Ramón Carvallo (51) recibió una paliza y la Policía lo trasladó al refugio para indigentes, donde murió. Su familia cuestionó el procedimiento. «Hubo complicidad o negligencia».

Ramón Carvallo (51) padeció una muerte violenta y en sus últimas horas de vida agonizó sin atención médica adecuada. Ahora, su familia puso la lupa sobre el accionar policial y cuestionó las diferentes versiones que echaron a rodar desde la fuerza sobre las supuestas circunstancias previas del deceso.
Por el hecho está detenido el propietario de un quiosco de Villa Gunther, quien según testigos habría golpeado a la víctima. Tampoco se descarta que más personas hayan participado de la golpiza. De todas formas, con el transcurrir de las horas, los familiares de Carvallo comenzaron a indagar sobre aspectos poco claros que se desprendieron de la información policial.
En un parte de prensa de la Unidad Regional II del día 13 de febrero, se informó que trabajan “para establecer las causas de la muerte ocurrida el jueves 11 en el hogar para indigentes que está ubicado por la calle Chile de esta ciudad”, confirmando que la víctima murió en el citado predio.
En el mismo informe, se cita que el miércoles 10, alrededor de las 19.40, el sujeto fue recogido de la vía pública por una patrulla del Comando Radioeléctrico y luego fue revisado por el médico policial que “diagnosticó que no presentaba lesiones externas”, tras lo cual fue trasladado al refugio.
Esta versión contrasta de manera contundente con los dichos del encargado del citado hogar para indigentes, Camilo Ayala, quien manifestó que Carvallo llegó inconsciente y muy golpeado, al punto que los uniformados lo hicieron ingresar en andas.
“A las 11 de la noche me golpearon la puerta y era la Policía. Me dijeron: ‘Acá trajimos un hombre que encontramos en la calle y no queremos que muera tirado, porque parece que le atropelló un auto’. Ahí le acomodé en un colchón y le di una frazada. El hombre no hablaba, estaba inconsciente y le llevaron a la rastra. Yo no le conocía y era la primera vez que le traían acá”, aseguró Ayala.
En diálogo con El Territorio, el encargado del refugio relató que al otro día, el jueves 11, observó que Carvallo no se movía y decidió pedir ayuda.
“A las 8.30 de la mañana vi que no se despertaba ni se movía, por eso fui a la Municipalidad para ver qué hacer. Se veía que estaba golpeado en la cabeza y en el costado. Volví a las 10.30 y ya estaba muerto”, indicó.
Apesadumbrado por el hecho vivido, aseguró que “la Policía sólo le trajo. No me dijeron nada, ni si le llevaron al médico. Yo quise darle una mano a un prójimo, como a tantos que vienen acá, pero después los policías andaban preguntando si le pegaron acá, siendo que nadie le tocó. Él ya llegó lastimado”.
“Complicidad o negligencia”
En este contexto, Elena Carvallo, hermana de la víctima, explicitó sus dudas sobre el accionar policial y mencionó que se contactaron con referentes del Ministerio de Derechos Humanos de la Provincia para exigir una exhaustiva investigación del caso.
“Si la Policía lo recogió borracho en la calle y el médico lo revisó, ¿cómo puede ser que no haya visto que estaba tan lastimado? Lo tendrían que haber llevado al hospital. Por eso, acá hubo complicidad o negligencia. Ya hablamos con autoridades de Derechos Humanos y nos garantizaron que van a investigar el caso hasta las últimas consecuencias”, subrayó.
Para colmo, mencionó que la semana pasada una sobrina que reside en Villa Gunther recibió amenazas de muerte por parte de allegados al único detenido que tiene la causa, lo que ya fue denunciado en sede policial.
Por su parte, Rogelio Ayala, cuñado del fallecido, aportó otro dato que siembra más dudas en torno a la labor de la Policía. Ayer, ante la consulta de este diario, indicó que personal de la Brigada de Investigaciones le brindó una versión de los hechos que dista mucho de lo que se informó oficialmente.
“A mí en la Brigada me contaron de otra forma. Dicen que el día 10 lo encontraron alcoholizado en la plaza y ahí le llevaron al refugio. Al otro día (jueves 11) se levantó y fue a la villa para conseguir plata para un medio litro de caña, y que fue ahí cuando el dueño del quiosco y otro le golpearon. Le encontraron muerto en la calle y le llevaron directamente a la morgue”, precisó.
Consultado sobre las contradicciones entre una y otra versión policial, Ayala opinó: “Capaz que los del Comando le querían encubrir al dueño del quiosco, que es vecino”, ya que la dependencia policial se ubica a pocos metros del comercio del presunto homicida.
En tanto, su esposa Graciela Carvallo -hermana de la víctima- cuestionó que la Policía no haya dado aviso a los parientes antes de trasladarlo al refugio, puesto que “todo el mundo nos conoce. Parece que pensaron que no tenía parientes, que era un pobre prójimo que no tenía nadie que vea por él, pero nosotros queremos justicia”.
Sus dudas se vieron acentuadas el día en que recibieron el cuerpo para el velorio. “La Policía nos entregó el cajón cerrado y no querían que lo abriéramos. “No se abre el cajón, y bajen ya o si no, sabemos lo qué hacer”, dijo un policía. Igual abrimos y no podíamos creer lo golpeado que estaba”, lamentó.

Refuerzan seguridad en Villa del Parque
En las últimas semanas, se registró un preocupante incremento en las denuncias por robos y delitos contra la propiedad, lo que impulsó un airado reclamo comunitario por mayor seguridad en esta localidad.
Una de las zonas más afectadas es Villa del Parque, donde se contabilizan por lo menos doce hechos en menos de dos meses.
En consecuencia, las autoridades policiales decidieron reforzar la dotación de efectivos en el destacamento del Parque de las Naciones, que ahora cuenta con nueve uniformados y un patrullero para realizar tareas de prevención en la zona aledaña.
En tanto, mientras las autoridades comunales, judiciales y eclesiásticas se movilizan junto a los vecinos obereños, las autoridades de la Unidad Regional II decidieron acortar las vacaciones del personal policial para reforzar la prevención de delitos en esta localidad. La medida fue confirmada el viernes por el subdirector General de Seguridad, comisario general Selso Gazano, quien por la noche encabezó un operativo que incluyó a 200 efectivos de las diversas dependencias locales.

Artículo visitado 202 veces, 1 visitas hoy

Territoriodigital


Categorías: Noticias Policiales

Un comentario en “Familiares de indigente asesinado dudan del accionar de los Policías

  1. Ale

    Creer o no creer, esa es la cuestión. En este mismo informe existen versiones que se contraponen. Pero es sabido que al Territorio le gusta exagerar o cambiar la versión según su conveniencia. Una lástima. Lo único que si es cierto es que hay una persona fallecida y que su familia no lo cuidaba. Cual será la verdad?

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar...

Back To Top