12976759_1677811332471181_5694688887168854640_oLa Cooperativa Yerbatera kilómetro 16 lanzaron al mercado paquetes de yerba mate propia que están comercializando ya en góndolas de los supermercados y dos presentaciones té en saquitos. “Buscamos agregar valor a nuestra producción, son formas de comercializar estratégicamente nuestra mercadería”, señalaron.

La entidad recibió una ayuda económica de 600 mil pesos, brindada por el Estado provincial, lo que les permitió concluir con todos los detalles y comprar materia prima. El presidente de la cooperativa, Denis Koch, expresó que con este subsidio se podrán culminar con diez años de trabajo de todos los socios y lograr el secadero. “Es un gran día para los que conformamos la Cooperativa Kilómetro 16. Supimos que nos teníamos que organizar, nos cooperativizamos y hoy tenemos el secadero prácticamente terminado. Con esta ayuda económica vemos el esfuerzo unificado de los socios y el logro de algo que parecía un sueño. El Estado aportó lo suyo y creyeron que este modelo nos iba a llevar a crear una industria”, manifestó con emoción.

Comienzos de la Cooperativa Kilómetro 16

Hace 12 años, un grupo de productores que se manifestó en el recordado “Tractorazo”, dialogó con el gobierno provincial y lograron ayuda financiera. Esto les permitió comenzar a trabajar con la idea de conformar una pequeña cooperativa de yerba mate.

Luego del esfuerzo y el compromiso, en 2005 lograron obtener la matrícula nacional y provincial y así empezaron a trabajar en la regulación de precios, según lo fijado por el Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM). Gracias a los créditos otorgados por el Estado provincial, lograron montar las oficinas y comenzar con la construcción del secadero. Hoy, luego de varios años y con la entrega del subsidio, se conforman como una cooperativa prácticamente independiente ya que no contratan servicio de secanza.

“Al inicio acopiábamos la hoja verde y cubríamos, con los créditos, los servicios de secanza en secaderos de terceros. Íbamos guardando la canchada, haciendo un stock e invirtiendo dentro de la cooperativa. Hoy concretamos el sueño de tener un establecimiento completo y el secadero que es el corazón de la cooperativa. Compramos una marca que se llama El Progreso, pero tenemos que finalizar el molino”, finalizó Koch.

Artículo visitado 219 veces, 1 visitas hoy

Misiones Online


Categorías: Noticias Sociedad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top