Hoy, si nos lo permite una creciente nubosidad, podremos observar uno de los fenómenos astronómicos que nos obsequia la naturaleza y que muchos apreciaremos una sola vez en nuestras vidas. Se trata de la Súper Luna, un fenómeno que se produce cuando la luna alcanza el punto más próximo a la Tierra de su órbita, el perigeo, y simultáneamente coincide con el momento del plenilunio o luna llena. En su máximo acercamiento la luna parece un 14 por ciento más grande y un 30 por ciento más brillante que en el punto opuesto de su órbita. La mayor aproximación la tendremos hoy a las 8.30 de la mañana, pero en ese horario todavía estará bajo el horizonte y recién la podremos observar a partir de las 19.26, si es que la nubosidad en disminución para el anochecer nos lo permite.
Una segunda oportunidad la tendremos hoy y mañana temprano, antes de las 5.53, cuando vuelve a ocultarse en el horizonte.
Lo que hace más inusual el fenómeno es que en su aproximación de hoy, la luna alcanzará la menor distancia con la Tierra desde 1948 y no volverá a repetirlo hasta 2034.

La súper luna y el clima
Se podrá observar a simple vista, sin necesidad de protección para los ojos, y es recomendable observarla en su salida, esto es hoy al anochecer, cuando todavía está cerca del horizonte. En ese momento es cuando su imagen debe recorrer la mayor cantidad de atmósfera hasta llegar nuestros ojos, genera un efecto de lupa, que en forma ficticia, agrandará aún más el tamaño visible de la Luna.
A pesar de lo sostenido por algunas tradiciones populares, como el que indica que con el cambio de luna cambia el tiempo, debemos descartar cualquier influencia decisiva sobre el clima, baste tener en cuenta que la misma fase lunar es visible durante la misma noche en todo el mundo, y la situación meteorológica no es, de ninguna manera, similar en todo el mundo. Las estadísticas históricas que analizan simultáneamente las variantes lunares de distancia y fase, sólo pueden determinar un ligero influjo, muy exiguo, sobre la intensidad y la frecuencia de las lluvias, que es superado ampliamente por la influencia del sol.
Dado que nos aproximamos al solsticio de verano (21 de diciembre), la influencia negativa de la intensa radiación solar sobre el proceso de precipitación es mucho mayor que el escaso influjo que pudiera significar el perigeo lunar sobre la inestabilidad atmosférica.

El sol y el tiempo en la semana
En resumen, esta semana todavía persistirá algo de inestabilidad que se traducirá en descargas eléctricas que se repetirán casi a diario entre hoy y el miércoles inclusive, como producto de la intensidad de la radiación solar, alternando todos los días entre cielos nubosos y soleados, con casi nula posibilidad de precipitaciones entre hoy y mañana (apenas una garúa de menos de 1 milímetro en zona Sur) y lluvias escasas entre el miércoles y la madrugada del jueves (5 a 15 milímetro).
Esta virtual ausencia de lluvias, que tendrá lugar aún a pesar de una atmósfera inestable, estará determinada por la proximidad del último frente, que afectase a Misiones recientemente, y que se encuentra instalado en el SE de Brasil como frente de bloqueo, impidiendo que el viento, que hoy vendrá del Este y NE, transporte perturbaciones lluviosas hacia Misiones. Dicho frente habrá de cerrarse hoy en un centro de baja presión en inmediaciones de Río de Janeiro, concentrando las lluvias de la región (más de 100 milímetros en Río) y dejando a nuestra región bajo vientos leves de direcciones variables que rotarán al Sur a partir del miércoles.
En cuanto a las temperaturas, seguirán muy cálidas, comenzando con 32º de máxima el lunes, se elevarán a 34º para el miércoles. No obstante, no se tratará de una ola de calor, pues las temperaturas descenderán diariamente a 20º de mínima durante las noches.
A partir del jueves, y durante la segunda mitad de la semana, soplará un seco viento del Sur, con ráfagas de hasta 50 kilómetros por hora, produciendo una acelerada disminución de la humedad y de las temperaturas. El cielo quedará despejado desde el jueves hasta el sábado a la tarde, y las temperaturas descenderán a 12 ó 13º de mínima para el viernes, con máximas en torno a los 30º para el viernes y el sábado. El domingo habrá un efímero cambio de vientos al NE, suficiente para aumentar la nubosidad, pero no para generar precipitaciones. Las lluvias seguirán ausentes la segunda mitad de la semana y gran parte de la próxima semana, con solo un acto de presencia para el miércoles 23.

Por Alfredo Yaquinandi

Artículo visitado 133 veces, 1 visitas hoy

Territoriodigital


Categorías: Interés general Noticias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top