La Jefatura de la Policía de Misiones intervino ayer la comisaría de Alba Posse, luego de que se hiciera pública la denuncia de los padres de un menor de 15 años que habría sido secuestrado, torturado y amenazado de muerte por varios policías de la citada dependencia.
El comisario mayor Mario Hugo Pintos, jefe de la Unidad Regional XI de Aristóbulo del Valle, confirmó la intervención y el desplazamiento de la cúpula de la comisaría de Alba Posse, como también el relevo de varios subalternos que estarían implicados en los apremios denunciados por los padres de Dian Walter Gruhn (15).
Pintos se hizo cargo transitoriamente, hasta tanto se designe al interventor oficial, que sería un oficial superior de la Subdirección General de Seguridad.
Asimismo, el propio titular de la URXI, de la cual depende Alba Posse, ordenó la instrucción de un sumario administrativo interno para deslindar las responsabilidades del caso.
Por su parte, los padres de Gruhn y de otros jóvenes que también habrían sido objetos de abusos a manos de los mismos policías, anticiparon que esta mañana se presentarán ante la Fiscalía de Instrucción en turno de Oberá para avanzar en la denuncia penal.
El caso se conoció en la víspera por El Territorio, que publicó en exclusiva el testimonio de la víctima, quien aseguró que el miércoles de la semana pasada fue detenido por tres policías de civil que lo detuvieron camino a su trabajo, en la zona urbana de Colonia Acaraguá, donde reside.
Lo acusaron de ser sospechoso del robo de unos bidones de herbicida denunciado horas antes por una conocida comerciante del pueblo. Contó que lo golpearon y amenazaron con un cuchillo, lo esposaron y lo trasladaron en una camioneta particular hasta una zona de malezas, donde lo torturaron hasta que se desmayó para que confiese un hecho que no cometió.
“Me decían que me iban a ahogar en el río Uruguay. Yo en serio pensé que me mataban, porque me amenazaron y me pegaron mucho”, relató angustiado.
En tanto, sus padres mencionaron que supieron nada de él durante todo el día y la Policía ni siquiera les notificó de su detención.
Dian pasó toda la noche en dependencias de la Comisaría de Alba Posse, donde lo esposaron a la pileta de la cocina, aseguró. Recuperó la libertad el jueves a las 9 de la mañana y lo único que la Policía les informó a los progenitores fue que estuvo detenido por “averiguación de un hecho”.
Gilberto Gruhn -papá de Dian- comentó que “la señora del jefe de la comisaría de Alba Posse, que también trabaja ahí, me dijo que la gente que hizo la denuncia tiene influencias políticas y que por eso la Policía estaba presionada para agarrar a los ladrones”.
En diálogo con este medio, otro joven detenido el mismo día, Luis Mateus Heineck (22), identificó como “Müller, Foster y Flores” a los tres policías de civil que irrumpieron en su domicilio y lo detuvieron en averiguación de los mismos hechos denunciados.
Contó que lo golpearon y amenazaron, tampoco dieron aviso a su familia y, antes de trasladarlo a Alba Posse, lo mantuvieron encerrado ocho horas sin agua ni comida en el destacamento de Acaraguá.
Itanael Machado Da Silveira (20) también habría sido víctima de apremios y acusaciones infundadas, mencionaron allegados.

Artículo visitado 439 veces, 1 visitas hoy

Territoriodigital


Categorías: Noticias Policiales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top