carniceroIntegrantes de la Saic hicieron pruebas con luminol en el local donde habrían ultimado al vendedor de carne. Se confirmó que el Policía detenido facilitó un revólver a uno de los implicados en el horrendo asesinato.

Para la Policía y la Justicia, el homicidio de Nicolás D’Amico (35) estaría prácticamente resuelto. La investigación se extendió por más de cinco meses y arrojó resultados contundentes, al punto que son ocho los detenidos, entre los cuales se encontrarían los autores intelectuales y materiales del hecho, además de varios encubridores, figura que le cabría al cabo de la Policía de Misiones apresado.
Fuentes de la investigación mencionaron que el viernes por la noche se hallaron restos de sangre en una oficina de la carnicería de avenida De Las Américas, donde el 30 de octubre pasado habrían ultimado a la víctima, tras lo cual introdujeron el cadáver en el baúl de su Volkswagen Bora y lo trasladaron hasta colonia El Chatón, en Leandro N. Alem, donde incendiaron el auto.
Las pruebas con luminol fueron realizadas por personal de la Secretaría de Apoyo para Investigaciones Complejas (Saic) por orden de la jueza Selva Raquel Zuetta, titular del Juzgado de Instrucción Cinco de Alem con jurisdicción en el caso.
El procedimiento se realizó luego de que uno de los detenidos -un ex empleado de la carnicería-, habría declarado que su ex patrón le comentó que mató D’Amico en la oficina donde él mismo lo instó a pasar con la promesa de pagarle al menos parte de los 350 mil pesos que le adeudaba por la compra de carne. Otro ex empleado habría participado en el homicidio.
En su declaración, el sospechoso mencionó que el patrón le confesó que lo mataron con una barreta, aunque no se descarta que hayan utilizado un revolver para rematarlo. En ese punto se complica la situación del cabo de la Policía detenido, puesto que habría sido quien trajo el arma desde la localidad de Alberdi -donde reside- a pedido de uno de los empleados de la carnicería, oriundo del mismo pueblo.
En tanto, si bien desde febrero el local de avenida De Las Américas tiene nuevos dueños, uno de los ahora detenidos seguía trabajando en el lugar como carnicero.
Tras las pruebas de luminol, las muestras halladas serán analizadas por la Policía Científica para tratar de establecer si se trata del mismo ADN del preventista asesinado. Como es de suponer, por tratarse de un local donde desde hace años funcionan carnicerías, es lógico que se encuentren diversos rastros de sangre.
Si bien la principal hipótesis de los investigadores es que la víctima fue ultimada en la carnicería, tras lo cual escondieron el cuerpo en el baúl, viajaron hasta Alem y quemaron el auto en colonia El Chatón, todavía no está claro cómo lo mataron, ya que por acción del fuego resultó imposible encontrar marcas de golpes o balas en el cadáver.
En la autopsia, los médicos del Cuerpo Médico Forense no lograron establecer si tenía lesiones de defensa, heridas de arma de fuego u otra agresión previa a las llamas.

El rol del policía
Con relación al policía detenido, para la jueza que entiende en la causa existirían fundados motivos para imputarlo por “incumplimiento de los deberes de funcionario público y encubrimiento”, tal como lo marcan las pruebas recepcionadas en el expediente.
El cabo Guillermo Sebastián R. (27), quien hasta el jueves se desempeñaba en la División Montada de la Unidad Regional II, fue quien le entregó un revolver a uno de los empleados de la carnicería donde habrían asesinado a D’Amico, tal como lo corrobora una serie de mensajes de texto enviados entre ambos los días previos al fatídico 30 de octubre. Fuentes de la investigación precisaron que el suboficial de la Policía de Misiones es oriundo de Alberdi, al igual que dos de los ex empleados de la carnicería detenidos como sospechosos del homicidio.
“Uno de ellos sería amigo del policía y fue quien le pidió que le lleve un revólver, desde Alberdi hasta Oberá, porque supuestamente había vendido el arma que era de su propiedad. Eso quedó registrado en los mensajes y lo compromete seriamente”, precisaron.
En tanto, si bien hasta el momento el policía no fue citado a declarar como imputado, en una primera testimonial como testigo sospechoso habría declarado que sólo le hizo «una gauchada” a su amigo, que le pidió que le acerque el arma, porque justo estaba en Alberdi y se iba para Oberá.
De todas formas, esta coartada no convenció a la magistrada, quien el viernes al mediodía ordenó detener e incomunicar al suboficial, quien se halla alojado en dependencias de la Unidad Regional VI de Alem.
Al respecto, un vocero del caso calificó como “muy complicada la situación” del policía, ya que “a pesar de manifestar que no tuvo nada que ver con el homicidio, su actuación posterior contradice sus obligaciones como funcionario público, porque una vez que se enteró del homicidio, que el cadáver fue encontrado en el baúl del auto incendiado y las sospechas en torno al dueño y los empleados de la carnicería, tendría que haberse presentado de manera espontánea y relatar todo lo que sabía. Sin embargo, guardó silencio y ahora podría afrontar cargos por incumplimiento de los deberes de funcionario público y encubrimiento”.
Guillermo Sebastián R. fue demorado el jueves en Guaraní por personal de Homicidios de Posadas, quienes le sacaron el arma y lo pusieron a disposición de la Justicia.
8
Detenidos.
El jueves fueron arrestados los hermanos Diego (33) y Gustavo B. (29), la ex mujer del mayor de ellos y sus empleados Guillermo B. (28), Jhonatan G. (23) y Ramón G. (25). Y el viernes, Guillermo R. (27) y un joven de 21 años.

Deuda y muerte
En las horas posteriores al hallazgo del cuerpo en el baúl del Bora, la jueza Zuetta libró una orden de allanamiento de la residencia de D’Amico, en Alem, donde se hallaron pequeñas dosis de estupefacientes y anabólicos, 20 mil pesos en efectivo y municiones para pistola 9 milímetros. El hombre solía andar armado, justamente porque manejaba fuertes sumas de dinero.
Respecto al hallazgo de drogas en el domicilio, por tratarse de dosis mínimas se presume que eran para consumo personal, al igual que los anabólicos, puesto que era adepto al gimnasio.
Según voceros del caso, no se descarta que el preventista haya intimado al dueño de la carnicería para que le pague la abultada deuda que tenía, por lo cual el comerciante habría tomado la drástica decisión de terminar con la vida de su proveedor.
Precisamente, entre los detenidos se encuentran el ex dueño y los empleados de la carnicería de avenida De Las Américas, punto donde el rastreo satelital indica que estuvo el Bora de D’Amico antes de movilizarse hasta el lugar donde lo incendiaron.
Además del policía y el aspirante a Prefectura apresados, los demás detenidos son los hermanos Diego Ramón (33) y Gustavo Germán B. (29), quienes manejaban la carnicería la Rueda; la ex mujer del mayor de los hermanos y sus empleados Guillermo B. (28), Jhonatan G. (23) y Ramón G. (25).

Artículo visitado 909 veces, 1 visitas hoy

Territoriodigital


Categorías: Noticias Policiales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top