OBERÁ. Un joven oriundo de esta ciudad que esperaba a ser juzgado en el transcurso de este mes bajo la acusación de haber cultivado marihuana en su casa del barrio Caballeriza, logró que la Justicia Federal suspenda el debate y en vez de una condena, le conceda el beneficio de realizar tareas comunitarias en una institución sin fines de lucro.
Se trata de Lucas Orlando Barón (29), quien estaba procesado sin prisión preventiva por el delito de siembra o cultivo de plantas utilizables para producir estupefacientes para consumo personal, en concurso real con tenencia simple de estupefacientes.
Por medio de su defensor particular, Martín Moreira, el encartado deberá trabajar los lunes y viernes, con un tiempo máximo de ocho horas semanales y durante doce meses, en la sede de Cáritas Diocesana por calle Gobernador Barreyro, realizando tareas de carpintería, plomería, limpieza en general y restauración.
La directora de la sede local del organismo, Zulma Quintana, deberá informar al Tribunal Federal de Posadas -bajo pena de cancelación de la suspensión del juicio a prueba- los días y el horario en los que el procesado realizó el trabajo comunitario, como así también remitir informes trimestrales del cumplimiento de las tareas ordenadas.
Los jueces Manuel Alberto Jesús Moreira, Norma Lampugnani y Mario Hachiro Doi estuvieron de acuerdo con la propuesta, al igual que el fiscal por subrogación, Pablo Di Loreto.

Artículo visitado 455 veces, 1 visitas hoy

Territoriodigital


Categorías: Noticias Policiales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back To Top