ordinaria en Guaraní y en ese marco se hará un pedido de informes y se analizarán sanciones para el intendente.
Las fuentes a consultar serán el Juzgado de Paz y la Policía local.

Artículo visitado 317 veces, 1 visitas hoy

Territoriodigital


4 comentarios en “Jueza cargó contra el intendente y el Concejo pedirá informes en sesión

  1. Pedro

    ¿Escandalo?. Hace rato no veía una fiesta tan linda y tranquila como la recepción 2016 en guaraní. Música para todos los gustos y ni un solo borracho. Fué una fiesta familiar y el escándalo tratan de hacerlo los detractores del intendente actual. Eso se llama persecusión política. Por favor llamen quienes estuvieron y digan la verdad.

    Responder
  2. gaston

    que verguenza esta jueza … lo mas triste fue ver al propio hijo llorando … esta mujer se ve que no tuvo infancia para no dejar festejar un momento único y mágico a los pobres pibes… es patética , no poder vender alcohol a la gente mayor que estaba ahí, sabiendo que si o si tenían que vender para poder recuperar la plata que habían gastado los padres….
    la verdad que como jueza deja mucho que desear , ojala la destituyan del cargo ….. vieja ridícula

    Responder
    1. admin

      Que mal que están las cosas, ahora da verguenza una jueza que cumple con su trabajo. Estamos todos locos?. No tiene nada que ver el momento mágico y los pobres pibes con cumplir o no la ley. Las leyes están para cumplirlas te gusten o no. El que es un demagogo y extraña que sea docente, es el intendente.

      Responder
  3. Alberto Diaz

    Es una ley, totalmente ridicula, mucho de los chicos, son mayores de 18 años, o sea pueden consumir alcohol. Generalmente es una fiesta familiar, todo debe quedar en la conciencia y educación de los padres a sus hijos y los padres mismos, soy consumidor de alcohol en las comidas en cenas de fin de semana, no me gusta la gaseosa, ni el agua para las comidas, lo hago con medida en general, aunque en alguna fiesta me pasado un poco de copas, como cualquier persona, si es una fiesta privada, tenes el derecho a consumir alcohol en la justa medida, y si estas borracho, no deben venderte mas, asi de simple, si hay algun violento, para eso se contratan a los policias, lo sacan lo mas rapido posible, para que no arruine la fiesta. Pero lo mas ridiculo de la ley es que en las fiestas de 15 años, se sirve alcohol a canilla libre y una vez que los adultos estan bastante alegres, los chicos empiezan a tomar de lo que va quedando en las mesas, ahi tambien y con mas razon se debe prohibir las bebidas alcoholicas. De ultima los chicos van a los kioskos, donde venden sin mirar los documentos.
    Muchos se rasgan las vestiduras por el acohol en las fiestas, y despues salen a defender la marihuana.

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top