El sujeto está detenido acusado de violencia de género. Su pareja entregó un celular donde consta que pretendía robar motoguadañas junto a varios de sus compañeros.

Un empleado de la Municipalidad de Oberá fue detenido por golpear a su esposa, quien luego aportó datos concretos que relacionarían al sujeto y a otros compañeros con la planificación de un robo al depósito del cementerio La Piedad de esta localidad.
Tampoco se descarta que los mismos individuos hayan sido responsables de hechos anteriores en el mismo predio, como la reciente desaparición de repuestos de un tractor, lo que fue denunciado ante la Seccional Segunda.
En tanto, el detenido posee antecedentes por violencia de género y ahora podría afrontar una segunda causa penal si se comprueba su relación con el frustrado robo al cementerio municipal, donde se desempeña como sereno.
Para ello será clave el análisis de los mensajes de texto que el sujeto intercambió con, por lo menos, otros dos compañeros de trabajo del mismo sector. Cansada de los golpes y el maltrato permanente, su propia mujer fue quien entregó el celular donde constan los mensajes comprometedores.
Fuentes del caso mencionaron que se trata de una prueba contundente y podría derivar en una denuncia penal contra los implicados, quienes hasta el momento sólo fueron citados a declarar en el marco de un sumario administrativo interno que realiza la dirección de Asuntos Jurídicos de la Municipalidad.
En los mensajes salientes y entrantes al celular del empleado, ahora detenido, habría detalles sobre el frustrado golpe y hasta el destino que tendrían los elementos robados, como ser cuatro motoguadañas cuyo valor de mercado oscila entre los ocho y diez mil pesos cada una.
Incluso, según se desprende de las conversaciones vía celular, un cuñado de uno de los implicados aparecería como interesado en comprar las máquinas mal habidas, las que luego del atraco tenían la intención de trasladar a la localidad de Florentino Ameghino.
Actualmente, el cementerio La Piedad cuenta con un plantel de 20 operarios, de los cuales seis se desempeñan como serenos en diferentes días y horarios.Precisamente, el robo al depósito estaba siendo planeado por entre tres y cuatro serenos, según se desprende del análisis de los mensajes de texto.
Pero no se trata de la primera vez que un hecho delictivo salpica a personal del lugar, ya que hace pocas semanas sustrajeron repuestos del tractor y hasta el momento la Policía no dio con los responsables. En tanto, en diciembre un empleado denunció que le robaron dinero en efectivo.
“Son muchos empleados y la mayoría es gente trabajadora y honesta, pero hay un puñado que deja mal parado al resto y las autoridades deben tomar cartas en el asunto. Hay informes internos que mencionan varias irregularidades, como ser serenos que consumen alcohol en horario de trabajo”, mencionaron.
Por su parte, desde Asuntos Jurídicos confirmaron la apertura de un sumario administrativo y anticiparon que hoy continuarán con las declaraciones de personal del cementerio.
4
Motoguadañas.
Se sospecha que era la cantidad de cortadoras que tenían pensado robar los acusados del cementerio de Oberá. El valor de cada herramienta oscila entre los ocho y diez mil pesos.

Artículo visitado 423 veces, 1 visitas hoy

Territoriodigital


Categorías: Noticias Policiales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top