Carlos Acuña, presidente del Foro de Seguridad de Villa Kindgreen, alertó que a diario los vecinos le relatan sus padecimientos por los reiterados robos y hechos de violencia. La proliferación de baldíos, la escasez de alumbrado público y la falta de presencia policial componen un escenario que propicia la delincuencia.
“Llega un cliente y no sabés si te va comprar o te va robar. Los ladrones entran estando la familia en la casa, la gente tiene miedo y vemos que la Policía está desbordada”, alertó Acuña.
Mencionó que en el barrio hay varias manzanas de monte que muchas veces son usadas como “aguantaderos” por los delincuentes. Es notorio el avance de malezas en terrenos públicos y privados, como también la mala iluminación en horas de la noche.
“Roban en el centro y esconden las cosas en el monte. La Municipalidad se puede hacer cargo de la limpieza de los espacios verdes, pero también hay terrenos privados y nos explicaron que no pueden actuar sin consentimiento de los dueños. Pero pienso que deberían actuar, porque en cualquier momento puede pasar una tragedia”, remarcó Acuña.
En tanto, se escuchan fuertes reclamos hacia el accionar de la fuerza de seguridad, ya que varios coincidieron al afirmar que muchas veces llaman a la Policía y tardan demasiado o no directamente no asisten.

Reclamos varios

Por otra parte, comentó que una treintena de familias asentadas en un espacio verde se ven obligadas a consumir agua de un pozo contaminado por la filtración de las letrinas, lo que pone en serio riesgo la salud de las personas.
Si bien toman la precaución de hervir el vital líquido, ya se registraron varios casos de problemas intestinales y estomacales, sobre todo en niños.
Por ello, solicitaron que la comuna incremente la frecuencia en la asistencia de agua potable, ya que reciben una sola vez por semana, aunque hasta el momento no obtuvieron una respuesta favorable.
Asimismo, los vecinos pretenden ser reubicados unos metros más arriba de donde están actualmente, puesto que se sitúan sobre el cauce del arroyo y sus terrenos se anegan cada vez que llueve en forma copiosa.
El reclamo de los habitantes del espacio verde tiene el acompañamiento de la comisión vecinal, ya que se trata de una cuestión humanitaria.
“Llueve y la zona baja se inunda, el año pasado falleció un vecino arrastrado por la corriente y la Municipalidad no hizo ninguna obra. Ojalá la nueva gestión se acuerde del barrio, porque estamos muy abandonados y el barrio se volvió peligroso”, lamentó Acuña.

Artículo visitado 254 veces, 1 visitas hoy

Territoriodigital


Categorías: Noticias Sociedad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top